¿Qué es la fatiga crónica y cómo combatirla? - Mejor con Salud

¿Qué es la fatiga crónica y cómo combatirla?

Los factores psicológicos pueden influir en el desarrollo de la fatiga crónica. Es fundamental primar la actividad física.

El Síndrome de la Fatiga Crónica se caracteriza por la presencia de un cansancio inexplicable durante al menos 6 meses continuos que no se alivia con el reposo, el descanso, las vacaciones, el ejercicio físico, etc. Además, trae como consecuencia alteraciones en la memoria y en la concentración, depresión, dolores musculares, articulares y de garganta, cefaleas, dificultad para reponerse luego de actividades físicas y ganglios inflamados.

Esta enfermedad no existía antes o bien no estaba definida, y todavía hoy no se ha descubierto la causa que la origina, aunque podría deberse a múltiples factores.

Según la medicina naturista hay varios factores que pueden influir en el desarrollo de esta enfermedad, y que podemos valorar en cada caso:

Períodos prolongados de sobre-esfuerzo y estrés

Hay personas que durante mucho años de su vida han estado viviendo por encima de las posibilidades de su cuerpo, y a la larga toda sobrecarga tiene un precio. Muchas veces es precisamente en el momento en que la persona se relaja cuando aparecen los males.

El estrés, por ejemplo, es muy oxidativo y desgasta nuestro organismo, altera nuestras funciones, entre otras cosas más. Si es un momento puntual el cuerpo se recupera, pero si es prolongado las consecuencias luego también se cronifican.

Recomendamos, pues, evitarlo siempre que sea posible, priorizando el tiempo libre, el descanso, el ejercicio diario y la relajación mental. Poco a poco nuestro organismo irá normalizando sus funciones.

Cuestiones emocionales

Toda enfermedad tiene una posible explicación psicosomática. Aunque no siempre coincide con nuestro caso es interesante conocerla.

La fatiga crónica es una de esas enfermedades en que se sospecha que los factores psicológicos pueden haber influido bastante. Es más frecuente en mujeres, especialmente a partir de los 40 años, y el perfil sería el de una persona adicta al trabajo (y se puede incluir perfectamente a las amas de casa), una persona que no suele delegar y en cambio se sobrecarga de trabajo, y que cuando le piden cosas no sabe decir que no.

¿Cómo lo solucionamos?

Nos pueden ayudar las terapias psicológicas y emocionales, pero sobre todo tomar conciencia de que lo que podrían parecer virtudes en realidad nos están empeorando la salud.

Hígado debilitado

El hígado es uno de los órganos principales, junto con los riñones, en los que pensamos al hablar de fatiga. Es el órgano que más sufre por la vida moderna (mala alimentación, emociones negativas, contaminación, alcohol, medicamentos, etc.).

Un hígado inflamado puede ocasionarnos molestias debajo de la costilla derecha, pero también puede dar otros síntomas no tan evidentes. La Medicina Tradicional China, por ejemplo, relaciona el hígado con la vista, por lo que si tenemos algún problema de visión seguramente nuestro hígado tampoco funciona perfectamente.

¿Cómo cuidamos nuestro hígado?

Hay algunos consejos sencillos para mantenerlo sano:

  • Debemos hacer cenas ligeras o bien temprano para que por la noche el hígado regenere sus energías, ya que lo hace de madrugada.
  • El hígado tiende a enfriarse, por lo que podemos dormir con una bolsa de agua caliente sobre las costillas del lado derecho.
  • Podemos tomar infusiones amargas diariamente: cardo mariano, diente de león, alcachofera, y boldo. (No exceder su consumo, sólo durante 4 semanas -máximo-).diente de leon Danel Solabarrieta
  • Evitar el alcohol, las grasas “malas” (fritos, carne roja, pasteles, etc).
  • En ayunas podemos tomar una cucharadita de aceite de oliva virgen extra junto con una cucharadita de jugo de limón, y a continuación un vaso de agua tibia

Estreñimiento crónico

El estreñimiento suele aparecer entre las posibles causas de muchas enfermedades, ya que si lo sufrimos a menudo nos genera una sobrecarga de toxinas. Es importante, pues, resolverlo lo antes posible y de manera natural:

  • Alimentación rica en fibra natural: fruta, verdura, cereal integral, legumbres, frutos y frutas secas.
  • Beber agua entre comidas.
  • Un remedio muy sencillo consiste en preparar por la noche un vaso de agua con dos ciruelas pasas y una cucharada de semillas de lino. Por la mañana, en ayunas, tomaremos toda la mezcla y esperaremos media hora antes de desayunar.

veggies danny O

Intolerancias alimentarias

Hay personas que no digieren bien ciertos alimentos pero que lo desconocen, y esto a la larga provoca que todo aquello que no se ha digerido bien, se convierta en toxinas y se acumule en nuestro organismo, ocasionado dolores y molestias.

Recomendamos, por lo tanto, revisar nuestra alimentación y probar de evitar, al menos durante un mes, los alimentos que más intolerancias provocan, que son los que contienen gluten y lactosa. Después de un mes podemos reincorporarlos a nuestra dieta y observar si nuestro cuerpo reacciona.

Infecciones

Convendría descartar siempre que no tengamos algún parásito u hongo que nos esté provocando los síntomas, ya que muchas veces se parecen a los de la fatiga crónica. Para hacernos una buena limpieza podemos adquirir algún producto natural en herboristerías o dietéticas o bien realizar la cura tibetana del ajo.

Otros consejos

  • Recomendamos evitar el consumo de sal, sobre todo de sal común o de mesa, ya que es muy debilitadora. Podemos consumir un poquito de sal marina o del Himalaya.
  • Aunque las personas que sufren fatiga crónica no tienen el ánimo para hacer ejercicio es muy importante tratar de no reducir la actividad, para no entrar en un círculo de cansancio y pereza. Dejar de movernos debilitará la musculatura y empeorará nuestro estado de ánimo.
  • Hay alimentos muy energéticos que, sin ser estimulantes, nos pueden ayudar sin alterar nuestro sistema nervioso: polen, miel, avena, germen de trigo, maca, frutos secos.

Imágenes por cortesía de Danel Solabarrieta y Danni O.