¿Qué es el peristaltismo?

21 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
El peristaltismo es una función del cuerpo humano que sirve para desplazar ciertas sustancias dentro de los órganos tubulares que poseemos. En este artículo te contamos cómo funciona.

Se conoce como peristaltismo a las contracciones musculares que suceden en los órganos tubulares del cuerpo humano. Esto incluye al aparato digestivo y también al aparato urinario, donde estructuras con forma de tubos transportan sustancias.

Las contracciones de la peristalsis son organizadas y rítmicas. Tienen una frecuencia que es considerada normal y se realizan a través del músculo liso presente en las paredes de los órganos tubulares.

El músculo liso tiene la característica de ser autónomo, o sea, involuntario. No podemos darle órdenes conscientes a este músculo para que se contraiga, sino que depende exclusivamente de órdenes cerebrales sobre las que no decidimos el cuándo ni el cómo.

Cuando el cerebro recibe información sobre la presencia de un alimento en el tubo digestivo, envía la orden al músculo liso de los órganos implicados para que realicen determinados movimientos. Estos movimientos generan el desplazamiento de la comida desde la boca hasta el ano.

También se aplica el mismo mecanismo para el sistema urinario. Cuando el cerebro detecta la presencia de orina producida por los riñones, envía información para que los uréteres la transporten hasta la vejiga mediante peristaltismo.

Podríamos decir, entonces, que hay tres acciones principales de los movimientos peristálticos:

  • Propulsar los alimentos en el aparato digestivo
  • Circular la bilis en el sistema hepático, que es parte del aparato digestivo
  • Trasladar la orina en el aparato urinario

Los pasos que sigue el peristaltismo

Peristaltismo
El peristaltismo permite desplazar el bolo alimenticio a lo largo del sistema digestivo.

La peristalsis sucede rítmicamente y de manera organizada. Una vez ingresan los alimentos a la boca y son triturados, acceden al esófago. Allí, los movimientos peristálticos se encargan de trasladar el bolo alimenticio hasta el estómago. Estos mismos movimientos evitan que el bolo vuelva hacia arriba.

Cuando el estómago segregó el ácido gástrico y realizó las acciones pertinentes sobre el bolo, el siguiente paso es el intestino delgado. Será el peristaltismo el que se traslade las sustancias hasta el duodeno, el yeyuno e íleo. Aquí se sumarán los ácidos biliares de la vesícula.

En el intestino delgado la absorción de nutrientes depende de una buena peristalsis, ya que los movimientos bien realizados permiten el desplazamiento de las pequeñas sustancias hacia las paredes intestinales.

Finalmente, el alimento digerido será deshidratado en el intestino grueso. Aquí el movimiento coordinado desempeña un rol fundamental para la expulsión fecal hacia el exterior. Tanto el recto como el ano dependen de esos movimientos para concretar el último paso.

Sigue leyendo: Hábitos para evitar los problemas digestivos

Causas de un peristaltismo disminuido

Puede suceder que, debido a diversas razones que ahora explicaremos, los movimientos peristálticos sean más lentos que lo habitual. Eso puede llevar a la constipación en el aparato digestivo. Y la constipación puede acarrear problemas de salud.

Entre las causas más frecuentes de peristaltismo disminuido tenemos:

  • Edades extremas: tanto los ancianos como los niños pequeños tienen más posibilidades de constiparse, en razón de su edad y los déficits que esa edad produce en el músculo liso.
  • Diabetes: esta enfermedad afecta las transmisiones neurológicas en muchas regiones del cuerpo, incluido el sistema digestivo.
  • Enfermedad de Parkinson: también quienes padecen esta patología presentan mayor frecuencia de constipación.
  • Enfermedades autoinmunes: se registran movimientos peristálticos disminuidos en pacientes con esclerodermia, por ejemplo, o con polimiositis.
  • Medicamentos: algunos fármacos tienen como efecto adverso la constipación y disminución de la actividad peristáltica. Es importante conocer esa posibilidad antes de consumirlos y consultar con el médico que lo prescribe, para no asustarse llegado el caso.
El sistema digestivo de los niños
La edad pediátrica es una de las que más sufre cambios en el ritmo peristáltico.

Te puede interesar: Medicamentos antiespasmòdicos y anticolinérgicos

Causas de un peristaltismo aumentado

Así como pueden disminuir los movimientos peristálticos, también pueden aumentar más de la cuenta, provocando el efecto final de diarrea. Estas son las causas más frecuentes:

  • Infecciones bacterianas: los gérmenes que más comúnmente producen diarrea son la Escherichia coli, Salmonella y Shigella. Puede tratarse de una contaminación a partir de la ingesta de alimentos intoxicados o agua.
  • Infecciones virósicas: en la edad pediátrica se suceden aumentos de la peristalsis por virus comunes. Es fundamental el control médico en estos casos para evitar la deshidratación.
  • Medicamentos: así como ciertos fármacos tienen entre sus efectos adversos la constipación, otros provocan diarrea.
  • Enfermedades crónicas: algunas patologías de alta prevalencia en la población general tienen como síntoma asociado el aumento de los movimientos peristálticos. Clásicamente podemos mencionar a las disfunciones de la glándula tiroides.
  • Origen psicológico: en situaciones de estrés el intestino responde. Es lógico pensarlo ahora que sabemos que su movimiento depende del sistema nervioso que estimula el músculo liso.
  • Cirugía previa digestiva: aquellas personas que han sido sometidas a cirugía gástrica o intestinal, por diversas razones, pueden padecer a futuro cambios del ritmo peristáltico, ya sea por destrucción de las fibras nerviosas intervinientes o por el acortamiento del tubo digestivo.

En conclusión

El peristaltismo es una función normal y vital del organismo. Sin ella no podríamos vivir normalmente. Se encarga de transportar el alimento por el tubo digestivo y la orina en el sistema urinario.

Sin embargo, esa función normal puede verse alterada. Por eso, debemos consultar al profesional médico si notamos que nuestro ritmo evacuatorio cambia. Los médicos sabrán decirnos si se trata de un cambio momentáneo o es algo que requiere tratamiento específico.

  • Loeb, Gerald E., and Frances JR Richmond. "Method and apparatus to treat disorders of gastrointestinal peristalsis." U.S. Patent No. 6,895,279. 17 May 2005.
  • Quevedo Guanche, Lázaro. "Oclusión intestinal: Clasificación, diagnóstico y tratamiento." Revista Cubana de Cirugía 46.3 (2007): 0-0.
  • Angosto, María Cascales, and Antonio L. Doadrio Villarejo. "Fisiología del aparato digestivo." Monografías de la Real Academia Nacional de Farmacia (2014).
  • Philpott HL, Nandurkar S, Lubel J, Gibson PR. Drug-induced gastrointestinal disorders. Frontline Gastroenterol. 2014;5(1):49–57. doi:10.1136/flgastro-2013-100316