¿Qué es el Alzheimer? ¿Cómo afecta la nutrición en la enfermedad?

Sebastián Castaño · 12 junio, 2013
Dado que no se conocen sus casusas y no tiene tratamiento es importante que evitemos los factores que puedan desencadenarlo y que procuremos llevar una vida sana y practicar ejercicio

El Alzheimer es un trastorno neurodegenerativo y multifactorial, siendo esta la principal causa de demencia senil; para esta cruel enfermedad hasta el momento no existe cura, ni se han descubierto fármacos para detenerla. En esta enfermedad el deterioro cognitivo está directamente co-relacionado con la pérdida de la sinapsis neuronal, es decir la unión entre neuronas. Aún no se ha descubierto el por qué de esta pérdida, pero si que es un evento que aparece tempranamente dentro del desarrollo de la enfermedad.

Las membranas neuronales, están compuestas de un lípido llamado fosfolípidos, el cual está formado por procesos biológicos que se desarrollan en el cerebro, el cual es dependiente de algunos nutrientes como el omega-3,y la uridina entre otros, este fosfolípido también puede ser incrementado por otras vitaminas y antioxidantes que mejoran la disponibilidad de los nutrientes clave. Para tratar de reducir el avance de la enfermedad se recurre a ciertos inhibidores que frenan la descomposición de la acetilcolina.

Una enfermedad cada vez más diagnosticada

Se cree que en el mundo existen por lo menos 36 millones de personas con esta enfermedad, y el número parece ir en aumento. El factor de riesgo sin duda alguna es la edad, ya que la mayoría de los pacientes de alzheimer son personas de más de 65 años. La genética tiene mucho que ver, pero podemos encontrar otros riesgos como son: haber tenido traumatismos craneoencefálicos, el tabaquismo, alcoholismo, hipertensión arterial y la dieta. Cada uno de estos factores son estudiados cuidadosamente.

Los síntomas del Alzheimer

Las etapas de esta enfermedad afectan a cada paciente de manera muy diferente, pero se pueden notar algunos signos que hacen inconfundible el daño que se está presentando. El síntoma mas recurrente suele ser la pérdida de la memoria; los pacientes pueden olvidar palabras, nombres, objetos, entre otras cosas.

Estos síntomas en las primeras etapas de la enfermedad pueden no ser demasiado notorios, y se pueden confundir con los olvidos ‘normales’ de la edad, pero se deben tener en cuenta otros signos importantes como son: confundir lugares conocidos, frecuentes cambios de humor, la demora para realizar tareas diarias, se olvidan frecuentemente eventos recientes.
Rápidamente los síntomas se vuelven más frecuentes y aparecen otros nuevos, como repetir varias veces las mismas cosas, preguntan lo mismo una y otra vez, no reconocen a sus propios familiares. Cuando la enfermedad llega a su máxima expresión, el cerebro es afectado en todas sus funciones, llegando al grado de tener incontinencia y pérdida de toda funcionalidad.

La nutrición importa

Investigaciones recientes han demostrado que los niveles de algunos nutrientes, como ácidos grasos omega-3 y ciertas vitaminas son mucho más bajas en pacientes con esta enfermedad, que en personas sanas, sin embargo esto no quiere decir que consumiendo estos nutrientes estemos exentos de sufrir de alzheimer.
Hasta el momento no se conoce ningún tipo especial de alimentación que prevenga esta enfermedad, sin embargo existen estudios que indican que la dieta recomendada para reducir riesgos cardiovasculares es benéfica para retardar el avance de los síntomas de la enfermedad. Una alimentación rica en frutas y verduras, toda clase de pescados, y baja en azucares y almidones, favorece mucho la reducción de dichos síntomas, mas no previene la enfermedad como tal.