¿Qué alimentos ayudan a evitar el cáncer de seno?

31 enero, 2014
El cáncer de seno está muy relacionado con los niveles de estrógeno en sangre. El ejercicio reduce la producción de estrógenos en el organismo, por lo que es muy favorable para evitar la enfermedad.

Debemos tener bien en claro que realizarse el auto examen de mamas todos los meses y hacerse una mamografía por año luego de los 40 años (antes de esa edad si tienes antecedentes familiares de cáncer de mama) es la mejor manera de detectar precozmente el cáncer de seno, lo cual es fundamental para tener mejores posibilidades de curación.


Sin embargo, en distintas investigaciones se ha descubierto que algunos alimentos y ciertos factores en el estilo de vida de una mujer pueden ayudarla a disminuir el riesgo de sufrir esta enfermedad. ¿Quieres saber qué alimentos debes elegir para evitar el cáncer de mama? Lee este artículo y entérate de las últimas novedades al respecto.

Alimentos ricos en fibra

El brócoli tiene un alto contenido en vitamina C y fibra alimentaria; también contiene múltiples nutrientes con potentes propiedades anti-cancerígenas.
El brócoli tiene un alto contenido en vitamina C y fibra alimentaria; también contiene múltiples nutrientes con potentes propiedades anti-cancerígenas.

El cáncer de seno está muy relacionado con los niveles de estrógeno en sangre. Cuanto más elevado es el nivel de estrógeno en el organismo de una mujer, mayor es el riesgo de que sufra cáncer de seno. Los alimentos ricos en fibra impiden que los estrógenos eliminados se reabsorban a nivel del intestino, por lo tanto, son un factor de protección para el cáncer de seno.

Para aumentar la cantidad de fibra en tu dieta, asegúrate de incluir tres porciones de verduras frescas (especialmente brócoli, coliflor, col y coles de Bruselas) y dos de fruta diariamente, así como cereales integrales.

Disminuye la cantidad de grasas

Si tu dieta incluye muchos alimentos ricos en grasas, es muy probable que también aumente la cantidad de tejido graso en tu cuerpo. El exceso de tejido graso actúa como una especie de “fábrica de estrógeno”, por lo tanto, si mantienes tu peso dentro de lo adecuado para tu estatura y tu edad, estarás disminuyendo al mismo tiempo el nivel de estrógenos de tu cuerpo y el riesgo de sufrir cáncer de mama.

Más omega 3 y menos omega 6

Los ácidos grasos Omega 3 y 6 se encuentran en altas concentraciones en los pescados.
Los ácidos grasos Omega 3 y 6 se encuentran en altas concentraciones en los pescados.

Los alimentos ricos en ácidos grasos omega 6 (margarinas, grasas hidrogenadas, aceite de girasol, aceite de soja y aceite de maní) aumentan el riesgo de sufrir cáncer de mama, según los resultados de varias investigaciones científicas.
Por el contrario, los alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 (como salmón, atún, sardinas y aceite de pescado) disminuyen el riesgo. Incluye una porción de estos alimentos en tu dieta dos veces por semana.

Las semillas de linaza también representan una muy buena fuente de omega 3. Los expertos recomiendan consumir 25 gr de semillas de linaza por día, para ayudar a evitar el cáncer de mama. Puedes molerlas en seco en la licuadora y agregarlas a un yogur o una porción de queso blanco.
Los ácidos grasos omega 9, presentes en el aceite de oliva, también ayudan a disminuir el riesgo. Por lo tanto, agregar un par de cucharaditas de aceite de oliva a tu ensalada es una muy buena medida de prevención para esta enfermedad.

Evita el alcohol

El exceso en el consumo de alcohol es un factor estrechamente relacionado con el riesgo de sufrir cáncer de mama. Cuanto más bebas, mayor será este riesgo. El alcohol se transforma en acetaldehído y esta sustancia ha demostrado ser promotora de cáncer en ratas de laboratorio. Por otro lado, el alcohol inhibe la utilización de ácido fólico en las células, una vitamina que cumple un importante rol en la regulación de la división celular. Y como si esto fuera poco, el alcohol eleva el nivel de estrógenos en sangre. Por lo tanto, evita el alcohol para disminuir tu riesgo de padecer cáncer de mama.

Haz ejercicio

Ejercicio

También está científicamente demostrado que las mujeres que realizan ejercicio moderado 4 horas por semana, tienen menor riesgo de padecer cáncer de seno, pues el ejercicio reduce la producción de estrógenos en el organismo. Mantente activa saliendo a caminar, trotar, nadar o andar en bicicleta, para evitar el cáncer de mama.
De todos modos, para finalizar, te recordamos que siempre debes realizarte los controles adecuados para la detección precoz del cáncer de seno y, ante cualquier duda, no dudes en consultar a tu médico.

Te puede gustar