¿Qué alimentos debe comer un paciente con cálculos biliares?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 10 diciembre, 2018
Si padeces de cálculos biliares, es importante que consultes con un especialista para buscar un tratamiento acorde a tu caso. Algunos alimentos pueden ayudarte a aliviar los síntomas.

Los cálculos biliares son una enfermedad que por sus síntomas podemos tardar en detectar. Quizás ni tomes en cuenta que puedes padecer esta alteración en el organismo, pero desde ya es importante que aprendas de qué se trata y cómo puedes sobrellevarla.

La vesícula biliar es un órgano que forma parte del aparato digestivo y se ubica en la parte derecha de nuestro cuerpo, muy cerca de la cavidad abdominal.

Es pequeña, pero su función es primordial ya que se encarga de almacenar la bilis, un líquido que ayuda a realizar correctamente la digestión.

En este artículo descubriremos los motivos por los que aparecen cálculos en la vesícula y qué tipo de dieta debemos seguir para prevenirlos y eliminarlos.

Cálculos en la vesícula

Cálculos biliares

Se trata de cristales o depósitos que se forman y alojan en la vesícula biliar. Esta situación produce molestias cuando el tamaño de las piezas aumenta.

Sus dimensiones varían en grandes proporciones. Los más pequeños llegan a tener el tamaño de un grano de arena y el más grande de una pelota de golf.

Síntomas

Las señales que arroja este padecimiento son tan comunes que pueden complicar su detección. Presta atención, porque se puede llegar a confundir con una indigestión. Los síntomas son:

  • Dolor al inhalar profundamente.
  • Cólico abdominal.
  • Dolor del lado derecho del tórax que puede expandirse el hombro derecho o hasta la espalda.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre: suele aparecer cuando ya hay una infección.
  • Flatulencias.
  • Heces pálidas.
  • Ictericia. Tomarás un color amarillo por la retención de la bilis, que también es de este color.

Lee este artículo: Cómo depurar el hígado y la vesícula para evitar cálculos biliares

Causas

Existen diferentes motivos que pueden ocasionar cálculos biliares. Podemos mencionar los siguientes:

  • Cuando sustancias como el colesterol, el bilirrubinto cálcico o el calcio carbonato se cristalizan o endurecen.
  • La obesidad, debido a que con esta condición se segrega mayor cantidad de colesterol en la bilis.
  • Un estilo de vida sedentario, con una dieta alta en calorías y carbohidratos. Causas que desarrollan, precisamente, la obesidad.
  • Dietas rápidas. Esas que ayudan a bajar 10 kilos por semana. El cambio repentino promueve el desarrollo de los cálculos biliares o provoca que los ya formados aumenten su tamaño y se conviertan en sintomáticos.

Algunos datos

cálculos o piedras biliares

De acuerdo con el estudio Cálculos biliares y sus complicaciones la prevalencia de los cálculos biliares en los países occidentales es el 10% y el 20% de la población.

Además, se especifica que aunque en la mayoría de los casos no hay síntomas destacables, en otros muchos sí e, incluso, se presentan complicaciones. Como curiosidad, los cálculos biliares según la investigación la sufren más las personas en edades avanzadas y las mujeres.

Dieta para pacientes con cálculos biliares

Llevar una dieta equilibrada es primordial para sobrellevar una crisis de vesícula. Es conveniente modificar los hábitos alimentarios. Durante estos días de sufrimiento debes comer:

  • Todos los vegetales que quieras. Mejor que sean cocidos: así será más fácil su digestión.
  • Frutas, menos el coco y el aguacate.
  • Todos los granos integrales porque son ricos en fibra. Considera las pastas, arroz o pan integral.
  • Carnes con poca grasa. Cocínalas a la plancha. Si es pollo que sea sin la piel.
  • Leche o sus derivados, pero que sean descremados.
  • Agua.
  • Zumos de frutas.

Descubre: ¿Fruta entera o en jugo natural? ¡Descubre qué es mejor!

Cualquiera de estos alimentos debe cocinarse al vapor o la plancha, ya que el principal objetivo es eliminar las grasas. Precisamente los alimentos que aportan alto contenido en grasas son los que se deben excluir de la dieta, como los siguientes:

  • Carnes grasas: salchichas, costillas, carne de ganso o pato.
  • Peces grasos: la sardina, salmón o atún.
  • Oleaginosas: almendras, nueces, cacahuetes, castañas.
  • Leche entera y otros derivados como el yogur o requesón, quesos grasos.
  • Vísceras: riñón, corazón, hígado, tripas.
  • Grasa animal.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Postres: galletas, chocolates, pastas de hojaldres.
  • Salsas preparadas.
Efectos del alcohol

¿Cómo prevenir los cálculos biliares con la dieta?

La dieta balanceada es el principio para prevenir cualquier enfermedad. En este caso, no es diferente. Aquí te traemos algunos tips:

  • Consume grasas monoinsaturadas en porciones moderadas. Por ejemplo, del aceite de oliva virgen extra.
  • Ingiere lecitina, ya que ayuda  a mantener bajos los niveles de colesterol. Se encuentra en chocolates 100 % de cacao o tipo negro, huevos, soja y leche.
  • Acompaña tus tardes con un té de cúrcuma. La curcumina es un antioxidante que beneficia la digestión, el metabolismo hepático, reduce las inflamaciones y evita la formación de los cálculos biliares.
  • Haz ejercicio. Así evitas el sedentarismo y a partir de ahí todos los problemas que acarrea.

Consulta a un especialista si tienes alguna duda. Asimismo, acude a consulta apenas sientas cualquiera de los síntomas que señalamos anteriormente. Es mejor cerciorarse de que todo está bien.

  • Birbas, K. N., Kaklamanos, I. G., & Bonatsos, G. N. (2006). Gallstone disease. In Liver and Biliary Tract Surgery: Embryological Anatomy to 3D-Imaging and Transplant Innovations. https://doi.org/10.1007/978-3-211-49277-2_12
  • Bellows, C. F., Berger, D. H., & Crass, R. A. (2005). Management of gallstones. American Family Physician. https://doi.org/10.1016/B978-1-4377-0881-3.00061-9
  • Field, A. E., Coakley, E. H., Must, A., Spadano, J. L., Laird, N., Dietz, W. H., … Colditz, G. A. (2001). Impact of overweight on the risk of developing common chronic diseases during a 10-year period. Archives of Internal Medicine. https://doi.org/10.1001/archinte.161.13.1581
  • Bravo, M. T., & Martínez, A. A. (2012). Enfermedad litiásica biliar. Medicine. https://doi.org/10.1016/S0304-5412(12)70334-7