¿Qué es la hipoclorhidria?

7 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
En la hipoclorhidria está disminuida la producción de ácido clorhídrico en el estómago. Aunque pareciese ser una solución para problemas como la gastritis, en realidad es una situación patológica. En este artículo te contamos cómo se genera y qué se puede hacer para contrarrestarla.

La hipoclorhidria es la producción disminuida en el cuerpo humano de la sustancia conocida químicamente como ácido clorhídrico. La misma se encuentra dentro del estómago en un ambiente controlado.

El ácido clorhídrico –HCl según sus símbolos químicos- cumple una serie de funciones específicas en el estómago. Estas funciones son básicamente de protección frente a los agentes externos y de digestión.

El estómago produce ácido clorhídrico a través de unas células especializadas del estómago. Las células productoras del ácido son estimuladas por la sustancia histamina, que a su vez es estimulada por la hormona gastrina. A la inversa, cuando el ácido es suficiente o excesivo, el mismo estómago indica al cuerpo que ya no se estimule con gastrina.

En condiciones normales, si el sistema de autorregulación funciona, no habrá gastritis ni hipoclorhidria. Si la generación de ácido clorhídrico disminuye muy por debajo de los niveles deseados, entonces sí se habla de hipoclorhidria, y hasta de aclorhidria cuando no se genera nada de ácido.

Entre las propiedades del ácido clorhídrico en el estómago tenemos que:

  • Desnaturaliza las proteínas que ingerimos para poder procesarlas.
  • Participa en el proceso digestivo de los hidratos de carbono.
  • Destruye microorganismos nocivos que pudiesen ingresar al cuerpo con la comida.

Aunque parezca una situación sin gravedad, se ha asociado la hipoclorhidria al cáncer de estómago. Pacientes que padecen el trastorno por largo tiempo son más propensos a esta neoplasia.

Causas de hipoclorhidria

A través del tiempo se han determinado diversas causas de la hipoclorhidria. Entre ellas, las más importantes son:

  • Estados de estrés y ansiedad: una de las causas más importantes de hipoclorhidria. Ante el estrés pueden las células dejar de producir ácido clorhídrico.
  • Envejecimiento: con el paso de los años nuestras células pierden funciones a causa del deterioro propio de la edad. Entre estas funciones perdidas está la secreción hormonal correcta, pudiendo afectarse la gastrina. También las células productoras de ácido clorhídrico envejecen y ralentizan su metabolismo. Se calcula que entre los mayores de sesenta años hay un treinta por ciento de prevalencia de hipoclorhidria.
  • Uso abusivo de antiácidos: personas que padecen gastritis a repetición corren el riesgo de utilizar en demasía medicamentos como la ranitidina o el omeprazol. Estos fármacos bloquean la producción de ácido para aliviar los síntomas de gastritis. Sin embargo, aunque es el efecto deseado, en un uso desmedido pueden llevar al a hipoclorhidria.
  • Trastornos de la hipófisis: cuando este órgano funciona incorrectamente se puede alterar la vía de comunicación hormonal entre gastrina e histamina.
  • Hipotiroidismo: como enfermedad que afecta muchas funciones corporales, la baja presencia de hormonas tiroideas también afecta el eje hormonal de gastrina e histamina.
  • Cirugías gástricas: algunos procedimientos sobre el estómago que son invasivos tienen como efecto adverso la alteración en la producción de ácido clorhídrico. Sobre todo cirugías donde se reseca parte del órgano, derivan en hipoclorhidria posteriormente.
Dolor de estómago por hipoclorhidria
La hipoclorhidria altera la digestión de los alimentos y se acompaña con molestias como los gases y la hinchazón.

Sigue leyendo: Qué es el síndrome de dumping

Síntomas de la falta de ácido gástrico

No es tan fácil determinar que hay baja producción de ácido clorhídrico. La hipoclorhidria tiene síntomas que son similares a otras patologías y confunde su presentación con otros cuadros.

Ante la sospecha, los médicos cuentan con algunos procedimientos diagnósticos para descartar otras enfermedades. De todos modos, se sabe que en la hipoclorhidria es común padecer:

  • Alteraciones en la digestión de las carnes: tras comer alguna carne el cuerpo no la procesa adecuadamente ni con la velocidad que debiese.
  • Gases e hinchazón: la digestión más lenta a causa del déficit de ácido clorhídrico produce más gas intestinal.
  • Anemias: en la hipoclorhidria se absorben menos nutrientes, entre ellos el hierro y la vitamina B12, lo que puede derivar en cuadros de anemia crónicos, difíciles de controlar.
  • Gastroenteritis: como falla la protección ante los microorganismos externos aparecen gastroenteritis infecciosas a repetición.
  • Colesterol elevado: al faltar el ácido clorhídrico para ayuda en la digestión, se altera el proceso de absorción de grasas, con la consiguiente posibilidad de que las mismas se disparen en la sangre.
Bacterias en el estomago.
La hipoclorhidria favorece el ingreso de microorganismos patógenos al sistema digestivo.

Sigue descubriendo: Tratamiento de la dispepsia

Tratamientos para la hipoclorhidria

Si el médico detecta una patología de base que causa la hipoclorhidria, como, por ejemplo, el hipotiroidismo, focalizará su tratamiento en dicha enfermedad. Una vez solucionado el trastorno de base deberían desaparecer los síntomas.

Por el contrario, si la hipoclorhidria no tiene una causa clara, se tomarán medidas generales. Estas pautas ayudan a que el cuerpo humano recupere la producción adecuada de ácido clorhídrico. Estas medidas son:

  • Masticar lentamente: el masticado indica al cuerpo que comenzará la digestión, por lo que se activan los mecanismos acordes a ello. Mientras se mastica se pone en funcionamiento la hormona gastrina, entre otras.
  • Infusiones calientes: el uso de bebidas calientes tras el almuerzo o la cena estimulan la producción de ácido clorhídrico. Es un mecanismo natural que puede aprovecharse. Lo contrario sucede con el agua fría, que no se indica en la hipoclorhidria porque inhibe la generación de ácido gástrico.
  • Sustancias naturales: el vinagre de manzana, la miel y la sal marina son productos que se asocian a la estimulación del ácido clorhídrico. Se trata sólo de adyuvantes en el marco de otras medidas que deberían tomarse en el caso de padecer hipoclorhidria.

En definitiva

La baja producción de ácido clorhídrico puede ser el detonante de varias molestias digestivas. Incluso, se asocia con anemia y niveles de colesterol alto. Por eso, conviene recibir un diagnóstico oportuno y, así, determinar el tratamiento adecuado según la causa.

  • Lussana F, Betti S, et cols. Evaluation of the prevalence of severe hyperhomocysteinemia in adult patients with thrombosis who underwent screening for thrombophilia. Thromb Res. 2013 Dec;132(6):681-4
  • Robles Calderón, Javier Alejandro. Incidencia de la hipoaclorhidria o aclorhidria y nitritos en la mucosa gástrica como desencadenante de la atrofia y metaplasia gástrica en pacientes atendidos en el área de gastroenterología del hospital de Solca-Riobamba. MS thesis. Universidad de Guayaquil. Facultad de Ciencias Químicas, 2013.
  • Bendezu, Rogger Alvaro, et al. "¿ SON SEGUROS LOS INHIBIDORES DE LA BOMBA DE PROTONES?." SESIONES HOSPITALARIAS 2011-2012 COMPLEJO HOSPITALARIO TORRECÁRDENAS: 39.