¿Qué es el ovario poliquístico y cómo tratarlo? - Mejor con Salud

¿Qué es el ovario poliquístico y cómo tratarlo?

El síndrome del ovario poliquístico suele aparecer en mujeres de entre 20 y 30 años de edad y puede provocar infertilidad o dificultades para concebir.

Como bien sabemos, los ovarios forman parte de los órganos sexuales femeninos y tienen la función principal de producir y secretar hormonas sexuales y óvulos.

A grandes rasgos, se trata de estructuras pares con forma ovalada, muy parecida a la de las almendras, de color grisáceo, que están fijados a ambos lados del útero y a la pared pelviana, además de que son de un tamaño muy pequeño y de poco peso.

Debido a sus características, se puede decir que los ovarios cumplen la misma función que los testículos masculinos. ¿Qué es el ovario poliquístico y cómo tratarlo?

¿Qué es el ovario poliquístico?

El ovario poliquístico (SOP) se trata de un síndrome o síntoma que consiste particularmente en un trastorno de las hormonas sexuales. Entre otras cosas, dicho padecimiento provoca dificultades para quedar embarazada, la aparición de quistes en los ovarios, cambios en el ciclo menstrual y, en general, algunos otros problemas de distinta naturaleza. También es conocido como síndrome de Stein-Leventhal y es considerada como una de las principales afecciones que se presenta entre las mujeres en edad reproductiva que, aunque sus causas y manifestaciones son diversas y complejas, se asocia la mayoría de las veces con aspectos genéticos.

Ovarios poliquisticos_2

Como lo decíamos, el ovario poliquístico provoca alteraciones en la producción de ciertas hormonas, principalmente de estrógenos y progesterona, las cuales son las encargadas de ayudar a los ovarios a liberar óvulos. Asimismo, este síndrome también afecta a los andrógenos que, tal y como su nombre lo indica, es una hormona masculina que sin embargo se suele encontrar en pequeñas cantidades en las mujeres. Por lo tanto, el síndrome de Stein Leventhal hace muy difícil que los ovarios de una mujer liberen óvulos maduros o completamente desarrollados. Esto implica que estos últimos no se desprenden desde aquellos, por lo que pueden provocar que se presenten pequeños quistes en esa parte del cuerpo.

En este sentido, un quiste es un tipo de protuberancia o bolsa que tiene un tejido propio y que la mayoría de las veces contienen material semisólido, fluidos o aire. Por su parte, es muy común que el síndrome del ovario poliquístico aparezca en mujeres jóvenes, de entre 20 y 30 años de edad, aunque en algunos casos también lo padecen adolescentes que empiezan a experimentar sus primeros ciclos menstruales. No obstante, esto último es muy raro. Pero, como lo mencionábamos anteriormente, las mujeres que presentan el SOP suelen tener algún familiar que lo tuvo o que por lo menos que sufrió los mismos síntomas o algunos muy parecidos.

¿Cuáles son los síntomas?

Entre los síntomas más comunes al respecto nos podemos encontrar con oligomenorrea y amenorrea. Es decir, ausencia o irregularidad en los ciclos menstruales, tanto en aparición como en la cantidad de fluido que puede ir de muy poco a abundante, según sea el caso. También, problemas de infertilidad debido principalmente por la falta de ovulación y trastornos metabólicos que ocasionan obesidad y cambios en la forma como se procesa la insulina. Por si fuera poco, no debemos olvidar que el SOP puede ocasionar serias alteraciones hormonales, gracias sobre todo a los andrógenos, como aumento del vello en el pecho y la cara, disminución de las mamas, engrosamiento de la voz, pérdida de cabello o alopecia, agrandamiento del clítoris, cebo excesivo que se manifiesta en forma de acné y acumulación o pliegues de grasa en zonas como las ingles, el cuello, las axilas y los senos.

¿Cómo se detecta?

