¿Qué alimentos evitar comer en la noche?

Yamila Papa · 12 agosto, 2013
Es fundamental que evitemos las comidas pesadas si queremos conseguir un descanso adecuado: De lo contrario, sobrecargaremos el estómago y tardaremos más en hacer la digestión

Muchas veces llega la hora de dormir y tenemos ganas de comer. Uno de los errores más perjudiciales para la salud es ingerir una gran cantidad de alimentos antes de irse a la cama y no discernir qué alimentos evitar comer en la noche, ya que algunos de ellos nos perjudican especialmente debido a que exigen una digestión prolongada, provocándonos malestar e insomnio.

Comer de noche: ¿correcto o incorrecto?

Muchas veces, nuestro nivel de vida y de trabajo hacen que el único momento de reunión familiar sea durante la cena. Durante el día, es probable que comas algún tentempié y esperes con ansias el momento de llegar a casa para tu “comida fuerte” del día, que normalmente suele ser por la noche.

Sin embargo, esto puede provocarnos efectos secundarios molestos que pueden impedirnos descansar adecuadamente, entre otras cosas, debido a una digestión pesada y lenta. La indigestión te puede durar hasta el siguiente día y al levantarte, no tendrás la energía suficiente para empezar a desarrollar tu actividad diaria.

Lee también: Cómo la piña ayuda a mejorar la digestión.

 

qué alimentos evitar comer en la noche

¿Qué alimentos evitar comer en la noche?

Aunque es dificil controlar completamente lo que comemos cuando estamos fuera de casa, podemos aprovechar las cenas para cuidar nuestra dieta y ayudar a nuestra salud. Para ello, es recomendable a la hora de la cena, evitar los siguientes alimentos:

Comida chatarra

No es buena en ningún momento del día, pero durante la noche, la llamada “comida rápida” solo aportará azúcares refinados y carbohidratos de absorción rápida que sobrecargarán tu estómago y no te permitirá hacer una buena digestión.

Además no hay que olvidar que los productos de este tipo, aunque te sacien, no te ofrecen los aportes necesarios de nutrientes para que tu organismo se mantenga en equilibrio. Por lo tanto, trata de evitar alimentos como pizzas, patatas fritas o hamburguesas.

Carbohidratos y azúcares

Más allá de separar los carbohidratos y los azúcares en sanos para nuestro cuerpo, o en los mencionados en el punto anterior, cualquier tipo de carbohidrato o azúcar por la noche pueden provocar que suba abruptamente el nivel de glucosa en sangre, lo que causa problemas con el sueño.

Carnes rojas

La carne, y particularmente las carnes rojas, son difíciles de digerir porque cuentan con una gran cantidad de grasas saturadas, toxinas químicas, alto nivel de sodio y proteínas, todo esto nos asegura una digestión incómoda y prolongada.

Picantes

Si cuentas con un aparato digestivo sensible, el picante puede provocarte inflamación e irritación durante la digestión, haciendo que aparezcan los molestos gases y reflujos, sobre todo si, justo después de cenar, nos vamos a dormir en posición horizontal.

Cereales dulces

Los cereales dulces traen el mismo problema para nuestra digestión que cualquier otro dulce, incluso más si es un dulce artificial o refinado, ya que estos acidifican nuestro cuerpo, haciendo que los nutrientes sufran un proceso de degradación y provocándonos el típico acidez de estómago.

Por otra parte, el azúcar refinado de los cereales dulces, no solo no aporta nutrientes, sino que, además, para su digestión, nuestro organismo necesita gastar calcio y vitaminas del grupo B.

Cafeína

La cafeína se encuentra en productos como el café, el té y el chocolate, y como bien es conocido, la función de la cafeína es mantenernos despiertos y “alerta”, por lo que puede que no podamos descansar como es debido por la noche, aunque depende de la cantidad que consumamos.

Lee también: 6 cenas saludables para dormir mejor.

Otra de las recomendaciones es que evites comer grandes platos o repetir, es mejor comer por necesidad y no por ansiedad, dejando las mayores ingestas para la el desayuno o el almuerzo. Recuerda la frase: “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”.