Qué es la dieta lipofídica y cómo hacerla de la manera adecuada

Brunilda Zuñiga 4 septiembre, 2018
Aunque sus resultados pueden resultar muy llamativos, es fundamental contar con la supervisión de un médico antes de adoptar la dieta lipofídica por nuestra cuenta para así evitar complicaciones.

Con la gran demanda que existe de opciones para perder peso, cada día aparecen nuevas opciones que prometen ayudarte a bajar kilos. Hoy te hablaremos de la nueva moda: la dieta lipofídica.

Esta dieta promete ayudarte a perder de 20 a 30 kilos en unos 4 meses. Desde luego, se trata de una dieta extrema que no debes seguir de forma indefinida por evitar el consumo de ciertos grupos de alimentos.  

¿Qué es la dieta lipofídica?

La dieta lipofídica es un plan de alimentación que se basa en consumir alimentos naturales evitando cualquier opción de procesamiento. Están permitidos los frutos y vegetales en pequeñas porciones.

Quedan completamente prohibidos los alimentos envasados, ya sea naturales o procesados. También están restringidas todas las preparaciones que incluyen grasas, sal o edulcorantes.

¿Cuál es el objetivo de la dieta lipofídica?

El objetivo principal de esta dieta es evitar el consumo de alimentos procesados. No es ningún secreto que la mayoría de estos alimentos ocasionan problemas de salud (diabetes o hipertensión) y dañan varios órganos internos.

A través de la reducción de alimentos procesados se busca revertir los efectos negativos de estos productos en el organismo. No obstante, recuerda que existen enfermedades que no son reversibles. Algunas, incluso, requieren cuidados de por vida, así que no debes desatender tu seguimiento médico al comenzar esta dieta.

Lee este artículo: ¿Qué es la dieta de la zona? Beneficios y desventajas

Cómo se hace esta dieta

La dieta lipofídica se lleva a cabo en dos fases:

Fase 1

En esta primera fase se busca una adaptación al nuevo estilo de vida, dura cuatro meses y suele ser la más complicada y estricta. En esta etapa deberás acostumbrarte a las nuevas preparaciones de los alimentos y es posible que pases algo de hambre si no mides bien las porciones.

Además, los horarios de comida en esta fase son muy estrictos y no puedes hacer cambios. Se recomienda comer cada 120 minutos para acelerar el metabolismo y ayudar a la quema de grasa.

Fase 2

Esta fase busca mantener los resultados logrados en la etapa anterior. En teoría, debe durar unos cuatro meses, pero algunas personas eligen ampliarla.

Antes de tomar esta decisión, conversa con tu médico y realízate los estudios médicos que ayuden a determinar si es una buena idea para tu salud general o no.

Descubre: Cómo reconocer una dieta peligrosa: 5 señales

Alimentos que se deben evitar

Como ya te habrás dado cuenta, la lista de alimentos que se deben eliminar en la dieta lipofídica es larga. Básicamente, debes evitar todo aquello que no surge de la naturaleza y que puedas comer en su forma natural. Sin embargo, también hay alimentos naturales que debes evitar, lo que complica el menú:

  • Los productos obvios que debes evitar incluyen el alcohol, el azúcar y los vinagres. Sin embargo, también existen proteínas que no debes consumir, como el salmón y los embutidos.
  • También debes evitar las frutas que son muy altas en azúcares. Las más comunes son el plátano, el melón, higo y piña. Con las hortalizas, elimina de tu lista al pepino, la berenjena, la coliflor y la zanahoria.
  • Desde luego, galletas, panes y pastas también quedan fuera del menú.

Alimentos permitidos

Como has podido observar, la lista de lo que debes evitar es muy grande. Pero también lo es la lista de alimentos permitidos. Podrás consumir carnes rojas, pescado y aves que estén libres de grasas evitando añadir cualquier tipo de grasa en su cocción. Puedes cocinarlas al vapor, al horno o en sopas.

Otras proteínas que puedes comer son las claras de huevos, la leche descremada sin lactosa y el yogur descremado. Al consumir estos alimentos disminuyes los riesgos de enfermedades cardíacas y colesterol negativo.

En cuanto a vegetales, puedes comer cualquiera que sea de tallo y hoja verde como lechuga, apio o cilantro. Este es el grupo más variado y el más benéfico por su aporte de fibra vegetal.

Sobre las frutas, consume la que desees, siempre que no esté en la lista de prohibidos. Tan solo toma en cuenta que un exceso puede afectar tus niveles de glucosa, incluso si eliges las de menor cantidad de azúcar.

Ahora que conoces la dieta lipofídica es tu momento de elegir si la llevas a cabo. Te recomendamos que, antes de tomar la decisión, preguntes a tu especialista si es recomendable en tu caso. En general no hay problema, pero nunca está de más pedir consejo médico.

Te puede gustar