¿Qué dice tu piel de tu salud?

María Enriquez · 29 abril, 2014
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 26 diciembre, 2018
La piel es la barrera protectora que nos defiende del mundo exterior, además es el órgano más grande de nuestro cuerpo. ¿Sabes qué dice tu piel de tu salud?

¿Sabes qué dice tu piel de tu salud? Nuestra barrera protectora más importante, la que nos defiende del mundo exterior, es nuestra piel y es considerada el órgano más grande de nuestro cuerpo.

Para retribuirle tanta ayuda debemos saber cómo cuidarla y comprender aquellas señales de que algo puede andar mal con nuestro interior. ¿Cuáles serían esas señales? Sigue leyendo el siguiente artículo y te enterarás de cuáles son los signos de alarma que puede estar dando tu piel acerca de tu salud.

Conociendo qué dice tu piel de tu salud

Piel reseca o pálida

Conociendo qué dice tu piel de tu salud: piel reseca

La piel puede demostrar muchas cosas. Una piel reseca, opaca puede ser señal de una deficiente hidratación o mala alimentación. Si no consumimos el agua suficiente combinada con nutrientes esenciales a través de la alimentación, nuestra piel no podrá mostrarse en su mejor estado.

Además de la falta de agua, la piel puede estar indicando otros trastornos o problemas de salud. Una piel muy pálida podría estar indicando que padeces de anemia.

También una piel muy seca, siempre y cuando no sea lo normal en ti, podría estar indicando alteraciones en tu tiroides, en específico hipotiroidismo. Si tu piel, por el contrario, se presenta sudorosa podría deberse a hipertiroidismo.

Picazón en la piel

Picazón en la piel

Si presentas picazón generalizada, esto podría deberse a varias causas. Por ejemplo: problemas renales, insuficiencia hepática, alteraciones tiroideas, diabetes, etc.

Esto es si no has utilizado alguna crema o medicamento que te produzcan la reacción. Asimismo las alergias alimentarias podrían producir picazón.

Piel ruborizada

Si tu piel está ruborizada sin razón aparente, podría indicar Rosácea o Lupus. Esta última se caracteriza, entre otras cosas, por el enrojecimiento de la piel en forma de alas de mariposa.

Piel oscura sin razón

Si tu piel se torna morena y no se debe precisamente a la exposición al sol, podría indicar exceso de hierro, o deberse a un trastorno denominado enfermedad de Addison.

Piel azulada

La piel azulada podría indicar cianosis. Esto es poco oxígeno en sangre. Podría deberse a problemas de los pulmones, corazón, o trastornos en la circulación de miembros inferiores (si tienes los dedos de los pies azules).

Piel amarillenta

¿Sabes qué dice tu piel de tu salud hepática? Una coloración o un tono amarillento en tu piel podría indicar alteraciones del hígado, como hepatitis. 

Efectos secundarios que afectan la piel

En el momento que tu médico te haya indicado alguna medicación, es de vital importancia que te informes acerca de los posibles efectos secundarios. En la mayoría de los fármacos alertan sobre posibles efectos.

Estos pueden manifestarse o no, pues cada organismo es diferente y puede reaccionar de manera también diferente ante la misma droga. Entonces, una vez que te hayas asegurado que los cambios en tu piel no se deben a los efectos secundarios de algún medicamento, se hace oportuna una consulta médica.

Es importante que acudas primero a un dermatólogo. Este sabrá evaluar si el tratamiento en cuestión debe ser dermatológico o si sería conveniente derivarte con otro médico. Esto será en caso de que el trastorno no tuviera origen en la piel.

Presta atención a tu piel

Presta atención a lo qué dice tu piel de tu salud

La información contenida en este artículo no tiene la intención de generar temor ni nada parecido. Recuerda que ninguna patología se da con un solo síntoma. Piensa con calma y analiza si la coloración u otros cambios en tu piel pueden deberse a algún medicamento, o a una situación menor.

Si ha sido de manera repentina, sin razón aparente y presentas además otros síntomas, sería importante que acudas a un profesional. Un diagnóstico y un tratamiento temprano son siempre la mejor opción.

Nuestra piel dice mucho, no dejes de prestarle la importancia que merece. Y recuerda que la mejor forma de consentirla es con una alimentación sana y una correcta hidratación diaria. Te permitarán lucir una piel radiante. Esto sin dejar de mencionar, por supuesto, la utilización de cremas que la nutran y embellezcan por fuera.

  • Auchus, R. J. (2014). Addison’s Disease. In Encyclopedia of the Neurological Sciences. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-385157-4.01204-5
  • Cutolo, M. (2014). Autoimmune polyendocrine syndromes. Autoimmunity Reviews. https://doi.org/10.1016/j.autrev.2013.07.006
  • Ghosh, A. (2007). Cutaneous manifestations of systemic lupus erythematosus. Indian Journal of Rheumatology. https://doi.org/10.1016/S0973-3698(10)60060-X
  • Muñoz Romero, C., Martínez Almazán, E., & Domínguez López, M.a de la O García Navarro, J. A. (2003). Hipo e hipertiroidismo. In Situaciones clínicas más relevantes. https://doi.org/10.1016/S0376-7388(00)00572-X
  • Nieman, L. K., & Chanco Turner, M. L. (2006). Addison’s disease. Clinics in Dermatology. https://doi.org/10.1016/j.clindermatol.2006.04.006
  • Pineda, J., Galofré, J. C., Toni, M., & Anda, E. (2016). Hipotiroidismo. Medicine (Spain). https://doi.org/10.1016/j.med.2016.06.002
  • Van Zuuren, E. J., & Fedorowicz, Z. (2015). Interventions for rosacea. JAMA – Journal of the American Medical Association. https://doi.org/10.1001/jama.2015.15287