¿Qué es el ictus? ¿Es posible prevenirlo o detectarlo a tiempo?

Yamila Papa 24 abril, 2015

El ictus es una enfermedad que afecta los vasos sanguíneos, encargados de abastecer al cerebro de sangre. También se le llama ataque cerebro vascular, trombosis o embolia. Es muy importante saber qué es el ictus y si es posible prevenirlo o detectarlo a tiempo, ya que esta patología trae consecuencias muy graves, hasta la muerte.

Qué saber sobre el ictus

Cuando un vaso sanguíneo se rompe o se tapa por un coágulo o partícula, una parte del cerebro no puede conseguir el flujo de sangre necesario. Si muchos vasos están afectados, el cuadro es más grave. Las células nerviosas no reciben oxígeno, por lo tanto, mueren al cabo de algunos minutos.

Son muchos los factores de ictus. Algunos de ellos no se pueden controlar como, por ejemplo, la edad, los antecedentes familiares, la historia clínica, el sexo o la raza. La mayor parte de los riesgos pueden ser modificados y mejorados para evitar este problema.

Si la persona tiene más de 55 años, por cada década que viva se dobla el riesgo de padecer este problema. Más de la mitad de los pacientes son mujeres. Si algún familiar ha sufrido ictus, hay más probabilidades de padecerlo. Los de piel morena tienen más posibilidades de muerte y discapacidades por trombosis que los de piel blanca.

Ictus

Entre las causas “modificables”, podemos destacar:

Hipertensión

La presión arterial elevada es un factor de riesgo importante y grave.

Tabaquismo

Fumar está íntimamente relacionado con padecer ictus. Esto se debe a que los componentes del cigarrillo, como la nicotina, afectan el sistema cardiovascular y, además, quitan oxígeno a las células y sangre.

Anticonceptivos orales

El uso de este método de control de natalidad también puede aumentar el riesgo de padecer trombosis.

Diabetes

Esta enfermedad que afecta los niveles de azúcar en sangre, sumado al colesterol elevado y al sobrepeso, aumenta las posibilidades de sufrir este tipo de ataques en los vasos sanguíneos del cerebro.

Los síntomas del ictus son muy rápidos y súbitos. El desarrollo del ataque se efectúa en cuestión de minutos, pero las lesiones son irreversibles. Un derrame de este tipo puede ir empeorando con el correr de las horas, aunque esto es menos frecuente.

Ataque de panico

Cuando se está atravesando por un cuadro, los síntomas son:

  • Adormecimiento repentino de un lado del rostro, una pierna o brazo.
  • Confusión, problemas para hablar y para comprender palabras.
  • Dificultad para caminar, mareos, pérdida de la coordinación o del equilibrio.
  • Problemas para ver con uno o los dos ojos.
  • Dolor de cabeza repentino.
  • Parálisis facial.
  • Trastornos en la sensibilidad.
  • Sensación de vértigo sin causas aparentes.
  • Cambios en el comportamiento, aceleración.
  • Pérdida de la memoria.

Tipos de ictus

Existen dos tipos de ictus: isquémico y hemorrágico

Cuando se produce el ictus isquémico, los vasos son obstruidos por coágulos. En ese caso se denomina trombo cerebral o embolismo cerebral. Se produce por depósitos de grasa en los vasos (arteriosclerosis).

cerebro3

El ictus hemorrágico es causado cuando un vaso sanguíneo se rompe y la sangre irrumpe en el cerebro. Cuando esto ocurre, el tejido cerebral se comprime. Los aneurismas y las malformaciones arteriovenosas son consecuencias de este tipo de cuadro.

Consejos para prevenir el ictus

Entre el 60 y el 80% de los casos de ictus se puede prevenir. Algunos tips y  consejos para evitar este ataque en los vasos sanguíneos:

Conoce tu presión arterial

La hipertensión es uno de los factores de riesgo más importantes. Por lo cual, si se tiene la presión elevada, hay más probabilidades de que los vasos se rompan, además de obligar al corazón y a las arterias a hacer un mayor esfuerzo para que la sangre irrigue todas las células del cerebro. Trata de no consumir tanta sal, por ejemplo, para bajar la presión.

Hacer ejercicio de forma regular

Esto es clave para que el corazón esté bien fuerte y las arterias más limpias. El sedentarismo es un factor de riesgo para el ictus. Con caminar una hora al día es suficiente. Si se puede hacer más actividad física o deporte, bienvenido sea.

No fumar

Como ya se dijo antes, el tabaquismo quita oxígeno a las células y órganos del cuerpo. La nicotina provoca que las venas y vasos sanguíneos estén afectados y menos rápidos.

Dejar-de-fumar-como-hacerlo

Reducir el colesterol “malo”

La placa arterosclerótica está formada por grasa que se va acumulando en las paredes de las arterias. De esta manera, se obstruyen las vías de comunicación entre el cerebro y las demás partes del cuerpo. Comer menos fritos y más frutas puede disminuir los niveles de colesterol en sangre.

Evitar el sobrepeso

La obesidad está asociada con el colesterol, por ejemplo, y con los depósitos de grasa en ciertas áreas del cuerpo, pero también con el sedentarismo y las enfermedades coronarias. Si se reducen cinco kilos y se mantiene el peso a raya, es menos probable sufrir ictus.

Cuidar los niveles de azúcar en sangre

Otra de las condiciones que perjudican la salud cardíaca, sanguínea y cerebral. La diabetes reduce la capacidad del páncreas para producir insulina, pero también afecta a los vasos sanguíneos en general.

Adiós al estrés

Está comprobado que existe una estrecha relación entre los niveles de estrés elevado y los cuadros de ictus. Tener una vida más tranquila y no hacerse tanto problema por todo lo que ocurre puede alejarte de esta patología. Es decir, empieza a serenarte un poco, dejar de lado la ansiedad, los nervios y el estrés y vive una vida más calmada.

Te puede gustar