Cómo purificar el agua correctamente

Dado que el agua puede presentar diversas sustancias contaminantes, en caso de dudar de su salubridad no la utilizaremos ni siquiera para lavarnos para así evitar reacciones alérgicas y otros problemas graves de salud.

Si bien siempre es mejor consumir agua de una fuente confiable, a veces no contamos con esa posibilidad. Puede que estés pensando un viaje de aventuras o que te interese aprender cómo purificar el agua correctamente. Te enseñamos cuáles son los mejores métodos para purificar el agua, si bien hay que tener presente que solo deben usarse en caso de extrema necesidad.

Qué saber sobre la purificación del agua

Como primera medida, es bueno que sepas que vayas donde vayas no olvides comprar agua embotellada. Si se acaba o no la has conseguido, entonces procede a purificar la que tengas a disposición.

¿Cuándo es necesario purificar el agua?

  • Si se ha contaminado.
  • Tiene un sabor, color u olor diferente.
  • Se transporta en recipientes no higiénicos.
  • La recogemos de pozos o tanques.

Los métodos para purificar el agua dependerán de varias cuestiones, a saber:

  • La cantidad de agua que vamos a tratar.
  • El tipo de agente contaminante al que fue expuesta.
  • Cuáles son los recursos a mano.
  • Cómo se almacenará posteriormente al tratamiento.
  • Para qué se va a utilizar.

Te recomendamos leer: ¿Cuándo un bebé debe empezar a beber agua?

purificación

Lo mejor es empezar por filtrar el agua o dejar que se asienten los sedimentos en el fondo de una botella o recipiente. De esta manera la desinfección será más eficaz y sencilla.

Diferentes técnicas para purificar el agua

Vale la pena aclarar que estos métodos no sirven en el caso de que el agua presente sustancias tóxicas como, por ejemplo, desechos de una fábrica o vertedero. Nunca debe consumirse o ni siquiera usarse para lavar la ropa o bañarse, ya que puede ser el causante de:

 

técnicas-para-purificar-el-agua

Los mejores métodos de purificación del agua son:

Filtrado y desinfección

Antes de comenzar tienes que dejar que el agua se asiente durante 2 horas. Pasado ese tiempo vacía con la ayuda de:

  • Opción 1: Un filtro de tela.
  • Opción 2: Un filtro natural hecho con una primera capa de arena gruesa, una segunda de carbón y una tercera de arena.

En cualquiera de los dos casos tienes que echar el agua que quieres purificar encima del filtro para que los elementos usados hagan de “tomadores” de partículas. Si no estás seguro de la efectividad de estos métodos puedes unirlos y poner la tela encima de la capa de arena.

Una vez que lo has hecho, puedes repetirlo varias veces, continúa el proceso de desinfección eligiendo una de estas alternativas:

  • Hervir
  • Dejar al sol directo unas horas
  • Echar el zumo de medio limón o lima
Filtrado-y-desinfección

Con 3 vasijas

Este método permite que el material sólido y los microbios se depositen en el fondo del recipiente cuando el agua se asienta.

Utiliza una vasija de barro y sigue estos pasos:

  • 1° día: Llena una vasija con agua, tapa y deja así dos días.
  • 2° día: Llena la segunda vasija con agua, tapa y deja reposar dos días.
  • 3° día: Vacía el agua de la primera vasija y echa en la tercera vasija.

Asegúrate de que los sedimentos queden el fondo y no pasen a la nueva vasija. Desinfecta este agua usando una de las 4 técnicas usadas en el proceso anterior.

Lava la primera vasija y vuelve a echar agua, tapa y asienta 2 días.

  • 4° día: Repite el procedimiento del 3° día pero con la segunda vasija.

Siguiendo este plan tendrás agua para consumo todos los días. Solo la primera vez habrá que esperar las 48 horas pertinentes.

Con plantas

Esto es muy común en muchos lugares. Las semillas de moringa o rábano picante suelen ser las más utilizadas para este proceso. Es una técnica elegida en África Oriental, Filipinas, India, Haití y República Dominicana.

Para potabilizar 20 litros de agua se necesitan 15 semillas. Pasos que debemos seguir:

  • Deja secar al sol las semillas durante 3 días.
  • Muele las semillas con un mortero hasta formar un polvo.
  • Echa un poco de agua para obtener una pasta.
  • Añade al agua que deseas purificar.
  • Remueve bien unos 10 minutos lo más fuerte posible.
  • Tapa y deja reposar hasta que se asiente el agua.
  • A las 2 horas, vacía en un recipiente usando un filtro de tela fina.
Con-plantas

Desinfección solar

En aquellos lugares donde los rayos del sol están presentes varias horas al día se aprovechan para matar los microorganismos que hay en el agua que pueden causar muchas enfermedades. Es un método económico, fácil, simple y que no requiere demasiado trabajo.

Dependiendo de la incidencia del sol el resultado es similar al proceso de hervir el agua para purificarla.

Necesitas:

  • Botellas transparentes de cristal y de 1,5 litro.
  • El agua que quiera depurar y que no esté demasiado turbia.

Las botellas de plástico son las que sirven en este caso porque permiten que ingrese bien la luz solar.

  • Llena hasta ¾ partes de la capacidad.
  • Tapa y agita lo más fuerte posible durante 20 segundos.
  • Destapa y echa agua hasta completar los 1,5 litros.
  • Ponla en un lugar donde reciba luz directa al menos 6 horas al día y donde no tenga incidencia el viento.
  • Haz este tratamiento por la mañana y retira por la tarde.
  • Deja en un sitio donde puedan refrescarse dentro de la casa o a la sombra.
  • Filtra con un paño de tela.

Ver también: 5 aguas cítricas que te bajan de peso

Otras técnicas

Otras-técnicas

  • El hervido es el método más simple y conocido para purificar el agua correctamente. Simplemente tienes que echarla en un cazo y ponerla a hervir varios minutos.
  • Para mayor seguridad puedes dejarla enfriar y posteriormente añade 4 gotas de lejía por cada litro de agua.
  • También existen pastillas efervescentes que sirven para eliminar las partículas dañinas del agua. Las que llevan yodo no son adecuadas para mujeres embarazadas.

Sea como sea, nunca consumas agua de la cual no estés totalmente convencido de su procedencia. Afortunadamente las posibilidades de adquirir agua embotellada son cada vez mayores, así que ante la duda no vaciles y adquiere la que necesites.

  • Castrillón Forero, J. E., & Hincapié Zuluaga, D. A. (2012). Potabilizar agua con energía solar, una alternativa para las comunidades más alejadas de los centros urbanos. Trilogía Ciencia Tecnología Sociedad. https://doi.org/10.22430/21457778.76
  • Leal, M. T. (2005). Tecnologías convencionales de tratamiento de agua y sus limitaciones. In Solar Safe Water. https://doi.org/10.1016/j.neubiorev.2009.12.014