¿Qué es el test WISC? ¿A qué niños se aplica?

Virginia Martínez · 9 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 8 febrero, 2019
Aunque el test WISC puede aplicarse a cualquier niño de entre 6 y 16 años, está especialmente indicado para la detección de altas capacidades, trastornos de aprendizaje o discapacidades intelectuales.

La Escala Wechsler de Inteligencia para Niños o test WISC por sus siglas en inglés, es una herramienta diseñada para valorar el coeficiente intelectual en niños menores de 16 años. Desde la primera edición del test en 1949, éste ha ido mejorando y actualizándose, encontrándonos en la actualidad con la versión WISC-V aparecida en 2014A continuación, te presentamos las características más importantes del test WISC.

¿Qué es exactamente el test WISC?

Niño vestido de graduación con una pizarra de fondo
El test WISC tiene como objetivo evaluar el proceso de aprendizaje durante la etapa escolar.

La Wechsler Intelligence Scale for Children es un test de inteligencia aplicable a niños y adolescentes de edades comprendidas entre los 6 y los 16 años. Por tanto, abarca los niveles educativos de educación primaria y secundaria principalmente.

En sus inicios en 1949, el test era una versión de la escala de inteligencia para adultos de Wechsler-Bellevue. Sin embargo, tras diversas versiones, actualizaciones y mejoras, el test se ha convertido en una de las herramientas de medición del coeficiente intelectual para niños por excelencia.

En efecto, suele ser aplicado por psicólogos y especialistas en educación en escuelas y centros de todo el mundo. En la actualidad, el test aplicado es la versión WISC-V, lanzada en 2014. Además, su adaptación al español existe desde 2015.

¿Qué evalúa?

En líneas generales, el test WISC permite evaluar cuatro aspectos o índices de la inteligencia:

  • Comprensión verbal. Como su nombre indica, refleja la capacidad del niño de razonar verbalmente. En este caso, este aspecto se encuentra estrechamente relacionado con los conocimientos semánticos del niño. 
  • Índice visoespacial. Refleja la capacidad de comprender detalles visuales y relaciones para resolver puzzles y construir diseños geométricos. 
  • Razonamiento fluido. Refleja la capacidad de detectar relaciones entre objetos visuales. 
  • Memoria de trabajo. Refleja la capacidad de retener, y manipular información que se ha escuchado o visto. 
  • Velocidad de procesamiento. Refleja la capacidad del niño para tomar decisiones con precisión. 

Tras medir los diferentes aspectos, se compara la puntuación obtenida con los resultados de la media estándar de la edad del menor. En este sentido, la edad es un factor determinante en el resultado final, pues será la comparación con la media la que lo determine.

Precisamente por esta razón, aunque puede aplicarse a cualquier niño, el test WISC suele aplicarse a individuos cuyo coeficiente intelectual, por diversas razones, deba determinarse. Así, por ejemplo, el test suele utilizarse para diagnosticar altas capacidades, trastornos del aprendizaje o discapacidad intelectual.

Te recomendamos leer: Tres claves para educar en inteligencia emocional

¿Qué tipo de pruebas incluye el WISC?

Mujer jugando con unos niños en la mesa del colegio: pruebas manuales se incluyen en el test WISC
Las pruebas incluyen varias categorías entre las que se incluyen manuales, de lógica o de escritura.

El test WISC consta de 15 pruebas. En ellas, encontramos diez tipos de evaluaciones fundamentales:

  • Semejanzas y vocabulario para la evaluación de la comprensión verbal.
  • Cubos y puzzles visuales para la evaluación del índice visoespacial.
  • Matrices y balanzas para la evaluación del razonamiento fluido.
  • Dígitos y dibujos para la memoria de trabajo.
  • Claves y búsqueda de símbolos para la velocidad de procesamiento.

Además, por otra parte, las diferentes pruebas se clasifican también según el formato de los ítems, es decir, según el tipo de respuesta que admiten o el estímulo que presentan. Veamos, a continuación, algunos ejemplos:

  • Ítems de respuesta libre. Se trata de pruebas en las que, por ejemplo, el niño debe explicar semejanzas entre dos cosas, explicar conceptos, adivinanzas, etc.
  • Búsqueda de símbolos. El menor debe indicar si los símbolos que se le dan coinciden con un modelo dado.
  • Modelos que deben ser imitados. Debe reproducir con cubos una figura modelo propuesta en el cuadernillo. Además, otro tipo de pruebas de este tipo es completar una matriz (completar una serie) o indicar qué opción de las propuestas es la que completa una figura incompleta.
  • Problemas de aritmética. Resolver mentalmente problemas matemáticos simples.
  • Estímulos de reorganización. El niño debe organizar una serie de letras, números o dígitos desorganizados de mayor a menor, alfabéticamente, etc.
  • Estímulos a asociar: deben relacionarse imágenes con números, claves, símbolos. etc. Por ejemplo, una prueba característica es encontrar un animal en concreto en una página llena de imágenes de otras cosas o animales.

Dada la naturaleza de las pruebas, podemos observar cómo algunas de ellas son verbales, otras deberán realizarse con lápiz y papel y, finalmente, otras son manuales.

Te recomendamos: Cinco características de niños superdotados

¿Cómo se aplica el WISC?

El test WISC puede ser aplicado a cualquier menor de entre 6 y 16 años. Eso sí, debe ser llevado a cabo por un profesional cualificado. De este modo, puede realizarse en escuelas, públicas o privadas, de forma individual o colectiva, o bien por iniciativa de los padres con la supervisión de un profesional en un centro privado.

En este caso, los padres deben saber que el coste de la aplicación del test es elevado. Esto es así debido al precio del material en sí y de la formación específica que debe seguir el profesional.

Por otra parte, la duración del test dependerá de la velocidad de respuesta del niño, como es lógico. Sin embargo, en líneas generales, suele durar de una a una hora y media. Por su parte, el resultado suele ser inmediato, a excepción de cuando se aplica a muchos niños a la vez.

¿Cómo son los resultados?

Niño sentado a la mesa mirando un libro
El test WISC se aplica en casos en los sea necesario medir las capacidades del niño.

Según indicamos anteriormente, la puntuación obtenida se compara con la media estándar de la edad del niño que ha realizado el test. De este modo, el resultado podrá enmarcarse en una de las siguientes clasificaciones:

  • Por debajo del promedio
  • Promedio bajo
  • Promedio
  • Por encima del promedio
  • Superior
  • Muy superior

Como indicamos anteriormente, el test WISC está especialmente indicado en el caso de niños cuyo coeficiente intelectual, por diversas causas, deba ser medido. En este sentido, resulta especialmente útil su aplicación en casos de altas capacidades, discapacidad intelectual, trastornos de aprendizaje, disfunciones neuropsicológicas o trastorno de déficit de atención, entre otros.

  • Consejo General de Psicología, España (s.f.), Evaluación de la Escala de Inteligencia de Wechsler V para niños (WISC-V), https://www.cop.es/uploads/PDF/2016/WISC-V.pdf
  • Anaya, D. (2002). Diagnóstico en educación. Madrid. 
  • Kaufman, A. S., Raiford, S. E., & Coalson, D. L. (2016). Intelligent Testing with the WISC-V. Nueva York.