¿Qué es el adenoma hipofisario?

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
19 junio, 2019
El adenoma hipofisario es relativamente común y se manifiesta con una frecuencia aproximada de 1 de cada 1000 adultos. En general, es un tumor benigno y de lento crecimiento

El adenoma hipofisario es un tumor benigno de crecimiento lento. Se origina en las células que forman la glándula hipófisis. Esta glándula regula la función de otras glándulas del cuerpo, por eso es tan importante.

El adenoma hipofisario es relativamente común y se manifiesta con una frecuencia aproximada de 1 de cada 1000 adultos. En general, es un tumor benigno y de lento crecimiento. Por otro lado, los carcinomas de hipófisis o tumores malignos son muy inusuales.

No hay distinción en cuanto a sexo, afectan por igual a hombres y mujeres. En cuanto a edad, existe una mayor incidencia entre los 30 y los 40 años.

Se desconocen las causas reales del adenoma hipofisiario, aunque, en algunos casos, se relaciona con una enfermedad genética llamada Síndrome de Neoplasia Endocrina Múltiple.

Síntomas del adenoma hipofisario

adenoma hipofisario

El principal síntoma que resulta de estos tumores es la alteración en la secreción de hormonas. Dependiendo de la incidencia del tumor en la hipófisis, éstos pueden producir demasiada cantidad de una o más hormonas.

Debido a la alteración en el sistema endocrino, los síntomas pueden ser:

  • Hipertiroidismo: la glándula tiroides produce excesiva cantidad de hormonas; este síntoma es bastante inusual en los afectados por un adenoma hipofisiario.
  • Síndrome de Cushing: el nivel de la hormona cortisol está más alto de lo normal.
  • Acromegalia: en el caso de un nivel elevado de hormona del crecimiento en niños se producirá gigantismo. En el caso que esto se produzca en un adulto, se habla de acromegalia.
  • Secreción y producción de leche en hombres y mujeres.
  • Períodos menstruales irregulares en las mujeres, por alteración de las hormonas sexuales.

Por otra parte, los síntomas que se producen cuando hay compresión de estructuras cerebrales debido a un tumor hipofisario grande pueden incluir:

  • Alteraciones visuales como visión doble, pérdida del campo visual, párpados caídos o cambios en la visión del color.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio y somnolencia.
  • Flujo nasal de líquido transparente.
  • Náuseas y vómitos.
  • Problemas con el sentido del olfato.

Cuando estos síntomas se ponen de manifiesto de forma súbita y simultánea pueden ser graves. Además, pueden provocar un infarto de la hipófisis.

También te puede interesar: ¿Sabes cuál es la diferencia entre hipotiroidismo e hipertiroidismo?

Tipos de adenomas

Los adenomas hipofisarios se pueden clasificar según el tamaño de la siguiente forma:

  • Microadenomas: menores de 1 cm.
  • Macroadenomas: mayores de 1 cm. Este tipo de adenoma causa en un alto porcentaje déficit en una o más hormonas hipofisarias.

Además, se pueden clasificar en función de si secretan ellos mismos hormonas o no. Siguiendo este criterio, pueden ser funcionales, si secretan hormonas por ellos mismos, y adenomas no funcionales, si no secretan hormonas.

Diagnóstico

Cortisol

Para el diagnóstico, es necesario realizar un examen físico, en el cual se analiza cualquier problema de visión doble y campo visual. Además, también se estudia la pérdida de la visión lateral o periférica y la capacidad de ver en ciertas áreas.

Después, se realiza un análisis de la función endocrina para buscar cualquier signo de exceso o irregularidad hormonal. Se miden parámetros como los niveles elevados de cortisol, síndrome de Cushing o demasiada hormona del crecimiento.

Los exámenes más relevantes que ayudan a confirmar el diagnóstico son el de campo visual y la TC y la RM cerebral.

Lee también: 14 señales que te indican un nivel de cortisol alto

Tratamiento del adenoma hipofisario

Las opciones terapéuticas actuales incluyen:

  • Tratamiento farmacológico y sustitutivo hormonal: los medicamentos que bloquean la secreción hormonal pueden controlar los síntomas e, incluso, reducir el tamaño del tumor.
  • Técnicas radioterápicas: se suelen usar para disminuir el tamaño del tumor.
  • Cirugía del adenoma hipofisario: la extirpación de la mayoría de estos tumores es a través de la cavidad nasal. Sin embargo, en otros casos, se necesita hacer una craniotomía o apertura del cráneo.

La cirugía endoscópica nasal consiste en introducir por las fosas nasales un endoscopio, que se desliza entre el cornete medio y el tabique nasal, hasta localizar el agujero esfenoidal. Este orificio se amplía para conseguir una apertura suficiente del seno esfenoidal y visualizar el suelo de la silla turca para extraer el tumor.

La complicación más grave es la ceguera, en caso de que se dañe seriamente el nervio óptico. Además, el tumor o su extirpación pueden causar desequilibrios hormonales de por vida y provocar diabetes insípida. Este tipo de diabetes se caracterizada por los síntomas de micción frecuente y sed extrema.

  • Jaime, M. de, López, F., & Cabrera, G. (2003). Patología de los adenomas hipofisarios. Patología.

  • Betanzos, R. R., Gerardo, E., Pérez, D., Apolonia, S., Montaño, A., Sánchez, V., … Mendoza, C. (2009). Artículo de revisión Acromegalia. Mcm.

  • CARNEIRO, C. C., MENDES, B. B., & BASTOS, L. G. (2015). ADENOMA HIPOFISÁRIO: CORRELAÇÃO CLÍNICA, LABORATORIAL E RADIOLÓGICA. REVISTA DA UNIVERSIDADE VALE DO RIO VERDE. https://doi.org/10.5892/ruvrd.v13i1.1979