¿Qué es la exterogestación?

Luego de que el bebé pasa 9 meses en el vientre de su madre, necesita de 9 meses más muy cerca de ella. En este período, el bebé requiere de su mayor atención, amor y cuidados.

No bastan 9 meses de gestación para un bebé. Requiere de la madre por 9 meses más para recibir la mejor compañía en su primera etapa de vida. Si estás a punto de ser madre, será ideal que conozcas de este período llamado exterogestación y sepas cómo disfrutarlo.

Lo cierto es que tu pequeño recién nacido necesita pasar 9 meses más pegado a ti. Si te preguntas: ¿Qué es la exterogestación? Estás a punto de averiguarlo.

Aprende: ¿Cómo escoger el coche para el bebé?

Exterogestación: la etapa después del embarazo

Problemas durante la gestación.

Según Montagu (1985): “El nacimiento no sólo constituye el comienzo de la vida de la persona, sino que conlleva el final de la gestación”. Los 9 meses después del nacimiento constituyen una etapa de crecimiento y desarrollo físico, mental y emocional fundamental para el bebé.

En este período, el pequeño requerirá de la mayor cantidad de tiempo con su madre y de todo su amor.

¿Por qué son 9 meses más?

Como dice la gran frase: “Todo ocurre en su momento”. A  los 9 meses, los bebés ya desean caminar y hablar, es decir, comienzan a independizarse. Antes de ello, necesitan mucho de la compañía y de los cuidados de la madre. Con estos, se encuentran protegidos y reciben la ayuda requerida para empezar a crecer.

Hay casos en los cuales los bebés aprenden ciertas cualidades antes de los 9 meses, y es por la permanente compañía de su querida madre. Si deseas que este sea el caso de tu hijo, practica su caminata o háblale con más regularidad. El desarrollo humano que requiere un bebé tiene lugar junto a su madre. 

Conoce: 5 reflejos primitivos en los bebés.

Ideas para tener una gran exterogestación

1. A la hora de dormir

4 pasos para ayudar a dormir al bebé

Muchos padres prefieren la opción de tener al recién nacido en una cuna. Pues el mejor plan es dormir con ellos. La exterogestación implica, entre otras cosas, que el  bebé comparta la cama con sus progenitores. De esta manera, mantendrá un mayor contacto físico con su madre.

Así, sentirá la confianza de que está protegido y acompañado de los seres que ama. Sin embargo, es bueno que evalúes en los primeros días si tú y tu pareja se sentirán cómodos durmiendo con el bebé.

Algunos bebés descansan mejor en su cama, sin compañía. Pero si manejas algunos patrones de seguridad, seguramente pasarás lindas noches junto a tu bebé.

2. A la hora de trabajar

Según el sitio web americaeconomía.com, en el siglo XXI, el 70% de las mujeres a nivel mundial poseen un cargo laboral.

Si trabajas, no tienes por qué dejar de vivir esta hermosa etapa de la maternidad. Hoy en día, existen sostenedores para tu pequeño que te permiten estar a su lado, mientras realizas tus actividades en el trabajo.

Si tu jefe no ha vivido esta etapa, probablemente, no te permita estar con tu hijo al momento de trabajar. En estos casos, te sugerimos que:

  • Negocies estar con tu bebé mientras trabajas.
  • Establezcas un horario para ocuparte de ambos deberes.
  • Lleves algunos juguetes infantiles que puedan mantener tranquilo a tu bebé.

Para negociar con tu jefe la presencia de tu pequeño en el trabajo, explícale la importancia de esta etapa, de la exterogestación. De esta forma, posiblemente, entienda tu posición y te ayude a lidiar con tus responsabilidades laborales y maternales.

3. A la hora del baño

madre-bebé

Resulta reparador refrescarse con un rico baño, y más si lo compartes con tu lindo bebé. Si te animas a hacerlo, a continuación te mencionamos algunos tips para que disfrutes de este momento de conexión con tu hijo:

  • Tener una ducha o bañera con espacio para los dos.
  • Que el espacio de baño para tu bebé sea seguro y acorde a su pequeño tamaño.
  • Comprar juguetes que se puedan usar en el agua.

Mantén buenas medidas de seguridad en cuanto a tu bebé para que ambos puedan disfrutar de este momento de la mejor manera.

4. A la hora de comer

También, puedes tener tu desayuno, almuerzo o cena con tu nuevo hijo. Una media hora antes, prepara su comida y la tuya para que coman juntos en el comedor o donde ambos se sientan más cómodos.

Hay distintos espacios para vivir este momento, pero busca uno donde su comida no se derrame. Si el lugar cuenta con mesas, sillas y la temperatura adecuada, podrás disfrutar tranquillamente de este momento con el gran amor de tu vida: tu hijo.