¿Qué es el efecto de falso consenso?

En ocasiones el efecto de falso consenso nace de la necesidad que tenemos de mantener una valoración positiva de nosotros mismos, de forma que nos aporta confianza y un adecuado equilibrio psicológico

¿Crees que tus creencias son más compartidas con el resto de la gente ? ¿Piensas que tus opiniones o hábitos se encuentran entre los más elegidos? Cuidado, a veces no es lo que parece, podemos ser víctimas del efecto de falso contento.

¿Qué es el efecto de falso consenso?

El efecto de falso consenso es un sesgo cognitivo en el que las personas sobreestiman el “grado de acuerdo” que los demás tienen para con sus ideas, actitudes y comportamientos.

Las personas tienden a presuponer que sus propias creencias, opiniones, predilecciones, hábitos y comportamientos están entre las más elegidas y apoyadas por la mayoría. Es por lo tanto, una creencia errónea que maximiza la confianza que tenemos en nosotros mismos.

Un poco de historia sobre el efecto de falso consenso.

Ya, Freud aludió a este fenómeno, pero lo consideraba como un mecanismo de defensa conocido como “proyección”. Se refería a aquellas personas que detectaban en otros características que ellos mismos poseían, y de las que “no eran conscientes”, por su naturaleza amenazante. Por ejemplo, una mujer que se encuentre insatisfecha con su relación de pareja pero que no acepta la realidad, puede ver problemas que no existen en otras relaciones sentimentales.

En 1977, la Psicología Social realizó un experimento donde podemos observar este fenómeno. Se preguntó a una serie de estudiantes universitarios si estarían dispuestos a llevar un cartel colgado por el campus con el letrero “arrepentíos”.

Hubo algunos de los estudiantes que aceptaron y otros que no, como era de esperar. Lo interesante fue que luego se les pidió a todos que estimaran cuántas personas habían aceptado o rechazado llevar el cartel por el campus. Y se descubrió una tendencia muy interesante: las estimaciones de los estudiantes estaban inclinadas hacia lo que ellos mismos pensaban, es decir los estudiantes que habían aceptado llevar el letrero pensaban que el 60% de las personas también estarían dispuestos , mientras que entre los que lo habían rechazado, pensaban que solo el 27% estaría dispuesto a llevar el cartel. Es decir, cada grupo sobreestimó el número de personas que podían tomar su misma decisión.

efecto-de-falso-consenso

¿Dónde podemos encontrarle?

Este efecto puede estar presente, por ejemplo, cuando creemos que hay más personas que son de nuestro equipo de fútbol o de un partido político. No es que creamos necesariamente que haya un gran número de personas que compartan nuestras ideas políticas o preferencias por un equipo determinado, sino que nuestros cálculos sobre el número de personas que lo hacen, seguramente excede el número realmente existente.

Por eso es importante señalar, que la gente no siempre cree que sus creencias son compartidas por la mayoría. El efecto de falso consenso se refiere a una tendencia de la gente a sobreestimar la extensión de una creencia determinada. Pero sí que se conoce, que en algunos casos este efecto nace de la necesidad de deseo de mantener una valoración positiva de uno mismo, dándonos así confianza y manteniendo nuestro equilibrio psicológico.

Imagen cortesía de Jeremy opposite

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar