¿Qué es el ácido salicílico?

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
12 julio, 2019
El ácido salicílico, perteneciente al grupo de los agentes analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios, fue descrito por primera vez en el siglo XVIII por Richard Stone. Este reverendo observó que las infusiones de la corteza del sauce blanco común curaban la fiebre.

El ácido salicílico es una sustancia que tiene propiedades queratolíticas y antimicrobianas. Se utiliza ampliamente en áreas como la dermatología, porque es capaz de promover la descamación de la piel y evitar la contaminación por bacterias y hongos oportunistas.

Además, tiene la capacidad de regular la oleosidad de la piel y actuar como antiinflamatorio potencial. De esta forma, se le considera una sustancia de fundamental importancia para mejorar la apariencia de la piel envejecida.

¿De dónde proviene el ácido salicílico?

Aceite del árbol del té

La corteza del sauce blanco, Salix alba, contiene una sustancia conocida como salicina. De ahí es de dónde se obtiene el ácido salicílico. No obstante, este hidroxiácido se puede hallar en otras plantas como el abedul y las hojas de gaulteri.

El ácido salicílico, perteneciente al grupo de los agentes analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios, fue descrito por primera vez en el siglo XVIII por Richard Stone. Este reverendo observó que las infusiones de la corteza del sauce blanco común curaban la fiebre.

En el año 1899, se sintetizó por primera vez esta sustancia y se destinó para sustituir a la quinina en el control de la fiebre y el dolor por vía oral. Uno de sus metabolitos fue el ácido salicílico, con cualidades para uso tópico.

Acciones y efectos del ácido salicílico

Su efecto sobre la piel puede estar relacionado con su impacto sobre la estructura de la misma. El ácido salicílico afecta a la cohesión entre los queratinocitos, un tipo de células, y a su descamación.

De esta forma, y como ya hemos mencionado, este ácido actúa como queratolítico (exfoliante) y antimicrobiano, en concentraciones del 5 al 10 %. Además, se le ha atribuido efecto antiinflamatorio directo, aunque aún no se ha confirmado. A concentraciones más bajas, entre el 1 y el 3 %, actúa como queratoplástico.

Las sustancias queratoplásticas son las que favorecen la regeneración de la capa córnea y normalizan una queratinización defectuosa. En cuanto a los queratolíticos, estos se definen como sustancias capaces de provocar la caída de la córnea o reducir su espesor.

Por otra parte, es importante comentar que el ácido salicílico es liposoluble, es decir, que puede mezclarse y disolverse con las grasas existentes en la epidermis y con el material sebáceo que se encuentra estancado en los folículos.

Al introducirse en estas zonas lipídicas de la piel, provoca la exfoliación y la descamación de las mismas.

Lee también: Cuidados naturales para la piel seca

Indicaciones

Epidermis y dermis de la piel

Podemos destacar 9 indicaciones principales para las que se utiliza esta sustancia:

  • Queratolítico: en las concentraciones mencionadas, para tratar verrugas vulgares, planas y plantares.
  • Queratoplástico: al 0,5 % en el borde de las úlceras átonas.
  • Fotodaño: para reparar esta situación se utiliza solo (en concentraciones del 10 al 15 % en ungüento o cremas) o junto con AHA (alfahidroxiácidos) o ácido retinoico. Se utiliza para reparar queratosis actínica y manchas solares en el dorso de las manos y antebrazos.
  • Fotoprotector: actúa como filtro químico.
  • Antimicótico: favorece la penetración de los fármacos antimicóticos tópicos al eliminar la capa córnea.
  • Anestésico: tiene cierto efecto anestésico por intervenir en la síntesis de las prostaglandinas, sustancias relacionadas con el dolor. Por ejemplo, se utiliza para aliviar el dolor en las aftas ulceradas.
  • Analgésico: algunos derivados del ácido salicílico se utilizan para aliviar el dolor en las bursitis y dolores musculares.
  • Antipruriginosis: alivia el picor.
  • Antiinflamatorio: al igual que su efecto analgésico y anestésico, el efecto antiinflamatorio deriva de su capacidad para inhibir la síntesis de prostaglandinas.

Efectos adversos del ácido salicílico

Al igual que todos los medicamentos y sustancias químicas, el ácido salicílico también puede desencadenar una serie de efectos adversos, entre los que cabe destacar, por mayor frecuencia, los siguientes:

  • Toxicidad por absorción sistémica: cuando la sustancia pasa a la sangre, puede desencadenar algunos problemas como náuseas y vómitos.
  • Antimitótico y teratogénico: es decir, afecta a la división de las células y afecta al feto. Por ello, su uso no está recomendado en mujeres embarazadas.
  • Reacciones alérgicas: su uso está contraindicado en personas alérgicas a esta sustancia ya que podría acarrear graves complicaciones.
  • Disturbios psíquicos: estos efectos adversos son menos frecuentes.

Quizás también te interese leer: Cómo actuar ante un shock anafiláctico

Conclusión

El ácido salicílico continúa vigente con las indicaciones tradicionales y otras más novedosas, con un buen perfil de eficacia y seguridad.

  • Bashira S, Drehera F, Chewa A. Cutaneous bioassay of salicylic acid as a keratolytic; International Journal of Pharmaceutics 2005 (292): 187-194
  • Rougier A. Efficacy and safety of a new salicylic acid derivative (LHA) alone or as a complement of tretinoin in acne treatment. J Am Acad Dermatol, 2007 Feb (56) 2 sup 2: AB15.
  • Bari AU, Igbal Z, Rahman SB; Superficial chemical peeling with salicylic Acid in facial dermatoses. J Coll Physicians Surg Pak. 2007 Apr;17(4):187-90.