Purificadores de aire, aliados contra el polen

Maite Córdova Vena · 15 mayo, 2019
Un purificador de aire puede ser una excelente opción a la hora de disfrutar de un ambiente más limpio y sano. Sobre todo, si se vive en áreas donde el nivel de polución es alto.

La llegada de la primavera es motivo de alegría para muchos, puesto que ya comienza a mejorar el tiempo. Las temperaturas comienzan a subir, hay más luz a lo largo del día, aves cantando, abejas, flores y brotes verdes aquí y allá. Sin embargo, hay quienes sufren molestias varias, principalmente debido al polen que se esparce por todo el ambiente.

El picor en la nariz y la garganta, los ojos llorosos, el goteo en la nariz y los estornudos continuos impiden que la persona alérgica no pueda disfrutar del todo el buen tiempo. Aunque hay buenas noticias: los purificadores de aire ayudan a filtrar y eliminar eficazmente las concentraciones de polen presentes en el ambiente.

Hay que recordar que la primavera es el periodo de polinización de las plantas, con lo cual, es inevitable que el aire se cargue de su polen. Al respecto, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología indica que la contaminación atmosférica de los entornos urbanos hace que el efecto del polen sea aún mayor; de allí que las personas que padecen de polinosis sufran en mayor medida los distintos síntomas.

¿Cuál es su función?

Los purificadores de aire son dispositivos muy útiles en el día a día, ya que ayudan a eliminar el número de miles y miles de partículas microscópicas que son potencialmente nocivas para la salud e, incluso, los malos olores. Cabe destacar que dentro de dichas partículas no solo podría encontrarse el polvo, sino también ácaros, alérgenos de animales, moho, polen, bacterias, virus y contaminantes químicos como el humo del tabaco y el monóxido de carbono.

Quienes ya se han animado a probar la eficacia de los purificadores de aire comentan que, hoy por hoy, los consideran un requisito indispensable para disfrutar de un hogar más limpio y, sobre todo, libre de polen. 

¿Cómo funcionan los purificadores de aire?

En las grandes ciudades es donde más éxito han tenido los purificadores de aire, dado el alto nivel de polución del ambiente que existe. Sin embargo, es posible aprovechar los beneficios que ofrecen estos aparatos en cualquier sitio. Con conectar el equipo a un enchufe, ya comienza a funcionar.

Una vez instalados, se adaptan automáticamente. Luego, al encenderse, los purificadores de aire se encargan de limpiar el aire del ambiente en menos de 10 minutos.

Los purificadores de aire de Rowenta.

Los Intense Pure Air Connect de Rowenta filtran y purifican al 100% las partículas más finas presentes en el aire, con lo cual, permiten respirar un aire limpio y puro. Por ello, son una excelente opción para aquellas personas que sufren de alergias, asma, rinitis, bronquitis u otras condiciones que afecten al sistema respiratorio. En especial, durante la primavera, cuando los alérgenos respiratorios (pólenes, esporas de hongos, ácaros y animales) causan mayor cantidad de inconvenientes.

El éxito de esta tecnología radica en su sistema de cuatro niveles de filtrado, pues consigue capturar con mucha más facilidad todos los agentes que podrían causar enfermedades. Además, mientras trabaja no hace ruido; con lo cual, ejecuta su tarea discretamente, sin afectar las actividades diarias y sobre todo, el descanso.

Dado que tienen que estar conectado a una fuente de electricidad para funcionar, los purificadores de aire cuentan con temporizador y funciones de programación que evitan el gasto de energía. Además, se pueden controlar a través de un smartphone, dentro o fuera de casa; lo cual brinda mayor confort.

¿Purificadores de aire solo para el hogar?

A pesar de que su uso en el hogar está muy extendido y es el más recomendado, estos dispositivos también pueden instalarse en otros entornos donde se suela pasar varias horas continuas, como por ejemplo el lugar de trabajo.

Los purificadores de aire de Rowenta están recomendados por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Aspectos a tener en cuenta

Si bien es cierto que un purificador de aire es un dispositivo muy útil para mantener el hogar limpio, no debe dejarse recaer toda la ‘responsabilidad’ en él; es decir, aún cuando el aparato ejecute su función, es necesario aplicar ciertas medidas, tales como:

  • Ventilar la casa a diario, al menos durante 10 o 15 minutos. 
  • Aspirar las alfombras y las cortinas con regularidad.
  • Retirar los objetos de peluche y afines para evitar la acumulación de alérgenos respiratorios.
  • En caso de tener otros aparatos de aire acondicionadores o purificadores, recordar cambiar los filtros con regularidad, ya que al acumular suciedad pueden dejar de cumplir su función.
  • Prescindir del uso de colchones y almohadas de lana (para evitar la presencia de ácaros).
  • Consultar el manual de uso de los purificadores para comprobar cómo debe realizarse su mantenimiento y limpieza.
    • Hay que tener en cuenta que hay filtros de desodorización y HEPA que no pueden reutilizarse, sino que deben reemplazarse cada cierto tiempo.
    • El prefiltro de los Intense Pure Air debe limpiarse cada 2 o 4 semanas.

Por último, es importante que los usuarios tengan en cuenta que los purificadores de aire no consumen tanta energía como un aparato de aire acondicionado, por ejemplo. Y dado que su función la cumplen en menos de 10 minutos al día, el gasto energético es bajo, en líneas generales.