¿Qué debes comer si tienes cálculos biliares?

Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva
8 mayo, 2019
Para mejorar esta condición debemos reducir las probabilidades de inflamación y para ello, debemos reducir los estímulos para que la vesícula se contraiga, es decir, debemos tener mucha precaución ante el consumo de grasas.

¿Tienes cálculos biliares? Entonces, deberás saber que la dieta está en estrecha relación con la enfermedad. Para mejorar la condición debemos reducir las probabilidades de inflamación y para ello, debemos reducir los estímulos para que la vesícula se contraiga, es decir, tener mucha precaución ante el consumo de grasas.

Para saber más sobre cómo la alimentación puede ayudar a aliviar los síntomas que generan los cálculos en la vesícula, te invitamos a seguir leyendo este artículo.

¿Qué es la vesícula biliar?

La vesícula biliar es un saco en forma de pera, rodeado de una pared muscular, que se sitúa en el lado derecho del abdomen, en la zona superior. Guarda y concentra la bilis, que es un líquido producido por el hígado y necesario para digerir las grasas y absorber algunas vitaminas.

¿Por qué se forman los cálculos biliares?

Cálculos biliares
Los cálculos biliares se producen como consecuencia de la cristalización de las sales biliares en la vesícula.

Se forman a partir de la cristalización de la bilis, un fluido producido por el hígado y secretado dentro del intestino a través de los conductos biliares para ayudar a digerir las grasas. Algunos cálculos biliares no producen síntomas detectables.

Hay quienes creen que los cálculos en la vesícula pueden estar causados por malos hábitos alimenticios. Un consumo excesivo de alimentos ricos en grasas obligan al hígado a segregar más bilis. De ahí la importancia de controlar lo que se come, tanto para prevenir la aparición de piedras como para aliviar sus síntomas.

Las piedras o cálculos en la vesícula son más frecuentes en mujeres, especialmente después de los 50 años y con historia familiar de cálculos. También aumenta su incidencia en el embarazo y en personas que toman estrógenos orales, en personas que hacen ayunos frecuentes, que no hacen ejercicio físico y en cirróticos.

¿Tienes cálculos biliares? Consejos sobre qué debes comer

Alimentos grasos
El principal estímulo de la vesícula es la presencia de grasas. Por ello, para evitar su inflamación debemos asegurar una reducción significativa de este nutriente.

En general, las recomendaciones dietéticas a seguir si tienes piedras en la vesícula son sencillas: una alimentación variada pobre en grasas y colesterol, ajustar las calorías a la dieta diaria, intentar fraccionar las comidas en 5 porciones al día, evitar mantenerte en ayuno y evitar las comidas copiosas.

Te puede interesar leer: Estos remedios naturales te ayudarán a prevenir las piedras en la vesícula

Líquidos

  • Abundante agua.
  • Infusiones tibias y suaves de té y manzanilla.
  • Leche descremada en pequeñas cantidades y aumentando progresivamente.

Sopas, papillas y purés

  • Sopa de caldo vegetal, arroz blando, fideos, pastas italianas.
  • Papillas muy cocidas de harina de avena, de lentejas, de maíz, etc.
  • Puré de patatas, patatas cocidas con agua o al horno.
  • Puré de legumbres secas muy cocidas pasadas por el tamiz.

Carnes

  • Ternera, conejo, carnero, hervidos, a la parrilla o asados, tiernos y divididos en pequeños trozos.
  • Pollo sin piel, gallina sin piel o pichón sin piel hervidos, a la parrilla o asados, tiernos y divididos en pequeños trozos.
  • Jamón magro, poco salado o dulce.
  • Pescados: Pescado blanco, lenguado, merluza, pescadilla, etc., cocidos en agua, sazonados con un poco de aceite o limón o a la parrilla.

Postres

  • Flan, mermelada, compota, zumo de frutas, frutas cocidas o manzanas crudas.
  • Pan y galletas: Galletas tostadas, pan blanco en pequeña cantidad, pastas secas, hojaldre o pan de bizcocho.

Tipos de cocción recomendados

  • Con poca grasa incorporada.
  • Evitar freír.
  • No calentar la grasa por encima de los 100 °C.
  • Crudos, hervidos, planchas, vapor, papillotte (envuelto en papel vegetal o de aluminio).

Lee también: Tratamiento con manzana para aliviar la inflamación de vesícula

¿Qué debes evitar?

Manzanas, pesas y una cinta métrica
Mantener un estilo de vida saludable y evitar las comidas abundantes ayudará al tratamiento de la vesícula biliar.
  • Temperaturas extremas: las comidas y bebidas muy frías y muy calientes son fuertes estimulantes biliares, por lo que es recomendable la ingesta de preparaciones y alimentos a temperatura templada.
  • Azúcares: Hay estudios que revelan que las altas concentraciones de mono y disacáridos estimulan la secreción de bilis, por lo tanto, debemos consumir con moderación y en pequeñas cantidades alimentos que poseen azúcares.
  • Xantinas: los alientos ricos en cafeína y teobromina como el café, la yerba mate, el té concentrado, las bebidas de cola, pueden ser grandes estimulantes de la vesícula biliar, por ende, debemos reducir al máximo su consumo.
  • Volúmenes aumentados: las grandes cantidades de comida ingeridas en un solo momento pueden traer como consecuencia un gran estímulo y dolor, por lo tanto, mejor comer varias veces al día y en pequeñas cantidades.
  • Otros: en líneas generales, también se aconseja reducir los cítricos, las bebidas carbonatadas y la ingesta de alcohol.

Por último, las personas con piedras en la vesícula deben consultar a un nutricionista para que se les realice un plan nutricional individual según sus necesidades, y un gastroenterólogo para que indique el tratamiento a seguir.

  • Otano S, Castillo Rascón MS, Echevarria M, Bollati E, Leiva R, Medina G. Litiasis vesicular: Su relación con el Síndrome Metabólico y la Obesidad. Bioquímica y Patología Clínica 2008; 72(2): [Aprox. 5p.].
  • Colpas Morales Liceloth S, Herrera Sáenz F, Salas Díaz R, Mercado J. Morfología y composición de los cálculos biliares en 90 colecistectomías realizadas en el Hospital Universitario del Caribe. 2008-2009.Rev. cienc. biomed. 2010; 1(2).
  • Speets AM, Van der Graaf Y, Hoes AW, Kalmijn S, De Wit NJ, Mali WP. Expected and unexpected gallstones in primary care. Scand J Gastroenterol.