¿Qué es la hidrocortisona?

23 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La hidrocortisona tiene efectos mineralcorticoides y glucocorticoides. Los primeros alteran el equilibrio de líquidos y electrolitos, lo que facilita la reabsorción de sodio y de hidrógeno, así como la excreción de potasio. En consecuencia de ello, resulta eficaz en caso de edema e hipertensión.

La hidrocortisona es el nombre que recibe el fármaco que contiene la hormona cortisol. Este medicamento se puede encontrar en el mercado bajo el nombre de hidrocortisona o bajo diferentes marcas comerciales.

Se encuentra disponible para diferentes vías de administración, según sea necesario. Existen preparados para la administración por vía oral, inyección para aplicación por vía intravenosa y en pomada para la vía tópica.

Está indicada para el tratamiento de diferentes enfermedades, como por ejemplo la insuficiencia adrenocortical, el síndrome adrenogenital, hipercalcemia, inflamación del tiroides, artritis reumatoides, en asma y en la EPOC. No obstante, lo veremos más adelante con más detalle.

La hidrocortisona se descubrió ya en el año 1955 y está incluida en una lista que creo la OMS (Organización Mundial de la Salud), en la que se señalan los medicamentos que un sistema de salud tiene que tener a su disposición.

Indicaciones principales de la hidrocortisona

Hidrocortisona en crema
La hidrocortisona es un fármaco corticoide que se emplea para el alivio de procesos inflamatorios. Puede encontrarse en tabletas, inyecciones o cremas de uso tópico.

La hidrocortisona se clasifica como un fármaco corticoide, por lo que se puede emplear en numerosas situaciones. En primer lugar, la hidrocortisona alivia los procesos inflamatorios, por lo que se administra como un medicamento antiinflamatorio en los casos que se precisen.

También tiene efectos inmunosupresores. Debido a ello, se puede utilizar en enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide (a lo que se le suma su efecto antiinflamatorio). A su vez, se administra en pacientes con asma u otras afecciones pulmonares.

La hidrocortisona puede estar indicada para tratar o prevenir reacciones alérgicas y para el tratamiento de diferentes cánceres como la leucemia, el linfoma o el mieloma múltiple.

Por otra parte, se usa como terapia de reemplazo de esteroides en afecciones que cursan con una insuficiencia de la glándula suprarrenal, tal y como muestran los resultados de los estudios. Este tipo de enfermedades se desarrolla con una disminución en la producción necesaria de esteroides.

Otras indicaciones de la hidrocortisona son:

  • Estimular el apetito en pacientes con cáncer que presenten problemas graves de este tipo.
  • La pomada se utiliza para tratar reacciones cutáneas de carácter alérgico, así como para aliviar los síntomas de picazón, enrojecimiento e inflamación.
  • Prevención y tratamiento de las náuseas y vómitos asociados a alguna terapia anticancerígena, como la quimioterapia.

Lee también: Urbason: usos y efectos secundarios

Mecanismo de acción: ¿cómo ejerce la hidrocortisona el efecto en el organismo?

Los efectos desencadenados por la hidrocortisona, así como la de todos los corticoesteroides endógenos secretados por la corteza suprarrenal, se deben a las modificaciones enzimáticas que producen, no por una acción concreta de la hormona.

La hidrocortisona tiene efectos mineralcorticoides y glucocorticoides. Los primeros alteran el equilibrio de líquidos y electrolitos, lo que facilita la reabsorción de sodio e hidrógeno, así como la excreción de potasio. En consecuencia de ello, resulta eficaz en edema e hipertensión.

En cuanto a los efectos glucocorticoides están implicados en otras rutas metabólicas tales como:

  • Gluconeogénesis.
  • Redistribución de la grasa.
  • Metabolismo de las proteínas.
  • Equilibrio del calcio.

Por otra parte, la hidrocortisona también presenta efectos antiinflamatorios, lo cuales se deben a la capacidad que tiene de inhibir la fosfolipasa A2, que es una molécula que pertenece a la familia de las lipocortinas.

Estas sustancias modulan la síntesis de los mediadores inflamatorios. Por lo tanto, al estar inhibidas, no se pueden sintetizar estas moléculas y se mejora el cuadro inflamatorio.

Finalmente, cabe mencionar que también inhibe la liberación de la hormona adrenocorticotrópica de la glándula pituitaria. Este efecto hay que tenerlo en cuenta, ya que si se administra a altas dosis y durante un largo período de tiempo, la corteza suprarrenal se puede atrofiar.

Reacciones adversas de la hidrocortisona

hidrocortisona
La hidrocortisona no está exenta de contraindicaciones y efectos secundarios. Por ello, debe administrase con precaución, bajo la supervisión del médico.

La hidrocortisona, al igual que todos los medicamentos en el mercado, no está exenta de desencadenar una serie de efectos secundarios. Las reacciones adversas se definen como todos aquellos eventos esperables que se producen de forma indeseable y no intencionada con el tratamiento de un fármaco.

Es importante tener en cuenta que no todas las personas padecen estas reacciones o no las manifiestan de la misma forma. Los efectos varían de un paciente a otro. Además, suelen ser reversibles y suelen desaparecer por sí solos con el tiempo. En cuanto a los más comunes, es decir, que presentan una prevalencia mayor al 30% son:

  • Aumento de apetito.
  • Náuseas.
  • Dolor de estómago.
  • Insomnio.
  • Retención de líquidos.

Descubre también: ¿Por qué sufrimos de retención de líquidos?

Conclusión

La hidrocortisona es el nombre que recibe el cortisol cuando se administra como medicamento. Se utiliza para tratar muchas patologías . Además, siempre debes seguir las recomendaciones del médico, ya que un mal uso del mismo puede desencadenar reacciones indeseadas en la salud.

  • Comité de Medicamentos de la Asociación Española de Pediatría. (2015). Hidrocortisona. Pediamécum.
  • Serra, H. A., Roganovich, J. M., & Rizzo, L. F. L. (2012). Glucocorticoides: paradigma de medicina traslacional de lo molecular al uso clínico. Medicina.
  • De Castro, M., & Elias, L. L. K. (2003). Insufici??ncia adrenal cr??nica e aguda. Medicina.