¿Qué pueden indicar los granitos en el pezón?

Claudia Magdalena Carrera Blanco 9 septiembre, 2017
La salud de nuestro cuerpo es fundamental, y es necesario estar atentos ante cualquier cambio que pueda existir, para poder así prevenir cualquier daño permanente

En el desarrollo de una mujer se experimentan una gran variedad de cambios. Estos pueden aparecer o desaparecer con el paso del tiempo, muchas veces sin siquiera notarlo.

Estas variaciones suelen ser más frecuentes en la zona de los senos. Por eso se torna necesario extremar la atención ante cualquier tipo de anormalidad que puedan presentar, tales como:

  • Acné
  • Sudoración
  • Bultos
  • Enrojecimiento
  • Sensibilidad
  • Pezón invertido
  • Granos en el pezón

Y es que, aunque varios de estos no implican un riesgo para la salud, es bueno informarse y procurar tratarlos antes de que exista un daño irreversible.

Por esta razón, si alguna vez te preguntaste qué indicaban los granitos en el pezón, en este artículo hallarás las respuestas, ¡no te lo pierdas!

¿Qué son exactamente los granos en el pezón?

quistes-mamarios

Estos granitos son mejor conocidos como tubérculos de Morgagni o Montgomery, y aparecen continuamente en la vida de las mujeres y de los hombres.

Los tubérculos de Montgomery son pequeñas glándulas sebáceas mamarias que están ubicadas tanto en la areola como en el pezón.

¿Qué funciones tienen los tubérculos de Montgomery?

Los tubérculos de Montgomery son conocidos por tener funciones antibacterianas.

Estos tubérculos producen aceites naturales que se encargan de controlar el pH y proteger el pezón ante cualquier tipo de infección.

Además, estos tubérculos también mantienen los pezones lubricados y en buen estado ante cualquier situación que puedan afectarlos.

Te recomendamos leer: 10 verdades sobre los senos que no sabías

¿Es normal tener tubérculos de Montgomery en el pezón?

Cuánto más grandes los senos, más ajustados los tirantes

Todos los seres humanos tienen entre 4 y 28 de estos tubérculos localizados alrededor de toda su areola o pezón, y estos varían de tamaño según cada persona.

¿Cuándo aparecen los tubérculos de Montgomery?

Estos tubérculos no aparecen de un día para otro. Se encuentran en las areolas y en los pezones en todo momento desde nuestro nacimiento.

Los tubérculos Montgomery pueden variar su tamaño o grosor dependiendo del proceso en el que se encuentre la persona, tal como:

  • El embarazo: Preparan los pezones desde el primer trimestre de embarazo para la producción de leche, haciendo posible la alimentación de los bebés.
  • Cambios hormonales: Protegen el pezón con sus aceites naturales.
  • Estrés: Al igual que ocurre con los granos faciales, estos pueden notarse más con la influencia del estrés.
  • Menstruación.

En estos casos suelen hacerse más notables a la vista y al tacto. No obstante, estos tubérculos o “granitos” no son sensibles ni tampoco causan dolor.

De igual forma, al momento en el que estos procesos finalizan, éstos tubérculos recuperan su tamaño normal.

¿Qué cuidados se deben tener con los tubérculos de Montgomery?

senos-brasier-pezón

Aun cuando estos tubérculos son naturales, hay que mantener un cuidado para no afectar sus funciones y mantener el pezón lo más protegido posible.

1. Cambiar el sujetador

Es importante cambiar de sujetador en cuanto sea notable que los senos comienzan a crecer y los tubérculos o “granos” comienzan a aparecer o incrementar su tamaño.

  • De esta forma evitaremos las irritaciones y daños del pezón.
  • La salud de tus senos se verá beneficiada si los oprimes, por lo que te recomendamos cambiar de sujetador en cuanto comiences a notarlo apretado.

Para aquellas mujeres que se encuentren embarazadas y tengan sus pezones más sensibles, es importante utilizar sujetadores naturales, sin aros metálicos o tirantes que puedan afectarlos.

2. La higiene es fundamental

Hidrátate con aceites en la ducha

La zona de los senos suele presentar mucha sudoración, secreción y acné debido a las temperaturas y el movimiento.

Es importante asearla con un jabón de pH neutro para evitar así la alteración de las glándulas mamarias y los tubérculos de Montgomery.

Esto no solo mantendrá la zona limpia y libre de bacterias, sino que, además, ayudará con la eliminación del sudor, las secreciones y el acné. Asimismo, evitará el crecimiento acelerado de los tubérculos.

Te recomendamos leer: Cómo evitar la sudoración excesiva

Es importante destacar que estos tubérculos no generan ningún peligro; por el contrario, solo traen beneficios.

Siguiendo estos consejos evitarás cualquier daño en la zona y lograrás mantener la salud tus senos y pezones.

Te puede gustar