Punción seca: ¿qué es y cuándo es recomendable?

01 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Debido al aumento de problemas musculares que sufre la población en la actualidad, numerosas investigaciones coinciden en la importancia de estudiar nuevas formas de mejorar nuestra salud en este sentido, una de ellas es la aplicación de la punción seca.

Dentro de la fisioterapia, existen multitud de terapias para tratar dolencias en nuestro cuerpo. A lo largo de la historia, han ido apareciendo nuevas e innovadoras técnicas como, en este caso, la punción seca.

La punción seca, también conocida como ‘dry needling‘, es una técnica basada en la evidencia para mejorar el dolor muscular. En este espacio conocerás más sobre esta nueva terapia, además de conocer sus utilidades como tratamiento de infinidad de problemas musculares.

Para entender en qué consiste la punción seca y cómo funciona, antes de seguir debemos aclarar dos conceptos: punto gatillo y dolor miofascial.

¿Qué es un punto gatillo?

Son puntos hiperirritables dentro de una banda tensa de un determinado músculo. Esta banda tensa es un grupo de fibras musculares que presentan una tensión anormal, formando una banda de elevada consistencia. Es lo que comúnmente llamamos contractura.

Esta banda tensa es dolorosa y su punto gatillo es un nódulo que, a la palpación, genera un dolor muy agudo que provoca que la persona se retire. Además, este dolor se irradia hacia otras zonas que no incluyen el punto gatillo; esto es lo que se llama dolor referido o irradiado. Puede ir acompañado de disfunción motora y fenómenos como mareos y náuseas.

Los puntos gatillo de un músculo suelen irradiar a zonas determinadas que dan una pista a los fisioterapeutas para saber dónde está el origen del problema. Por ejemplo, los dolores de cabeza pueden provenir de un punto gatillo ubicado en músculos como el trapecio superior, el elevador de la escápula o el esternocleidomastoideo.

Vemos por tanto, que el dolor puede no tener nada que ver con la zona donde se origina. Los puntos gatillos pueden ser activos o latentes. Un punto gatillo activo significa que irradia dolor a otras zonas, en cambio, si es latente, quiere decir que no irradia dolor.

Los puntos gatillos se pueden activar por sobrecargas agudas o crónicas del músculo, traumatismos directos y enfriamiento. El factor más frecuente de activación suele ser la sobrecarga crónica por problemas posturales. 

Ejercicios para sanar el dolor del nervio ciático, cadera y espalda

Seguir leyendo: 8 hábitos complementarios al tratamiento del dolor lumbar

¿Qué es el dolor miofascial?

El dolor miofascial o SMF es un proceso muscular regional que puede ser agudo o crónico. Es incapacitante y muy frecuente en la población, pero suele ser desconocido. No se acompaña de alteraciones en pruebas de imagen o analíticas, por tanto, está infradiagnosticado e infratratado.

El SMF se define por una serie de síntomas causados por un punto gatillo:

  • Síntomas sensitivos: se produce una alteración en la sensación del tacto. Por ejemplo, si nos golpea algo que normalmente no hace daño, al tener SMF sentiremos más dolor. Además, aparecerá el dolor referido explicado anteriormente.
  • Síntomas motores: disminución de la fuerza, dificultad para mover el músculo afectado, etc.
  • Síntomas autonómicos: rinitis, lagrimeo, salivación, cambios en la temperatura, sudoración, piloerección (se te eriza la piel), mareos, nauseas y rojez en la piel.

Podríamos decir que el dolor miofascial tiene tres componentes:

  • Una banda tensa palpable en el músculo estriado afectado o contractura.
  • Un punto gatillo.
  • Un patrón característico de dolor referido: ese punto gatillo irradia dolor a una zona característica.

¿Qué es la punción seca y para qué sirve?

La punción seca es una técnica fisioterapéutica que se utiliza principalmente para el denominado Dolor Miofascial o SMF. Una vez que encontramos el punto gatillo que causa el dolor miofascial, hay que desactivarlo con ayuda de una aguja. Esta aguja es similar a las de acupuntura pero más larga para poder llegar al músculo.

Todo el proceso necesita limpieza de la zona y que el fisioterapeuta utilice guantes, desinfectante y gasas, ya que el punto seco es una técnica semi-invasiva porque atraviesa la piel del paciente. Además, las agujas vienen en paquetes unitarios y no son reutilizables.

La aguja se introduce en el punto gatillo sin anestésico y se va moviendo de dentro a fuera hasta que se consiga un espasmo local, es decir, una contracción involuntaria del músculo. Esto se realiza sin llegar a sacar la aguja de la piel.

