¿Qué debes saber sobre la purpurina?

29 julio, 2018
En vista de lo fácil que resulta realizar este tipo de recuperaciones, a continuación te proponemos algunas ideas fabulosas para llenar de brillo tus objetos.

Al ‘glitter‘ en España se le conoce como ‘purpurina’ y en otros países de habla hispana se le llama ‘brillantina’ o ‘escharcha’. Se trata de un elemento inconfundible que es muy utilizado tanto para embellecer accesorios personales, como objetos decorativos. Tal y como su nombre lo indica, no solo aporta color, sino brillo y luminosidad. Al aplicarlo, el resultado es exuberante, alegre y, sobre todo, coqueto.

La purpurina es un conjunto de partículas iridiscentes que, en suma, se trata de microplásticos pintados con varios productos químicos (óxidos de hierro) y luego, cortados en piezas diminutas. Evidentemente, el color de cada purpurina resulta de la aplicación de un producto distinto.

Por otra parte, cabe señalar que, si bien la gran mayoría de presentaciones no están elaboradas con productos sostenibles ni biodegradables, hoy en día ya se comercializa purpurina ecoamigable. 

¿Cómo aplicarla correctamente?

Para evitar desperdiciar el producto debemos hidratarlo. Es decir; tomamos un bol de plástico profundo, lo humedecemos ligeramente, escurrimos y luego, abrimos la purpurina dentro del bol. De esta manera, evitaremos que se alce por el aire y se disperse. La humedad conseguirá retener las partículas hasta que vertamos el pegamento o la pintura para realizar nuestra manualidad.

Por otra parte, si se va a aplicar como cosmético, hay que ser cautelosos y evitar los excesos. En caso de que se sufra de alergia, será necesario manipularla con guantes y mascarilla, para evitar que entre en contacto con la piel y cause irritaciones. Asimismo, es conveniente apostar por alternativas responsables tanto para cosmética como manualidades.

Lee también: Uñas de purpurina: tres opciones que te encantarán

Ideas para decorar con purpurina

A menudo, se utiliza purpurina para embellecer diversos objetos simples o bien, desgastados. Por ello, constituye una forma de alargar la vida de las cosas. Por ejemplo, muchas veces hay bolsos que se desgastan (la tela pierde color y brillo) y al aplicarles una capa de pegamento y cubrirlos de purpurina, quedan como nuevos.

1. Apliques eléctricos y manijas

Los apliques eléctricos suelen ser poco aprovechados en la decoración de interiores. Por lo general, quedan completamente olvidados, cuando en realidad se podrían aprovechar para incluir un detalle más interesante a la habitación.

Por ello, si el aplique no tiene ningún ornamento, podemos aprovechar y darle una capa de pintura y luego, abundante purpurina. Al final, podemos ponerle laca o barniz en espray para fijar y evitar que la purpurina se caiga con el roce.

Por otra parte, se puede realizar el mismo procedimiento para decorar las manijas de los cajones de la cómoda o de los armarios de la habitación. Una buena idea es utilizar la purpurina de color blanco si el mobiliario es de este color. Quedará muy sofisticado y no lucirá para nada infantil (a menos que deseemos conseguir este efecto).

Te interesa leer: Ideas para decorar con globos al mejor estilo

2. Recipientes varios

La pupurina para decorar llaves y objetos varios.

 

Los recipientes de vidrio y plástico de artículos de supermercado cada vez se reutilizan más. Por ello, se instauró la tendencia de darles a estos botes, tarros, botellas o tazas un nuevo aspecto para que luzcan como verdaderos adornos.

 

Entonces, se les aplica pintura en espray con purpurina o se les pinta de diversas formas (acuarela, pintura mate, etcétera) y se les añade algún accesorio brillante.

Por lo general, estos recipientes se destinan para guardar los utensilios de maquillaje o bien, colocar los cepillos de dientes en el baño, guardar utensilios de cocina, colocar velas, o simplemente como floreros o macetas.

El uso ya dependerá de nosotros, así como la forma de aplicación del ornamento. Algunas opciones son las siguientes:

  • Pegamento (aplicado con brocha) + capa de purpurina (unicolor/multicolor).
  • Pintura (unicolor, nacarada, mate, brillante, acuarela, pizarra) + capa de purpurina + capa de barniz.
  • Pegamento en espray transparente + capa de purpurina.
  • Purpurina (por la parte interna del recipiente) + capa de barniz.
  • Pegamento (dejando que gotee por la superficie del recipiente) + capa de purpurina + capa de espray.

3. Llaves

Muchas veces solemos tener varios llaveros y nos cuesta distinguirlos. Y así como recurrimos al barniz de uñas para darles algún color en particular, también podemos darles una capa de barniz mate y purpurina.

Esto resulta especialmente útil cuando tenemos llaves que no nos corresponden ya con ninguna cerradura y que abandonamos en un cajón sin saber si desecharlas o no. Si les pegamos un imán y le añadimos un poco de brillo, tendremos unos accesorios muy originales para nuestra nevera.

En suma, la purpurina es un elemento muy llamativo que puede ayudar a que un objeto luzca mucho mejor. Y dada su facilidad de aplicación, es indudable que disminuya su popularidad.

No obstante, debemos recordar que lo más recomendable es optar por las marcas ecoamigables, ya que garantizan un producto elaborado con responsabilidad y bajo un marco normativo adecuado.

Te puede gustar