¿Qué es la bursitis trocantérea?

20 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Desde los años 60, la infiltración de glucocorticoides ha sido el tratamiento de elección de las bursitis trocantéreas.

La bursitis trocantérea es una inflamación e irritación de la bursa del hueso lateral de la cadera. La bursa es un saco lleno de fluido que actúa como cojín entre los músculos, tendones, huesos y articulaciones.

Hay dos bolsas mayores en la cadera que típicamente sufren irritación e inflamación:

  • Una bolsa cubre la protuberancia ósea del hueso de la cadera, llamada trocánter mayor. La inflamación de esta bolsa es la bursitis trocantérea.
  • Otra bolsa, la del psoas-ilíaco, está ubicada en la parte interna de la cadera. Cuando esta bolsa se inflama, la condición también es llamada bursitis de cadera. Sin embargo, el dolor se da en el área de la ingle. Esta condición no es tan común, pero se trata de manera similar.

Factores de riesgo y causas

bursitis trocantérea

La bursitis trocantérea puede afectar a cualquier persona. Sin embargo, la incidencia es más común en mujeres y en personas de mediana edad y ancianos.

Existen una serie de factores de riesgo que facilitan la aparición de esta lesión en la cadera. Entre ellos podemos encontrar:

  • Lesión por sobrecarga repetitiva o uso excesivo: esta lesión puede ocurrir cuando se corre, se suben escaleras u otras actividades que requieran movimientos repetitivos.
  • Lesión de cadera: cuando se sobrecarga la cadera, es fácil que esta se lesione. También cuando se golpea o te acuestas sobre un lado de la misma durante un período de tiempo largo.
  • Enfermedad de columna: como por ejemplo la esclerosis, artritis u otros problemas de columna.
  • Diferencia del largo de las piernas: muchas personas tienen una diferencia en la longitud de sus piernas. Esta afectación, a lo largo afecta a la bursa de la cadera.
  • Cirugía: la cirugía alrededor de la cadera o los implantes prostésicos en esta articulación pueden irritar la zona y causar bursitis trocantérea.
  • Espolones óseos o depósitos de calcio: pueden desarrollarse en los tendones que unen los músculos al troncánter. Pueden afectar a la bolsa y causar la inflamación.

Síntomas de la bursitis troncatérea

Es característico de la bursitis troncatérea el dolor en el lateral de la cadera, en la zona del troncáter mayor. Este dolor puede incluso extenderse por la parte superior de la pierna hasta llegar a la rodilla, siguiendo el recorrido de la banda iliotibial.

Quizás también te interese leer: Prevenir el dolor de cadera: 6 consejos que te ayudarán

Este síntoma puede ser más intenso cuando el paciente se tumba o se sienta sobre el lado involucrado, al cruzar la pierna afectada sobre a otra, al subir escaleras, después de hacer ejercicio o tras estar mucho tiempo sentado o tumbado.

Diagnóstico de la bursitis trocantérea

Para el diagnóstico de la bursitis troncatérea, el médico hará un examen físico completo. Tratará de buscar el dolor palpando por la zona afectada.

Además, también puede requerir que el paciente realice otras pruebas con el fin de descartar otras lesiones o complicaciones posibles. Entre estas pruebas se encuentran:

  • Rayos X: suelen ser inespecíficos. En un 40% de los pacientes se detectan microcalcificaciones sobre el área troncatérea o irregularidades en el contorno del troncáter mayor que no parecen tener significación clínica. Es útil para descartar coxopatía o una troncanteritis infecciosa.
  • Tomografías de hueso: permite objetivar alteraciones óseas y depósitos calcáreos parilesionales.
  • Resonancia magnética: muestra una señal inespecífica de alta intensidad en la zona del troncáter mayor.
  • Gammagrafía.
  • Técnicas ecográficas.

Tratamiento de la bursitis trocantérea

dolor de cadera

Desde los años 60, la infiltración de glucocorticoides ha sido el tratamiento de elección de las bursitis trocantéreas.

No obstante, veremos diversos tipos de tratamiento según su metodología. En este sentido existen tratamientos no quirúrgicos y tratamientos quirúrgicos.

Tratamiento no quirúrgico

Muchos pacientes sienten alivio llevando a cabo cambios de hábitos de vida como por ejemplo:

  • Modificar la actividad que empeora los síntomas
  • Administración de medicamentos AINEs como el ibuprofeno, para aliviar la inflamación y el dolor.
  • Utilizar dispositivos de ayuda, como el bastón para caminar.

Además, también es útil la terapia física. Esta ayudará a fortalecer y aumentar la flexibilidad de la cadera.

Y, finalmente, como hemos mencionado al principio, se utiliza la inyección de esteroides, que sigue siendo el tratamiento más eficaz. No obstante, es importante limitar el número de inyecciones, dado que el uso prolongado puede dañar los tejidos circundantes.

Tratamiento quirúrgico

Este tipo de tratamiento se reserva para los casos más graves. Si la bolsa permanece inflamada y sigue doliendo después de intentar todos los tratamientos mencionados anteriormente, el médico puede indicar que la mejor opción es la cirugía.

Lee también: ¿Qué es la bursitis? ¿Cómo se trata?

La técnica que se está utilizando últimamente es la remoción artroscópica de la bolsa. Con este método, la bolsa se remueve a través de una pequeña incisión de la cadera, utilizando un artroscopio o cámara pequeña.

  • Mas Garriga, X., & Barraquer Feu, M. E. (2013). Bursitis trocantéreas. FMC – Formación Médica Continuada En Atención Primaria. https://doi.org/10.1016/s1134-2072(02)75567-9
  • Zarco Montejo, P., Mazzucchelli Esteban, R., & Quirós Donate, F. J. (2000). Técnicas de infiltración en cadera y pie. Medifam (Madr.).
  • Capote, N., Escudero, M., Aranda, C., Martín, N., & Calvo, C. (2011). Tratamiento de la Bursitis Trocantérea con iontoforesis. ULPGC.