¿Qué es el spanking? Descubre todo sobre esta práctica sexual

24 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
El spanking es una práctica sexual en la que cada uno de los sujetos adopta un rol de dominador o dominado para obtener placer sexual mediante el castigo físico.

¿Te gusta dar o recibir nalgadas cuando tienes sexo con tu pareja? Pues bien, ese placer que se experimenta mediante estos “azotes” es lo que se conoce como spanking. Así pues, se trata de una práctica sexual que puede resultar muy divertida para muchas parejas.

Si bien es frecuente que las parejas lo integren con normalidad en su intimidad, hay personas que lo llegan a ver como una señal de agresividad. No obstante, siempre y cuando esté consensuado, puede llegar a ser un juego erótico muy divertido y excitante.

¿Qué es el spanking?

El término inglés spanking hace referencia a los “azotes” o nalgadas en la intimidad. Describe la práctica de golpear con la mano (o cualquier otro elemento) los glúteos de la pareja con fines eróticos. Las nalgadas, a su vez, pueden darse en diferentes niveles de intensidad. 

Ahora bien, más allá de los azotes, el spanking implica un complejo juego de roles, del tipo dominante/sumiso. Es decir, uno de los miembros de la pareja actúa como aquél que infringe una ley, mientras que el otro asume el rol de “castigado”.  

Preferencias de hombres y mujeres en el sexo.

Es muy importante que ambos miembros de la pareja acepten su rol en este juego, ya que de allí depende gran parte del placer. Si para alguno resulta desagradable o doloroso, su práctica impedirá alcanzar la plenitud al momento de tener relaciones sexuales.

Lee también: 6 hábitos de las parejas con una vida sexual muy activa

¿Cómo se practica?

Aunque el término es un poco extraño para muchos, el spanking es una práctica sexual que se hace con frecuencia entre las parejas. Como ya lo mencionamos, implica una serie de juegos de roles, en los cuales se cumplen determinadas fantasías; y entre los amantes del bondage es una práctica que no puede faltar.

Por supuesto, también resulta muy placentero para las parejas que prefieren otro tipo de intimidad. Se puede disfrutar en la clásica posición de perrito o como parte del jugueteo previo; todo dependiendo de las preferencias que tengan ambos.

Para practicarlo en pareja se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Pueden asumir roles en un juego de dominador/dominado.
  • Las nalgadas se pueden dar con la mano o elementos como correas, fuetes u otros instrumentos hechos de cuero, madera o plástico.
  • La excitación máxima se alcanza durante los azotes. Sin embargo, su nivel de intensidad deben adaptarse al gusto de la pareja.
  • La regla de oro en general es evitar los golpes violentos; no obstante, algunos sienten más placer conforme la intensidad de estos va aumentando.
  • El spanking puede ser parte de los juegos preliminares y alternarse con la estimulación oral o anal.

Accesorios para practicar el spanking

Instrumentos para practicar el spanking.

Además de las manos, es posible utilizar varios objetos para incrementar el placer:

  • Bastón: es un implemento o instrumento utilizado en la práctica del spanking, especialmente disciplinario. Generalmente se utilizan bastones trabajados.
  • Cinturón: un cinturón o cinto es una prenda en forma de banda flexible fabricada de cuero u otro material resistente que se coloca alrededor de la cintura para sujetar el pantalón o ceñir el vestido u otra prenda similar.
  • Rebenque: es un implemento procedente de Argentina y Uruguay. En sí, es un trozo de cuero vacuno diseñado para azotar al ganado.
  • Sobre las rodillas: en esta postura el spanker (azotador) está sentado y el azotado tumbado boca abajo sobre sus rodillaEs la postura más clásica y en ella existe un contacto corporal directo y permanente entre los dos participantes.

Descubre: 5 juguetes eróticos para mujeres

Consejos finales para disfrutarlo

Como cualquier otra práctica sexual, la clave para disfrutar al máximo el spanking es que la pareja tenga una buena comunicación. Los dos deben estar de acuerdo en todo para que la experiencia no se torne desagradable. Hablarlo previamente permite, entre otras cosas, establecer límites claros y sanos para ambos.

Establezcan límites, expresen con claridad lo que les gusta, lo que les gustaría y también lo que no. Sean respetuosos con lo acordado y no practiquen nada que no haya sido previamente consensuado. Recuerda que, según este estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México, la confianza y la comunicación con el otro siempre es lo más importante.