Para detectar este padecimiento se deben de realizar algunas pruebas junto con el análisis de la historia clínica de la paciente. Comúnmente dichas pruebas consisten en un examen físico, especialmente pélvico, con el cual se pretende detectar la inflmación de los ovarios o del clítoris. Además se mide el índice de masa corporal (IMC), el peso y el tamaño del abdomen de la persona. Evidentemente, otros exámenes muy importantes que ayudan a estipular si la paciente padece el SOP son los de sangre. Con ellos se verifican los niveles hormonales de estrógenos, testosterona, así como de glucosa, lípidos, prolactina y de la tiroides. Finalmente, los doctores pueden sugerir, para estar más seguros, una ecografía vaginal o una laparoscopia pélvica. No hay que olvidar que el historial clínico del paciente debe tomar en cuenta si esta sufre de diabetes, hipertensión, obesidad y colesterol alto.

Tratamiento del ovario poliquístico

Ovario poliquistico

Después de haber realizado las pruebas y exámenes necesarios, si se detecta el síndrome de ovario poliquístico se debe de comenzar con el tratamiento. En primer lugar, un aspecto muy importante es reducir, en el caso que sea necesario, el peso corporal. Principalmente porque de esta manera se pueden tratar mejor otros padecimientos como la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto, además de que se tienen grandes posibilidades de que la paciente quede embarazada. Igualmente se suelen dar fármacos orales, especialmente pastillas anticonceptivas. Con ellas se regula la producción de los andrógenos, provocar que los ciclos menstruales sean más regulares, combatir los cambios físicos y la infertilidad y los problemas de acné. No obstante, para todo lo anterior también existen otras opciones como los medicamentos para la diabetes, hormonales, citrato de clomifeno, pastillas espironolactona o flutamida y crema de eflornitina.

En ciertos casos es necesaria una intervención quirúrgica para extirpar los quistes. Por supuesto, este tipo de operaciones únicamente se realizan en ciertos casos. Sobre todo cuando los quistes se han formado como tal y son imposibles de quitar mediante fármacos y u otro tratamiento. La operación para quitar los quistes es en realidad sencilla y no suele presentar efectos secundarios graves. Las intervenciones quirúrgicas también son una excelente opción para tratar la infertilidad. Es muy importante también tener en cuenta que las pacientes que tengan el SOP deben de ejercitarse constantemente mantener una alimentación adecuada. Igualmente, es sumamente peligroso someterse a un tratamiento de este tipo si no se hizo un buen diagnóstico, ya que las hormonas suelen ser algo muy delicado que solo pueden ser administradas por un verdadero especialista.

Cabe aclarar que este padecimiento es algo fácil de tratar y de solucionar, si es que se hace el tratamiento adecuado. En muchos casos el resultado final es que las pacientes quedan embarazadas, aunque con riesgos de padecer hipertensión arterial y diabetes durante la gestación. Por otra parte, las personas que padecen el SOP tienen más posibilidades de sufrir cáncer endometrial y de mama, así como esterilidad. Obviamente, si se presentan algunos de los síntomas que mencionamos anteriormente se debe visitar al médico especialista para determinar si se padece o no el síndrome de ovario poliquístico. Las mujeres en edad reproductiva son las más propensas, por lo que ellas deberían ser las principales interesadas.

Como sucede con cualquier otro tipo de padecimiento, el SOP puede tener efectos muy importantes en la paciente. Como lo dijimos, las mujeres pueden sufrir infertilidad o graves problemas para embarazarse. Como bien sabemos, la concepción es una de las mayores ilusiones de muchas parejas alrededor del mundo. Por lo tanto, es muy recomendable que se tomen las precauciones adecuadas para que, en caso de ser necesario, se comience cuanto antes el tratamiento. Las mujeres que padezcan este síndrome no deben de preocuparse, sino tener ánimo y fe gracias a que los grandes avances en la medicina actualmente hacen más fáciles las cosas.