¿Qué es la incontinencia urinaria? ¿Es posible controlarla naturalmente?

La incontinencia urinaria es la pérdida de la orina de manera involuntaria. Esto quiere decir que la persona es incapaz de retener el líquido. Puede producirse en diferentes etapas de la vida y es más frecuente en las mujeres. Responde a las preguntas de qué es la incontinencia urinaria y si es posible controlarla naturalmente en el siguiente artículo.

Causas y tipos de incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es mucho más que derramar un poco de orina al estornudar, toser, reírse o levantar peso. Supone un problema higiénico y hasta psíquico para el paciente, y reduce su calidad de vida. No se trata de una enfermedad, sino que es la consecuencia de una alteración en el llenado vesical, frecuente en muchas patologías.

Este problema se puede manifestar en cualquier momento de la vida y en ambos sexos, sin embargo, las mujeres lo sufren con mayor frecuencia, sobre todo durante el embarazo y después de la menopausia. Se produce cuando la presión interna de la vejiga es superior a la de la uretra. Los tipos de incontinencia urinaria son:

Incontinencia de urgencia

Es cuando la pérdida de orina se produce de manera involuntaria y está asociada a la necesidad de orinar. Se da cuando los impulsos sensitivos de las paredes de la vejiga no reaccionan en tiempo y forma, o por una hiperactividad de la zona.

Incontinencia por rebosamiento

Se produce cuando la vejiga se distiende, debido a que está repleta de orina, ya sea porque hay una obstrucción en la uretra, una hipertrofia benigna de la próstata (en los hombres) o un daño neurológico por lesiones medulares, intervenciones quirúrgicas y esclerosis múltiple.

Incontinencia_FINAL

Incontinencia por causa psicógena

Está asociada a los estímulos externos que afectan los sentidos como puede ser el frío o el agua, las emociones fuertes como el miedo o la angustia y las fobias o manías.

Incontinencia por causa neurológica

Cuando las alteraciones en la dinámica miccional están originadas por problemas en el sistema nervioso. Es frecuente en personas con accidentes cerebrovasculares, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple y lesiones medulares.

Remedios caseros para la incontinencia urinaria

Receta N° 1

Ingredientes

  • 2 cucharadas de hinojo.
  • 1 taza de agua (250 ml).

¿Cómo lo preparo?

Hierve el hinojo con el agua durante cinco minutos, deja enfriar y retira. Bebe una taza al día.

Receta N° 2

Ingredientes

  • Un puñado de hojas de frambuesa.
  • 1 taza de agua (250 ml).

¿Cómo lo preparo?

Hierve ambos ingredientes, por cinco minutos. Bebe una taza por día. Es una receta muy buena para los que necesitan fortalecer el músculo pélvico.

Frambuesa

Receta N°3

Ingredientes

  • 1 cabeza de ajo.
  • 1 manojo de flores de espino blanco.
  • 2 litros de agua.

¿Cómo lo preparo?

Machaca la cabeza de ajo . Haz una infusión, junto con las flores de espino blanco, durante 15 minutos. Después, cuela y vierte en la tina previamente llena de agua. Toma un baño tibio.

Receta N° 4

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de gayuba (Arctostaphylos uva-ursi).
  • 1 litro de té.

¿Cómo lo preparo?

Vierte las hojas de gayuba en el té. Bebe una taza cada tres horas (no más de cinco diarias). Este remedio no puede ser consumido por las personas con inflamación en los riñones.

Técnicas y recomendaciones para la incontinencia urinaria

Haz baños de asiento con agua templada

Siéntate, contrae los músculos genitales y permanece así cinco segundos. Relájate diez segundos y vuelve a repetir la contracción. Hacer este ejercicio diez veces cada día.

Practica los ejercicios Kegel

Se basan en la contracción del músculo pubocoxígeo. Cada vez que vayas a orinar, hazlo entrecortado, es decir, detén el fluido del líquido apretando la pelvis, vuelve a orinar y detén la micción. Así varias veces, hasta vaciar la vejiga.

NOTA: La práctica con la vejiga llena NO debe excederse de 2 – 3 veces al  mes. No obstante, si deseas realizar estos ejercicios, hazlos siempre con la vejiga vacía, simulando el proceso de micción.

Haz gimnasia hipopresiva

De pie, abre las piernas un ancho de caderas y lleva la pelvis hacia adelante. Flexiona las rodillas un poco y sube las palmas de las manos. Contrae el abdomen tres veces, respirando corto. Cuando exhales el aire, hazlo despacio. Respira con toda la capacidad pulmonar. Repite toda esta serie dos veces más.

Busca la causa de la incontinencia

Si se debe al estrés, a los nervios, a la angustia o a una infección del tracto genital. Así sabrás de qué manera cuidarte y curarte.

Dolor al orinar

Evita algunas comidas

Como, por ejemplo, la salsa de tomate, el chocolate, el jarabe de maíz, los azúcares, la miel, el chile, el curry y todos los condimentos picantes, porque pueden irritar la vejiga. Lo mismo se aplica para el café, los refrescos y el té.

No reduzcas la ingesta de líquidos

Este es un error muy frecuente en las personas que sufren de incontinencia urinaria, para evitar que la orina se derrame sin querer. Sin embargo, esto puede provocar deshidratación y otras consecuencias graves en los riñones.

Pierde peso

La obesidad va de la mano de muchos problemas y uno de ellos es la incontinencia. Cuando hay sobrepeso, los músculos no pueden contraerse como corresponde, entre ellos los de la pelvis.

Sé prevenido

Antes de dormir, ve al baño. Si se tienen ganas de estornudar o toser o se sabe que se levantará un peso, es bueno apretar el esfínter para evitar que la orina salga. Si vas a salir de casa, orina antes. Usa ropa interior que sea fácil de quitar y lleva una muda de repuesto por si hay accidentes. Cada vez que vayas al baño, intenta vaciar completamente la vejiga.

Intenta orinar aunque no tengas ganas, para enseñarle de nuevo al cuerpo cómo llevar a cabo la micción. No reprimas el deseo de ir al baño. Apenas sientes que lo necesitas, acude, de lo contrario, puede producirse una infección en la vejiga o disminuir las capacidades del músculo del esfínter.

Ganas-frecuentes-de-orinar