¿Qué causa el sabor metálico en la boca?

Puesto que el sabor metálico puede deberse a problemas médicos, si no remite con el tiempo es importante acudir al especialista para obtener un diagnóstico y evitar complicaciones mayores

La sensación de sabor metálico en la boca es más común de lo pensado y puede indicar diferentes problemas de salud como alteraciones en  los riñones o el hígado.

Puede ser temporal o podría variar de leve a grave, según su naturaleza.

Se puede desarrollar por varias razones y puede conducir a la pérdida total del apetito, incluso hablar con otra persona puede convertirse en un problema.

Principales causas del sabor metálico en la boca

Consumo de algunos medicamentos

Medicamentos

Al comenzar algún tratamiento médico puede aparecer un sabor a metal en la boca. Si este es el caso, se puede consultar con el especialista y pedir que nos lo cambie por otro que no tenga ese efecto secundario.

Entre los medicamentos que pueden causar este efecto se encuentran:

  • Antibióticos
  • Antidepresivos
  • Medicamentos utilizados para cálculos renales
  • Medicamentos para la diabetes
  • Algunos compuestos para nivelar el calcio
  • Tratamientos para la hipertensión

Te recomendamos leer: 5 cosas que debes recordar si tomas antidepresivos

Mala salud bucodental

El cuidado e higiene de los dientes puede ser una de las causas de este problema.

También el exceso de placa puede provocar gingivitis. Es una inflamación e infección que destruye los tejidos de soporte de los dientes.

Así las cosas, una limpieza bucal adecuada es fundamental para protegerse de ella y eliminar ese sabor tan molesto.

Embarazo

Embarazo

Muchas mujeres en los primeros meses de embarazo se enfrentan al problema del sabor metálico en la boca.

Este es producto de los cambios hormonales en el cuerpo de la mujer, especialmente en el primer trimestre. Después esta molestia desaparece.

Alergias e infecciones

Algunas alergias e infecciones por hongos en la boca y en la lengua pueden afectar las papilas gustativas y cambiar el sabor de su boca.

Las alergias también se relacionan con el sistema respiratorio, y tanto la mucosidad como la congestión nasal pueden propiciar ese problema.

Trastornos del sistema nervioso

Favorece el sistema nervioso

Un desequilibrio en la región del cerebro que controla los sentidos del gusto puede causar este tipo de alteraciones.

Altos niveles de minerales

El sabor a metal en la boca puede deberse a que tienes un exceso de minerales (como hierro o cobre) en el organismo.

Asimismo, la deficiencia o el exceso de zinc también provocan el gusto metálico. Es recomendable hacerse un examen para ver como se encuentran esos niveles en tu sangre.

Agentes tóxicos

Familiares-toxicos

La inhalación de productos tóxicos (benceno, cobalto, barnices) o el haber estado expuesto a mercurio o plomo y haber inhalado altos niveles de esas sustancias puede ser la razón del sabor metálico.

Otras causas

  • Intoxicaciones alimentarias, sobre todo con pescado y mariscos
  • deficiencia de vitaminas y minerales

Ver también: ¿Cómo saber si me faltan minerales?

Recomendaciones para mejorar el problema

Enjuagues bucales de agua y sal

Gracias a las propiedades antiinflamatorias de la sal este remedio es muy adecuado para tratar las encías y matar las bacterias de la boca.

  • Elimina resto de comida de los dientes.
  • También ayuda a desinflamar la garganta y destapar una nariz congestionada.

Cítricos

Consumir cítricos estimula la segregación de saliva y ayuda a minimizar el sabor de la boca. Podemos tomar naranjas, limones, pomelos…

Mantener una correcta higiene bucal

Se recomienda cepillarse los dientes y la lengua 2 a 3 veces al día y hacer gárgaras con un enjuague bucal para eliminar completamente los microorganismos.

Puedes utilizar una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio y sal en el cepillo de dientes para acabar con todos los gérmenes.

Hidratarse de manera correcta

Beber de 7 a 8 vasos de agua al día va ayudar a tener el organismo limpio e hidratado. De esta forma también evitaremos la resequedad de la boca.

Caramelos

Ingerir caramelos de ciertos sabores como menta, eucalipto o regaliz pueden disfrazar el sabor metálico y ayudar a mantener la boca hidratada.

Asimismo, masticar un trozo de cardamomo o clavo al mediodía ayuda a refrescar la boca y tener un aliento fresco.

Si el problema con el paso de los días no obtienes una mejoría, debes consultar con tu médico. Él puede guiarte mejor en el caso que exista alguna patología.

No olvides que tanto el remedio como el tratamiento pueden variar en función de la causa.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar