¿Qué es la felicidad sostenible?

Raquel Lemos · 8 agosto, 2017
La felicidad sostenible nos dice que un 40% de nuestra felicidad depende de nuestro enfoque personal y la actitud que tengamos ante la vida. Asumir una responsabilidad plena en nosotros mismos es clave de bienestar.

El concepto de felicidad sostenible lo introdujo por primera vez la doctora Sonja Lyubomirsky, una profesora del departamento de psicología de la Universidad de California en Riverside (Estados Unidos).

Esta idea que echa abajo el modo en que habíamos concebido hasta ahora la felicidad.

La dimensión de la felicidad sostenible nos dice que un 50% de nuestra felicidad viene determinada por nuestra genética, un 10% se debe a las circunstancias y un 40% a toda actividad que realicemos de manera intencionada.

Lee: 8 consejos para vivir más feliz

Teniendo esto en cuenta, tenemos en nuestras manos un gran poder: el de incrementar o no nuestros niveles de felicidad. Te ofrecemos más información seguidamente.

Las creencias sobre la felicidad que nos hacen infelices

Mujer pensativa trabajando la felicidad sostenible

La felicidad sostenible nos permite entender un sencillo aspecto. El bienestar, la satisfacción personal y la realización no siempre llega del modo que nos habían dicho.

Es más, tal y como nos explican en un estudio de la Universidad de Denver, la búsqueda de la felicidad (o del ideal que nos han transmitido) nos genera justo lo opuesto: infelicidad.

¿Por qué nos dejamos llevar entonces por estas ideas? La respuesta se encuentra en las creencias.

  • Creencias que nos instan a tener pareja para ser felices, que nos obligan a conseguir un trabajo estable y que paguen bien para así sentirnos dichosos y alegres, que nos instan a tener hijos para poder sentirnos plenos y completos.
  • Existen muchas creencias que pueden resultar ecos de un pasado ya lejano, pero que siguen muy presentes en la actualidad haciendo demasiado daño.

Reflexionar y derribar muchas de estas verdades absolutas es más complicado de lo que creemos.

Si estás con una pareja que te está siendo infiel porque te han dicho que el amor implica perdonar hasta lo imposible y aguantar, pero a ti esta situación te está matando, tienes que cambiar tu manera de ver las cosas.

Si te encuentras en un trabajo que no te gusta, pero estás fijo y ganas mucho dinero, sin embargo estás amargado, ¡cuidado! Estás desperdiciando tu vida haciendo lo que no te gusta y labrando un camino que puede llevarte a sufrir una depresión. 

Descubre: La felicidad debe nacer de tu interior, no al lado de nadie

La felicidad sostenible nos permite ser conscientes de que está en nuestras manos decidir si deseamos ser o no felices. Empezando por dejar de creer que nuestra felicidad depende de los demás.

Cambiemos nuestra forma de pensar

Mujer con los brazos abiertos trabajando la felicidad sostenible

El concepto de felicidad sostenible no solo nos impulsa a ser más conscientes de todas las creencias que están actuando en nuestra contra. Además, nos invita a facilitar un cambio en nuestra forma de pensar y, también, de actuar.

Por ejemplo, una ruptura de pareja podemos tomárnosla desde una perspectiva de víctima como una desgracia o desde una perspectiva más optimista como una forma de aprender qué queremos a partir de ahora en una relación.

Este ejemplo puede trasladarse a muchos otros. Porque, sin darnos cuenta, en ocasiones nos creemos a merced de las circunstancias cuando en nuestras manos está el poder de cambiarlas.

Lee: Para ser feliz hay que tomar decisiones: 5 claves para conseguirlo

La vida siempre nos sorprende con dificultades que no son más que oportunidades para aprender. Está claro que a nadie le gusta sufrir, pero esta es solo una consecuencia de no saber aceptar un dolor al que nos estamos resistiendo.

Cambiar nuestras creencias, cambiar nuestra forma de pensar, puede llevarnos a ser mucho más felices.

Los dos componentes claves de la felicidad sostenible

mujer corriendo y trabajando la felicidad sostenible

Según Lyubomirsky, si queremos de verdad orientar nuestra dicha hacia una felicidad sostenible es imprescindible que tomemos ese 40% y empecemos a cambiar dos cosas.

Nuevos objetivos e ilusiones

Para empezar, es necesario plantearnos metas importantes para nosotros. No tienen que ser grandes, pueden ser pequeñas que nos irán motivando poco a poco.

  • Esto hará que nos sintamos muy bien, implicados en nuestras actividades y nos permitirá conseguir objetivos que deseamos.
  • También, Lyubomirsky nos dice que lo que hacemos debe suponer algún esfuerzo, pues esto hará que lo valoremos aún más. 

Cuando conseguimos algo que deseamos sin apenas esfuerzo, la satisfacción es momentánea. Sin embargo, cuando nos ha costado tiempo, paciencia e ir superando diversas dificultades, la cosa cambia notablemente.

Antes de irte no te pierdas: Si te rindes hoy, de nada servirá el esfuerzo de ayer

Mentalidad de crecimiento

Dentro de la felicidad sostenible, la mentalidad de crecimiento es clave. Hace referencia a ese enfoque mental donde aplicar una mirada resiliente, donde no bloquearnos ante la adversidad, aprender del pasado y mirar al futuro con optimismo y confianza.

Por tanto, es imprescindible inyectarnos una buena dosis de fortaleza interna para lidiar con las dificultades de manera más creativa y esperanzada.

Con todas estas premisas, ¿estás preparado para hacer que tu felicidad se transforme en una felicidad sostenible?

En nuestras manos está poder ser más felices hoy y mucho más mañana. Con pequeños cambios, que podemos ir introduciendo en nuestro día a día, lograremos ser más positivos y, por ende, mucho más felices.

Shenk, J. W. (2009). What makes us happy? The Atlantic