¿Qué dice de nosotros la forma de dormir?

Yamila Papa Pintor·
28 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
28 Abril, 2020
Popularmente se ha considerado que la forma de dormir podría revelar aspectos de la personalidad o incluso el estado emocional del momento.
 

Se dice que la forma de dormir de cada quien puede revelar algunos aspectos de su personalidad, hábitos o incluso preocupaciones. Por ello, hay quienes sienten verdadera curiosidad por saber en qué posición duermen sus parejas y personas más cercanas.

Durante las horas de sueño mantenemos diversas posturas, ya sea estando solos o acompañados. Descubre qué es lo que significa cada una de ellas a continuación. ¡A ver qué te revelan!

La posiciones al dormir, ¿qué nos dicen?

Como ya veníamos comentando, existe la creencia de que, según la postura que adoptada al dormir (bien sea solo o acompañado), es posible inferir ciertos aspectos de la personalidad y estilo de vida de una persona. 

Aunque se suele dar mayor relevancia a la postura que se adopta con mayor frecuencia al dormir, también se han llegado a tener en cuenta las otras posturas que se puede llegar a adoptar a lo largo de la noche.

Hay quienes consideran que las personas que duermen en posición fetal tienden a ser más sensibles que aquellas que duermen boca abajo. ¿Alguna vez has oído comentar algo por el estilo? Probablemente sí, porque es una idea bastante común.

 
Mujer durmiendo en postura supina.

Las 6 posturas al momento de dormir

Aunque no está demostrado científicamente que la postura al dormir tenga relación con la personalidad, la sabiduría popular continúa atribuyendo diversos rasgos a las personas, según su forma de dormir.

Forma de dormir 1: posición fetal

Consiste en dormir de lado, con las rodillas más o menos cercanas al pecho, los brazos en cruz o cerca de las piernas. A veces un brazo queda bajo la almohada.

Esta posición se llama así porque es como la que tienen los bebés en el vientre materno. Es la que con más frecuencia adoptamos a la hora de dormir.

En cuanto a la personalidad, esta postura se ha venido vinculando a una serie de rasgos. Aunque, como ya hemos indicado, no se dispone de pruebas firmes que respalden dichos datos:

 
  • Acurrucarse para dormir se relaciona con la sensibilidad y la expresión de las emociones, así como con la tendencia a tener relaciones más intensas.
  • Estas personas pueden parecer tímidas cuando conocen a alguien, pero después se abren y son amables, cariñosas. Muestran miedo a ser heridas en sus sentimientos.

Te puede interesar: Dormir bien: más allá de la noche

Forma de dormir 2: posición ‘tronco’

Se caracteriza por dormir de costado, con ambas piernas estiradas y juntas, al igual que la espalda que permanece recta. Las manos suelen estar a los lados del cuerpo o una de ellas por debajo de la almohada o estirada.

La intuición popular dice que quienes duermen así:

  • Son personas desinhibidas y tranquilas.
  • Son muy sociables y establecen interacciones positivas con la mayoría de las personas.
  • Se sienten bien al integrarse como parte de un grupo.
  • Confían en los demás, pero suelen ser bastante inocentes.

Forma de dormir 3: posición ‘melancólico’

La espalda está recta, pero las piernas un poco dobladas hacia adelante. Las manos se colocan estiradas hacia delante, pudiendo una de ellas estar por debajo de la almohada.

 

Quienes duermen en la posición melancólica supuestamente son amistosas y abiertas por naturaleza, a la vez suelen ser algo cínicas y con tendencia a sospechar de los demás. También se dice que son personas que toman decisiones con mucha calma y que es difícil hacerlas cambiar de opinión.

Forma de dormir 4: posición ‘soldado’

Mujer sobre manta de yoga, en postura soldado.

Las personas que duermen boca arriba, con las piernas algo separadas entre sí y los brazos estirados junto al cuerpo se caracterizarían por lo siguiente:

  • Valoran mucho los lazos afectivos.
  • Son reservadas y comedidas en la expresión de sus emociones.
  • No les gusta para nada lo ‘común’ y tienen metas y objetivos muy altos.
  • Son leales y protegen a su familia y seres queridos.

Forma de dormir 5: postura ‘caída libre’

 

Esta postura denomina así porque las aquellos que la practican parece que acaban de caer del cielo. Están tumbados boca abajo, con la cabeza girada y una o las dos manos bajo la almohada o arriba.

