¿Qué es la hiperglucemia?

3 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
La hiperglucemia es el aumento de los valores de azúcar en la sangre. Si bien la diabetes no es la única causa, sí representa la principal. En este artículo te contamos de qué se trata esta condición y cómo se puede detectar.

Cuando hablamos de hiperglucemia estamos hablando de altos niveles de glucosa en la sangre. Hiperglucemia es el término médico para referirse a esta elevación de los valores de azúcar dentro tejido sanguíneo.

Al consumir alimentos estamos consumiendo glucosa, inclusive con muchos alimentos que no identificamos necesariamente como dulces. Esa glucosa que ingresa al cuerpo debe ir a las células para que estas trabajen.

Si hay un problema para que el azúcar ingerida ingrese a las células, la misma queda dando vueltas en la sangre. Eso genera la hiperglucemia. Casi siempre la hormona que está implicada en este desbalance es la insulina, cuya función primordial es lograr que la glucosa se introduzca a los órganos.

Niveles de azúcar en la sangre

Un valor de azúcar en la sangre considerado normal para una persona que está en ayunas, oscila entre 70 y 110 mg/dL. Si se detectase un valor mayor a 110 mg/dL, pero menor a 140 mg/dL, estaríamos ante una intolerancia a la glucosa. Es una situación intermedia previa a la diabetes.

Finalmente, si los valores de glucemia en ayunas son superiores a 140 mg/dL repetidas veces, o superiores a 200 mg/dL en una única medición en cualquier momento del día, entonces se diagnostica diabetes. La diabetes es la enfermedad por excelencia de la hiperglucemia.

Causas de la hiperglucemia

Como ya adelantamos, la situación de fondo que está detrás de la mayoría de las hiperglucemias es la enfermedad que conocemos como diabetes. Muchos se enteran de que padecen la patología al realizarse un examen de sangre de rutina, y otros al consultar por ciertos síntomas raros que comienzan a experimentar.

En la diabetes puede haber una baja respuesta de las células a la hormona insulina (Diabetes tipo 2), o bien, puede haber directamente una baja producción de insulina en el páncreas humano (Diabetes tipo 1). El segundo caso es el que requiere indefectiblemente de insulina en forma de medicamentos.

Pero no sólo la diabetes es causal de hiperglucemia. También las siguientes situaciones pueden generarla:

  • Ingesta de corticoides: cuando por alguna otra patología somos medicados con corticosteroides, como la dexametasona, la betametasona o la prednisona, podemos aumentar nuestros niveles sanguíneos de azúcar. En general, al suspender la medicación los valores regresan a la normalidad.
  • Infecciones: el padecimiento de infecciones por microorganismos externos produce hiperglucemia momentánea. También, una vez resuelta la infección, los valores se normalizan.
  • Embarazo: existe una condición conocida como diabetes gestacional, que consiste en la elevación de los valores de glucosa en la sangre de las embarazadas. Esta hiperglucemia puede persistir hasta doce semanas después del parto y requiere controles estrictos.
  • Alimentación parenteral: si un paciente recibe nutrición a través de sus venas porque no puede alimentarse oralmente, puede causar una desregulación de su mecanismo de insulina. En ese caso registrará episodios de hiperglucemia que deberán corregirse modificando la fórmula del alimento intravenoso que reciba.
hiperglucemia y diabetes gestacional
La diabetes gestacional es una causa de hiperglucemia. La misma puede persistir hasta doce semanas después de dar a luz. Por eso, requiere controles estrictos.

Sigue leyendo: Cómo controlar la pre-diabetes: consejos claves

Síntomas

Los síntomas de la hiperglucemia suelen manifestarse con lentitud. Como ya dijimos, hay personas que se enteran de que padecen diabetes al realizarse un control de rutina. No siempre la hiperglucemia es sintomática. Los tres síntomas clásicos de la elevación del azúcar en sangre son:

  • Polidipsia: aumento de la sed
  • Poliuria: aumento de la cantidad de orina
  • Polifagia: aumento del apetito

Si la hiperglucemia se prolonga en el tiempo aparecerán problemas mayores. Uno de los indicios son las infecciones que no se resuelven rápidamente, así como las heridas que no cicatrizan como deberían. Ambos signos evidencian altos niveles de azúcar que se han venido sosteniendo en el tiempo.

Los síntomas más peligrosos son los que aparecen más tarde. Suelen afectar sistemas del cuerpo humano específicos, como el sistema nervioso, el sistema circulatorio y los órganos de la visión.

Retinopatía diabética
Una hiperglucemia no controlada puede causar a largo plazo graves complicaciones en la salud visual.

Sigue descubriendo: 7 pistas para detectar la diabetes

Consecuencias de la hiperglucemia

La persistencia de los síntomas de hiperglucemia es muy peligrosa. Las consecuencias de perpetuar el azúcar elevado en la sangre pueden ser mortales. Entre las enfermedades que se derivan de esta situación tenemos:

  • Insuficiencia renal
  • Retinopatía: alteraciones en la retina ocular con pérdida de la visión
  • Cardiopatía: afecciones del corazón
  • Vasculopatía: problemas circulatorios en general, sobre todo en los vasos más pequeños del cuerpo
  • Neuropatía: cambios en la conducción nerviosa de los nervios de las manos y los pies

La consecuencia más peligrosa y aguda de la hiperglucemia es la cetoacidosis diabética. Esto sucede cuando, al haber tan poca insulina en el cuerpo, el organismo debe recurrir a la grasa para generar energía.

El ser humano obtiene energía de la grasa, pero si lo hace a gran escala y en muy poco tiempo, el metabolismo de los lípidos genera cetonas. Las cetonas son tóxicas si se acumulan en demasía.

La cetoacidosis diabética requiere tratamiento inmediato como una urgencia médica. Las primeras medidas consisten en reponer líquidos y aplicar insulina intravenosa para detener la producción de cetonas. Hacerlo a tiempo salva la vida de los pacientes.

  • Martínezc, V. Bertomeu, et al. "Tratamiento de la hiperglucemia en el hospital." Med Clin (Barc) 132.12 (2009): 465-475.
  • Cabezas, Ó. Rubio, and Jesús Argente. "Diabetes mellitus: formas de presentación clínica y diagnóstico diferencial de la hiperglucemia en la infancia y adolescencia." Anales de Pediatría. Vol. 77. No. 5. Elsevier Doyma, 2012.
  • Gomez-Peralta, Fernando, et al. "Recomendaciones de la Sociedad Española de Diabetes (SED) para el tratamiento farmacológico de la hiperglucemia en la diabetes tipo 2: Actualización 2018." Endocrinología, Diabetes y Nutrición 65.10 (2018): 611-624.