¿Puedes quedarte embarazada usando la marcha atrás?

Además de no ser un método anticonceptivo y poder dar lugar a embarazos no deseados, la marcha atrás sin protección también puede ser fuente de contagio de enfermedades de transmisión sexual

La marcha atrás o coito interrumpido es una práctica que ha ganado mucha fama, sobre todo entre los jóvenes. Por falta de recursos e información, muchos han llegado a pensar que es una forma efectiva de evitar el embarazo.

Lo cierto es que no está considerada como un método de anticoncepción y su efectividad no está garantizada. Si bien ha generado cierto grado de confianza en las personas, no evita sustos y es una causa de embarazos no deseados.

¿Cuáles son sus riesgos? ¿Por qué es importante informarse? Teniendo en cuenta que el tema ha causado ideas erróneas en la población, a continuación queremos aclarar por qué no está recomendado.

¿En qué consiste la marcha atrás?

La marcha atrás es una práctica que se realiza durante el acto sexual con el fin de evitar un embarazo. Consiste en retirar el pene de la vagina justo antes de la eyaculación total, supuestamente para que no se dé la fecundación de un espermatozoide.

El concepto ha sido aceptado por muchos jóvenes, quienes han descartado otros métodos anticonceptivos confiando en que este es eficaz. Por supuesto, debido a que no es seguro, muchos casos ha acabado en embarazos indeseados.

Visita este artículo: 6 consejos para tener sexo en el agua

¿Es posible quedar embarazada usando la marcha atrás?

embarazo-marcha-atras

Sin duda, la respuesta es un sí. Aunque a lo largo de los años ha habido muchas creencias y conceptos erróneos sobre este método, todas tienen probabilidades de concebir cuando no utilizan anticonceptivos fiables como las píldoras o el preservativo.

La razón principal es que esta práctica no evita el contacto de la vagina con el líquido preseminal, un fluido que lubrica la uretra durante la eyaculación y que puede contener espermatozoides.

El riesgo se multiplica cuando él ha tenido eyaculaciones recientes o cuando ella está ovulando. La fertilidad de ambos, sin duda, puede producir un embarazo.

Por otro lado, es primordial considerar que el hombre no siempre consigue retirar a tiempo su pene del orificio vaginal, lo que deja una porción de semen en el interior.

Asimismo, existe un gran riesgo cuando eyacula en la superficie de la vagina o cerca de esta.

¿Hay alguna manera de evitar el embarazo con la marcha atrás?

No hay trucos para reducir el riesgo de embarazo con el método de la marcha atrás.

Si hay suficiente confianza entre la pareja para tener relaciones sexuales sin preservativo, lo ideal es acceder a otros métodos anticonceptivos seguros como:

  • La píldora
  • La inyección
  • El parche

¿Qué otros problemas pueden surgir por esta práctica?

enfermedades-transmision-sexual

Además de suponer un riesgo de embarazo no deseado, el uso de la marcha atrás implica la exposición a otras consecuencias sobre la salud. El método no protege contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS), las cuales son cada vez más comunes entre los jóvenes.

Este tipo de infecciones solo se previenen con el uso de métodos de barrera, como el condón masculino o femenino. Si no se conocen lo suficiente, es fundamental solicitar información en centros de atención médica.

Por otro lado, cabe decir que también desencadenan estrés, insatisfacción y ansiedad en la pareja. El hombre requiere una constante concentración para controlar el clímax y puede dejar de disfrutarlo debido a esto.

Por su parte, la mujer puede entrar en un estado de nerviosismo y tensión si, finalmente, su pareja no es capaz de retirar el pene antes de la eyaculación.

Lee también: Por qué mi pareja no me hace sexo oral

¿Cómo evitar un embarazo no deseado?

anticonceptivos

La mejor forma de evitar un embarazo no deseado es accediendo a otros métodos anticonceptivos. En la actualidad hay varias opciones y cada uno es libre de elegir la que mejor le convenga.

Por este motivo es fundamental informarse, sobre todo cuando no hay conocimiento de cómo se usan o qué impactos tienen en el organismo. Con ayuda de un profesional en salud sexual se pueden aclarar todas las dudas sobre el tema.

En conclusión, la idea de que no hay probabilidad de embarazo haciendo la marcha atrás es completamente falsa.

A pesar de ser un método tan popular, acarrea una serie de riesgos que no siempre son puestos en conocimiento de quienes lo practican.

Te puede gustar