La punción del músculo estimula el receptor muscular produciendo relajación posterior al espasmo y un aumento de elasticidad y disminución del dolor en la zona.

¿Es lo mismo punción seca que acupuntura?

La punción seca es una técnica científica en el que se pincha el músculo para controlar el dolor miofascial. Dura entre 2 y 5 minutos, puede ser dolorosa y solo es realizada por fisioterapeutas formados.

En cambio, la acupuntura se basa en la medicina tradicional china y se pinchan los puntos energéticos a nivel superficial, sin entrar en contacto con el músculo. La duración es de unos 20 minutos, no es doloroso, trata multitud de enfermedades y puede ser realizada por cualquier terapeuta.

terapias complementarias: ¿qué son?

Quizás te guste: 5 beneficios de la acupuntura que te gustará saber

Riesgos de la punción seca

Aunque los riesgos de la punción seca son mínimos, puede haberlos. Sin embargo, en su mayoría son evitables si se toman las precauciones correspondientes y se realiza por un fisioterapeuta experimentado:

  • La aguja atraviesa la piel y llega el músculo; entre estos puede haber pequeños vasos sanguíneos. El riesgo más común de la punción seca es pinchar algún vaso y provocar un pequeño hematoma, que dura aproximadamente un día. Este riesgo es más común en pacientes anticoagulados, que tienen la sangre más líquida.
  • Otra cosa que se puede pinchar en el camino al músculo es una rama nerviosa. Esto puede provocar un hormigueo que cesará al poco tiempo.
  • Otro riesgo menos frecuente es que se pueden producir mareos durante el procedimiento, lo que técnicamente se llama respuesta vaso-vagal.
  • Hay pocos casos reportados, pero si el fisioterapeuta no tiene mucha experiencia en punciones secas de músculos del tórax, puede provocar un neumotórax.
  • Hinchazón del músculo o mioedema.
  • Dermatitis post-punción: reacción de la piel en la zona de la punción.
  • Riesgo de infección si no se han aplicado adecuadas medidas de limpieza de la zona, o el fisioterapeuta no ha usado guantes ni agujas estériles.

Por otra parte, después de la punción seca podemos quedarnos con una sensación similar a cuando te dan un masaje muy intenso y con leves agujetas. Estas sensaciones remiten al cabo de 1 o 2 días.

Contraindicaciones de la punción seca

La mayoría de las contraindicaciones son relativas. Entre ellas, podemos encontrar:

  • Miedo insuperable a las agujas.
  • Problemas de coagulación y tratamiento con anticoagulante: riesgo de hemorragia.
  • Personas con el sistema inmune débil: riesgo de infecciones.
  • Personas linfadenectomizadas: riesgo de linfedema. Esto quiere decir que la parte donde se hace la punción seca se puede llenar de líquido que no se puede filtrar porque se han quitado los ganglios linfáticos de la zona.
  • Hipotiroidismo: riesgo de mioedema o inflamación del músculo.

¿Es eficaz la punción seca?

Según varias revisiones de estudios, la punción seca resulta efectiva para:

  • Disminuir el dolor subjetivo y objetivo tanto local como de la zona de dolor referido y el dolor a la presión de los punto gatillo.
  • También muestra mejora en la movilidad de las articulaciones relacionadas con el músculo que aloja el punto gatillo.
  • No hay evidencia suficiente, pero sí hay indicios de que la punción seca puede mejorar la depresión en pacientes con SMF.

Además, se ha observado que la efectividad de la punción seca puede verse afectada por otros factores de los pacientes, como son un dolor prolongado, la falta de sueño o el trabajo repetitivo del músculo.

  • Mayoral-del-Moral, O., & Torres-Lacomba, M. (2009). Fisioterapia invasiva y punción seca. Informe sobre la eficacia de la punción seca en el tratamiento del síndrome de dolor miofascial y sobre su uso en Fisioterapia. Cuest. Fisioter.
  • Fernández de las Peñas, C., & Dommerholt, J. (2013). Punción seca de los puntos gatillo. Una estrategia clínica basada en la evidencia. In Punción seca de los puntos gatillo. https://doi.org/10.1016/B978-84-9022-387-1.00010-3
  • Mayoral del Moral, Orlando; Salvat, I. (2017). Fisioterapia invasiva del síndrome de Dolor Miofascial. Manual de punción seca de puntos gatillo. In Fisioterapia invasiva del síndrome de Dolor Miofascial. Manual de punción seca de puntos gatillo.
  • “EVIDENCIA DE LA PUNCIÓN SECA COMO TRATAMIENTO DE LOS PUNTOS GATILLO.” (n.d.).