¿Qué es la intolerancia alimentaria en niños?

Este artículo fue redactado y avalado por la matrona María Cantos
25 junio, 2019
La intolerancia alimentaria en niños es uno de los motivos más frecuentes de la presencia de diarreas en la edad de crecimiento.

La intolerancia alimentaria en niños es un cuadro bastante frecuente hoy en día, en el que influyen muchos factores que debemos conocer. En la mayoría de los casos, el problema puede resolverse con un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado.

El sistema digestivo e inmunitario de los bebés debe pasar por un proceso de maduración a medida que van creciendo. La adaptación a nuevos alimentos, la creación de flora bacteriana y las infecciones frecuentes en estas edades, influyen en todo este proceso.

El sistema digestivo de los niños

La capacidad digestiva de un bebé aumenta desde los 10 ml del primer día de vida hasta los 200 ml tras el primer año, a medida que va madurando el sistema digestivo. Debemos tener en cuenta que la digestión en un niño es más lenta que la de un adulto.

Como bien se conoce, la lactancia materna aporta un proceso de digestión más adecuado a los requerimientos del recién nacido. Sin embargo, para los padres que no pueden proporcionar lactancia fisiológica a sus hijos, la leche de fórmula también aporta los requerimientos necesarios.

Pero el sistema digestivo no solo funciona para la absorción de nutrientes y secreción, también influye en el sistema inmunitario, defensas y regulación de hormonas. Su maduración comienza desde la gestación y la funcionalidad es plena alrededor de los 5 años.

El sistema digestivo de los niños
El sistema digestivo de los niños está en pleno desarrollo. Por eso, sus digestiones son más lentas que en los adultos. 

¿Qué es una intolerancia alimentaria?

Una intolerancia alimentaria se considera una reacción adversa a los alimentos. Las reacciones adversas a alimentos suelen ser episodios frecuentes en la población general. Las más habituales son los procesos alérgicos y las intolerancias alimentarias.

Sin embargo, las intolerancias alimentarias son unas 5-10 veces más frecuentes que las alergias. Vamos a profundizar en ellas para conocerlas mejor.

La intolerancia alimentaria en niños está relacionada con el déficit de enzimas que favorecen la digestión de ciertos nutrientes. Debido a ello, se imposibilita la metabolización de los alimentos y su correcta absorción y eliminación.

¿Cómo aparece una intolerancia alimentaria en niños?

Se puede sospechar de la presencia de un cuadro de intolerancia alimentaria cuando un niño presenta alguno de estos síntomas:

  • Diarrea o estreñimiento. Pueden aparecer indistintamente ambos síntomas.
  • Molestias abdominales o hinchazón. En el bebé recién nacido es más difícil de valorar por presentarse asociado con llanto.
  • Gases. Suelen presentarse frecuentes expulsiones de gases intestinales y eructos.
  • Vómitos. Pueden aparecer de forma brusca o más leve. Es importante diferenciarlos de la regurgitación.
  • Reacciones en la piel. Suelen aparecer pequeñas reacciones cutáneas que hacen sospechar de dermatitis atópica.

Te puede interesar: Cómo detectar si tenemos intolerancia al glúten.

Las intolerancias alimentarias más frecuentes en los niños

intolerancias alimentarias más frecuentes en los niños
La intolerancia a la lactosa es una de las más frecuentes en los niños. Puede causarle dolor abdominal, hinchazón, diarrea y otras molestias digestivas.

Dentro de las intolerancias alimentarias más frecuentes se encuentran:

  • Intolerancia a la lactosa. Es un trastorno provocado por un déficit de la lactasa, encargada de descomponer la lactosa. Su diagnóstico se realiza solicitando la eliminación de todos los productos lácteos al niño y valorando su estado.
  • Intolerancia al gluten. Esta alteración es más conocida por el nombre de enfermedad celíaca. El gluten se encuentra en cereales de consumo habitual como el trigo, la cebada, el centeno o la avena. Para poder diagnosticar esta enfermedad se puede hacer una analítica de sangre.

En el caso de los bebés prematuros, es importante extremar un poco los cuidados y vigilar la introducción de alimentos y la posible sintomatología que estos pueden provocar.

Lee también: ¿Qué es la celicaquía?

¿Es lo mismo una intolerancia que una alergia alimentaria?

La sintomatología que presenta un cuadro de intolerancia alimentaria en niños puede confundirse, en ciertas situaciones, con la de una alergia a alimentos.

Los síntomas digestivos también aparecen en cuadros de alergia a alimentos. Las náuseas, vómitos y diarreas son los más frecuentes, pero también se acompañan de afectaciones en otros órganos. Entre los órganos más afectados está el sistema cutáneo, con la presencia de urticaria.

Dentro de los síntomas que más hay que vigilar están aquellos asociados con el sistema respiratorio, como:

  • Sibilancias. Estas ocurren por un estrechamiento de las vías respiratorias.
  • Rinitis. Afecta a la mucosa nasal y produce estornudos, picor, obstrucción, secreciones nasales y, en ocasiones, falta de olfato.
  • Hinchazón de garganta.

Se debe tener en cuenta que los síntomas asociados a alergias alimenticias son de rápida aparición. La asociación de varios síntomas que afecten a distintos órganos debe ser motivo para acudir a un servicio de urgencias.

  • Nora Cynthia Ivonne Luna Gil, María Celeste Pereira Scromeda, E. E. T. (2010). Intolerancia a La Lactosa En Pediatria. Revista de Posgrado.
  • Tormo, R. (2002). Alergia e intolerancia a la proteína de la leche de vaca. Asociacion Española de Pediatria. Protocolos Diagnósticos y Terapeúticos En Pediatría.
  • GPC. (2014). Diagnostico y tratamiento de la INTOLERANCIA A LA LACTOSA en Niños. Catálogo Maestro de Guías de Práctica Clínica. https://doi.org/10.1159/000479042
  • Franco del Río, G. (2000). Conceptos actuales en lactancia materna. Investigación Pediátrica de México.
  • Guiraldes C., E. (1992). Enfoque diagnóstico del paciente pediatrico con diarrea crónica TT  - Diagnostic approach to the pediatric patient with chronic diarrhea. Bol. Hosp. San Juan de Dios.