Puntos clave para detectar la fibromialgia

Ya que no existe un tratamiento definitivo para curar la fibromialgia, es fundamental combinar la medicación con la actividad física para mejorar los síntomas.

La fibromialgia es una enfermedad caracterizada por episodios de dolor. En los últimos años se le ha dado mayor importancia hasta el punto de ser considerada un problema de salud pública de primer orden.

Se trata de una enfermedad crónica que cursa con un dolor músculo-esquelético generalizado y una reducción del umbral del mismo. Generalmente se puede reconocer cuando el paciente siente más dolor cuando se le hace presión en determinadas partes del cuerpo.

Además, el dolor más intenso suele localizarse en áreas musculares, presentando mucha sensibilidad a cualquier contacto físico y a cambios bruscos de temperatura. Por otra parte, la fibromialgia se relaciona con otros trastornos como la falta de sueño, la rigidez matutina, el cansancio, la depresión y la ansiedad, entre otros.

Por lo tanto, un método bastante útil para confirmar la presencia de esta enfermedad es tener en cuenta los denominados ‘puntos gatillo’. Se tratan de 18 puntos de nuestro cuerpo donde suele concentrarse el dolor severo y la sensibilidad. La presencia de estos 18 puntos más sensibles favorece mucho el diagnóstico de la fibromialgia.

Puntos gatillo y diagnóstico de la fibromialgia

Como explicábamos en el apartado anterior, es importante que consultes al médico en el caso en el que tengas alguna parte del cuerpo más sensible al contacto o a los cambios de temperatura, ya que es posible que el médico te diagnostique fibromialgia.

Para confirmar la sospecha, la prueba más utilizada hasta ahora es una exploración física presionando en 18 puntos dolorosos diferentes a lo largo de todo el cuerpo. De estos 18, al menos 11 tienen que resultar positivos para poder diagnosticar esta enfermedad. Que sean positivos quiere decir que el paciente tiene que sentir dolor en esa zona al presionarla.

Los “puntos gatillo” se pueden detectar presionado las siguientes áreas del cuerpo:

  • Segunda costilla.
  • Cervical inferior: parte delantera de las vértebras cervicales.
  • Occipucio: punto por debajo del cráneo donde ingresa el músculo trapecio.
  • Epicóndilo lateral: dos centímetros debajo de la parte frontal de los codos.
  • Trapecio: punto intermedio del borde superior.
  • Supraspinoso: por encima del borde medial de la espina escapular.
  • Trocánter mayor: por debajo y detrás de la unión del fémur con la cadera.
  • Glúteo: en la parte alta y externa del músculo.
  • Rodillas: en la bola adiposa antes de llegar a la articulación.

Además, también se han sugerido otros criterios para el diagnóstico de la fibromialgia que proponen que el paciente presente dolor en 5 puntos sensibles y  la presencia de tres criterios menores.

Entre los criterios menores podemos señalar los siguientes:

  • Cambios de los síntomas por la actividad física y por factores atmosféricos.
  • Empeoramiento de los síntomas con el estrés o la ansiedad.
  • Sueño no reparador y fatiga generalizada.
  • Dolores de cabeza, parestesia y sensación de inflamación.
  • Colon irritable.

Tratamiento de la fibromialgia

fibromialgia3

Hasta el momento no se conoce un tratamiento que cure la fibromialgia. De hecho, algunos médicos sugieren que cuantos más medicamentos tome el paciente mayor puede ser el problema.

La explicación de este hecho la encontramos en que son muchos los fármacos los que contienen compuestos químicos que pueden empeorar la salud del paciente debido a que éstos pueden presentar sensibilidad química a estos componentes y desarrollar efectos secundarios.

Quizás te interese leer: Alimentos y medicamentos que no se debe consumir juntos nunca

En cualquier caso, la medicación farmacológica debe ser recetada por un especialista. Él tratará de recomendar el tratamiento más adecuado para cada paciente con el fin de calmar el dolor, mejorar la calidad del sueño y combatir la astenia, así como mantener y restablecer el equilibrio emocional.

La otra parte del tratamiento contra la fibromialgia consiste en informar al paciente, darle apoyo emocional y realizar actividad física con el fin de mejorar su condición de vida.

Actividad física

Los expertos recomiendan que los pacientes con fibromialgia se mantengan activos, ya que realizar actividad física ha dado un resultado positivo en el control de la enfermedad. El programa de ejercicios debe estar supervisado y se debe realizar de 2 a 3 veces por semana.

Para empezar se recomienda hacer de manera gradual hasta que el paciente sienta que pueda aumentar el ritmo. Se tratará de evitar los ejercicios que provoquen dolor por forzar determinadas áreas del cuerpo.

Entre los ejercicios adecuados para estos pacientes se destacan: