¿Qué es la enfermedad del beso?

Maria · 21 abril, 2013
Si bien los síntomas más intensos de la enfermedad pasan a los pocos días, el cansancio puede durar más tiempo, y suele ser el motivo por el cual el paciente acude a consulta

La mononucleosis infecciosa, más conocida como enfermedad del beso, es una infección producida por el virus de Epstein-Barr (VEB) que pertenece al grupo de los herpesvirus.

Afecta mayoritariamente a niños, adolescentes y adultos jóvenes y se transmite por la saliva, siendo la forma más común al besarse (de ahí su nombre), al compartir un vaso o una botella o comida. Se calcula que más del 90% de la población ha estado expuesta a esta enfermedad. El periodo de incubación oscila entre 10 y 30 días.

Síntomas de la enfermedad del beso

Los síntomas más comunes son fiebre, dolor de cabeza y de garganta, ganglios inflamados, dolor abdominal, náuseas, pequeñas erupciones en ocasiones, siempre acompañados de cansancio y astenia. Los síntomas más intensos como la fiebre, el dolor de garganta y las adenopatías se resuelven sin tratamiento en unos pocos días, pero el cansancio puede durar varias semanas o meses, siendo la causa por la que muchos pacientes consultan al médico y es entonces cuando descubren haber pasado dicha enfermedad.

Otro signo bastante común es la inflamación del bazo, que también perdura varias semanas, por ello, se recomienda evitar ejercicio y deporte de contacto para evitar complicaciones por rotura del mismo, más fácil al encontrarse inflamado.

Muchas veces, la enfermedad pasa desapercibida, sobre todo en niños, en quienes la enfermedad es más banal. La intensidad de los síntomas aumenta con la edad.

Tratamiento de la enfermedad del beso

Al tratarse de una infección viral, los antibióticos no son efectivos. El único tratamiento que debe administrarse será aquel dirigido a bajar la fiebre y disminuir el dolor de garganta con antipiréticos y/o antiinflamatorios como paracetamol, aspirina o ibuprofeno.

Aunque es cierto que en muchas ocasiones puede haber una sobreinfección bacteriana de las amígdalas; en este caso si está indicado el tratamiento antibiótico, pero siempre y cuando lo indique un médico.

Durante los días que haya fiebre, se recomienda reposo y gran ingesta de líquidos. Cuando desaparezca la fiebre, se debe recuperar poco a poco la actividad habitual, a medida que el cansancio nos lo permita.

Son muy raras las complicaciones derivadas de la mononucleosis infecciosa. Tan solo reseñar que si notamos un dolor agudo intenso en la parte superior izquierda del abdomen, debemos acudir a urgencias para descartar una posible rotura de bazo.

Fotografía cortesía de Jes