No se ha demostrado con rigor, pero de los ‘caída libre’ se dice que:

  • Suelen ser sociables y descarados, pero, en el fondo, muy sensibles.
  • Evitan la falta de control ajeno, ya que no les gusta que nadie les diga lo que han de hacer (en ningún ámbito, sea amor, profesión, familia, sociedad, etc.).
  • Tampoco les gustan las críticas.

Leer también: 5 técnicas para dormir mejor

Forma de dormir 6: posición ‘estrella’

Es todo lo contrario a la anterior, porque la persona se encuentra boca arriba, con los brazos rodeando la almohada y las piernas semi flexionadas o una de ellas estirada.

A pesar que de que tampoco hay estudios que lo confirmen, la tradición define a los que duermen en la postura ‘estrella’ como:

  • Buenos oyentes.
 
  • Fieles amigos que siempre estarán dispuestos a ayudar.
  • Gente que la mayoría del tiempo prefiere ser el centro de atención, ya sea en una reunión, entre hermanos, etc.

¿Y qué dicen las posturas sobre la salud?

Mujer abrazando su almohada.

Estudios como el del profesor Yu Calvin Kai-Ching indican que, fuera de la sabiduría popular, la asociación entre la postura corporal al dormir y la personalidad es débil. Esto también lo confirma la ausencia de ensayos controlados que hayan explorado tal relación.

En cambio, sí hay un cuerpo robusto de investigaciones que indica que ciertas posiciones tienen más impacto sobre la salud que otras.

Por ejemplo, trabajos como el realizado por la Escuela Médica de Harvard han encontrado que dormir de lado, en vez de en posición supina, puede tener un efecto significativo en la apnea obstructiva del sueño.

 
  • Las posturas de costado (fetal, tronco y melancólico) son las más sanas de las seis, ya que tumbarse de lado facilita la respiración, como ya se ha comentado.
  • Las dos formas boca arriba (‘estrella’ y ‘soldado’) pueden provocar falta de descanso durante la noche, pues propician en mayor medida problemas como la apnea.
  • Por último, la única posición boca abajo (‘caída libre’) podría favorecer la digestión, aunque provoca que se acumule mucha tensión en el cuello si se gira la cabeza a un solo lado todo el tiempo.

Aunque no esté demostrado que la forma de dormir realmente revele aspectos de la personalidad, el estilo de vida o las emociones que se estén experimentado en el momento, sí se pueden tener en cuenta la hora de conocer mejor a una persona o a nosotros mismos.

 
  • Agargun, M. Y., Boysan, M., & Hanoglu, L. (2004). Sleeping position, dream emotions, and subjective sleep quality. Sleep and Hypnosis, 6(1), 8–13; texto completo
  • Beyers, J., Dieltjens, M., Kastoer, C., Opdebeeck, L., Boudewyns, A. N., De Volder, I. et al. (2018). Evaluation of a Trial Period With a Sleep Position Trainer in Patients With Positional Sleep Apnea. Journal of Clinical Sleep Medicine, 14(4), 575–583. https://doi.org/10.5664/jcsm.7048
  • de Koninck, J., Lorrain, D., & Gagnon, P. (1992). Sleep Positions and Position Shifts in Five Age Groups: An Ontogenetic Picture. Sleep, 15(2), 143–149. https://doi.org/10.1093/sleep/15.2.143; texto completo
  • Domino, G., & Bohn, S. A. (1980). Hypnagogic exploration: Sleep positions and personality. Journal of Clinical Psychology, 36(3), 760–762. https://doi.org/10.1002/1097-4679(198007)36:3<760::AID-JCLP2270360328>3.0.CO;2-H
  • Dunkell, S. (1977). Sleep positions. New York: William Morrow.
  • Marques, M., Genta, P. R., Sands, S. A., Azarbazin, A., de Melo, C., Taranto-Montemurro, L. et al. (2017). Effect of Sleeping Position on Upper Airway Patency in Obstructive Sleep Apnea Is Determined by the Pharyngeal Structure Causing Collapse. Sleep, 40(3), zsx005. https://doi.org/10.1093/sleep/zsx005
  • Yu, C. K.-C. (2012). The effect of sleep position on dream experiences. Dreaming, 22(3), 212–221. https://doi.org/10.1037/a0029255