Qué es el cistoadenoma mucinoso gigante de ovario

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica Sara Viruega el 3 junio, 2019
Edith Sánchez · 6 junio, 2019
En general, el cistoadenoma mucinoso gigante de ovario no presenta síntomas, con excepción del aumento del perímetro abdominal. En muchos casos es confundido con un embarazo.

El cistoadenoma mucinoso gigante de ovario es un tumor benigno en la mayoría de los casos, que tiene lugar especialmente entre las mujeres adultas y de mediana edad. Es muy raro que se presente en las niñas o las adolescentes.

Entre el 15% y el 25% de los tumores ováricos corresponden a un cistoadenoma mucinoso gigante de ovario. Su principal característica es el gran tamaño que llega a alcanzar. De ahí que se le denomine como “gigante”.

Se estima que alrededor del 85% de estos tumores son benignos. Un 6% se consideran limítrofes, o con cierto potencial maligno y un 9% son tumores invasivos. Otras clasificaciones estiman que el 75% son benignos y el 25% restante, malignos.

Por lo general, el cistoadenoma mucinoso gigante de ovario de tipo benigno se desarrolla entre los 20 y los 50 años de edad. Los tumores malignos suelen aparecer después de los 50 años. En muchas oportunidades son confundidos con un embarazo.

Qué es el cistoadenoma mucinoso gigante de ovario

extirpación de ovarios

El cistoadenoma mucinoso gigante de ovario se define como una lesión neoplásica. Es decir, como una proliferación celular indiscriminada de un tejido que invade los tejidos adyacentes. En este caso, se deriva de las células epiteliales del ovario.

Se origina en una metaplasia o transformación del epitelio de las células de la capa que recubre el ovario, es decir, del mesotelio del ovario. Por sus características, tienen el potencial de alcanzar un gran tamaño.

Algunos cistoadenomas mucinosos gigantes de ovario contienen tejido epitelial de tipo intestinal. Estos tienen mayor potencial de malignidad y eventualmente pueden conducir a un cáncer de ovario. Actualmente, 1 de cada 70 mujeres desarrolla este tipo de cáncer a lo largo de su vida.

Principales características

tumor de ovario

El cistoadenoma mucinoso gigante de ovario se caracteriza por la presencia de varias glándulas y quistes, con un diámetro de entre 10 y 15 cm. Estos se hallan cubiertos por células epiteliales con abundante cantidad de mucina. Esta sustancia es el principal componente de las secreciones mucosas y salivales.

La característica más relevante de este tipo de tumores es su potencial para alcanzar gran tamaño. En 1982 se documentó la presencia de un cistoadenoma mucinoso gigante de ovario que pesó 87.7 kilogramos. Es el más grande reseñado en los últimos 50 años. Se cataloga como gigante al cistoadenoma mucinoso que supera los 12 kilogramos.

Este tipo de tumor de ovario tiene una forma circular, de color azul y textura lisa. A veces tienen una apariencia traslúcida y presentan tabiques internos. Estos se hallan compuestos por un líquido viscoso y transparente.

Es de anotar que el ovario nunca pierde la posibilidad de generar tumores. Por eso, estos pueden aparecer en cualquier edad de la vida femenina. Los tumores de ovario son una de las neoplasias más comunes en la mujer y resultan peligrosos, ya que no son perceptibles en etapas tempranas.

Leer también: ¿Cómo se detecta el cáncer de ovario?

Manifestaciones

La manifestación clínica más habitual es el aumento del perímetro abdominal. Este va acompañado por una masa intraabdominal, que resulta palpable al tacto. Rara vez hay dolor u otras manifestaciones, ni siquiera durante la exploración física.

En algunos casos, el excesivo crecimiento del tumor lleva a que se presente torsión, hemorragia o ruptura. Esto da lugar a síntomas de distensión abdominal, con dolor opresivo en el hipogastrio y otros síntomas gastrointestinales y urinarios.

Para confirmar el diagnóstico y establecer la malignidad o benignidad del tumor es necesario realizar pruebas de imagen. Por lo general, se acude a la ecografía y Tomografía Axial Computarizada (TAC) abdominales. La ecografía suele ofrecer gran confiabilidad al respecto.

Ante la sospecha de un quiste maligno que no se puede verificar mediante los estudios de imagen, es necesario efectuar una laparotomía exploratoria. Si el tumor es sintomático, debe ser valorado con la mayor prontitud.

Quizá te interese: Efectos secundarios del cáncer de ovario

Otros datos de interés

La información clínica señala que la mayor incidencia de los tumores ováricos se presenta entre los 35 y los 65 años de edad. Esta etapa corresponde al climaterio, fase en la cual se presentan múltiples modificaciones en la función reproductiva.

Aunque algunos tumores son hormonalmente activos, la gran mayoría generan solamente síntomas leves, hasta que alcanzan un gran tamaño. Las formas benignas, en especial, tienden a ser asintomáticas y suelen aparecer como un hallazgo accidental.

El mejor tratamiento para el cistoadenoma mucinoso gigante de ovario en una mujer de edad avanzada es la salpingooforectomía (extirpación del ovario y de su Trompa de Falopio) bilateral seguida de una histerectomía. En las mujeres más jóvenes siempre se busca preservar la fertilidad. El pronóstico, en general, es positivo tras la cirugía.

  • Sánchez Portela, C. A., García Valladares, A., & Sánchez Portela, C. J. (2012). Quiste gigante de ovario y mioma uterino. Presentación de un caso. Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río, 16(5), 188-196.
  • Jorge Aragón Palmero, F., Galbán González, J. A., Carvajal Ortiz, J. A., & Del Caso, P. (2010). Cistoadenoma seroso gigante de ovario. Reporte de un caso. Giant ovarian serous cystadenoma. A case report. MEDICIEGO.
  • Forteza Sáez, M., Pérez Trejo, M., García Socarrás, D., & Amanda Almeida Arias, D. (2017). Cistoadenoma mucinoso gigante de ovario de bajo grado de malignidad Giant mucinous ovarian cystadenoma of low malignancy. In Revista Cubana de Ginecología y Obstetricia.