¿Qué es la Inteligencia Emocional?

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Antes de intentar adivinar los sentimientos y pensamientos de los demás es fundamental que aprendamos a reconocer los nuestros para saber cómo reaccionaremos ante cada situación

La Inteligencia emocional se refiere a la capacidad para conocer y manejar nuestras propias emociones y sentimientos y reconocerlos tanto en nosotros mismos como en los demás, además de saber gestionar nuestras relaciones interpersonales. Este término ha sido popularizado por Daniel Goleman, psicólogo estadounidense que publicó un libro en 1995 con el mismo nombre, “Inteligencia Emocional”.

Lo interesante de esta capacidad es su relación con el bienestar emocional, la autoestima y el estado de ánimo positivo. Las personas con un alto índice de esta habilidad, miran la vida con más optimismo y felicidad, creen en sí mismos, desean dar y se enfocan en las soluciones en la resolución de problemas.

Las personas que no logran controlar su mundo emocional, es decir, aquellas que tienen poco desarrollada su capacidad de inteligencia emocional, aumentan sus posibilidades de riesgo. Pudiendo ser la identidad del riesgo la depresión, la violencia, los trastornos alimentarios o las drogas.

-Y, ¿Cuáles son las claves para desarrollar nuestra inteligencia emocional?

1) Saber qué emociones experimentamos y por qué.

Cuando nos enfadamos, discutimos o cuando recibimos un elogio o cariño, podemos dedicar algunos segundos a analizar nuestros sentimientos, de dónde vienen, y cuáles son, ya que al reconocerlos en algunas situaciones podremos manejarlos, y minimizar el impacto, sobre todo en aquellos que son negativos.

2) Percibir las relaciones entre sentimientos, pensamientos y acciones.

Es muy importante saber detectar las relaciones entre ellos. Muchas veces un pensamiento negativo, desemboca en emociones negativas y esto a su vez en actos, a causa de nuestra forma de interpretarlos, convirtiéndose este proceso en un círculo vicioso.

Ya lo decía Albert Einstein “No podemos resolver nuestros problemas con los mismos modelos de pensamiento con los que los creamos”

Es conveniente, asegurarnos de nuestros pensamientos, y no intentar inferir o adivinar pensamientos o emociones del resto, ya que un mal procedimiento, puede traer consecuencias devastadoras tanto para nosotros mismos como para lo demás.

3) Crear hábitos mentales que favorezcan nuestros talentos.

Con esto nos referimos a que gracias a nuestra gran capacidad de aprender, podemos aprender o desarrollar aquellas habilidades que nos proporcionen un mayor bienestar personal y social.

En resumen, conocernos siempre un poco más nunca está de más.

¿qué es la Inteligencia Emocional?