¿Qué es la metástasis en los huesos?

Es imprescindible detectar a tiempo la presencia de tumores malignos a fin de evitar que estos se diseminen a otras regiones corporales, proceso conocido como metástasis.

El cáncer es una enfermedad grave en la que se alteran las funciones normales de las células de un tejido. Así, empiezan a dividirse de manera descontrolada y caótica, pudiendo formar pequeños bultos o tumores. También se ha desactivado su muerte natural, por lo que pueden ser inmortales si no son atacadas.

Actualmente se conoce que esta patología tiene su origen en una modificación o mutación en el material genético o ADN de las células. Todavía no conocemos las causas exactas que provocan esta enfermedad.

Sin embargo, existen varios factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar esta patología. Por ejemplo, la exposición a radiación, el consumo de sustancias tóxicas (como el tabaco o las drogas) y el estado de salud del paciente.

Sin embargo, si estas células cancerosas alcanzan el aparato circulatorio, pueden desplazarse a otras regiones corporales. Incluimos tanto la sangre como el sistema linfático. Este proceso recibe el nombre de metástasis.

En el caso del cáncer metastásico de los huesos, el cáncer se ha originado en otra área y ha llegado a los huesos. Por norma general se suele propagar a los huesos más centrales de nuestro organismo. Por ejemplo, la columna vertebral.

Síntomas del cáncer metastásico en los huesos

dolor-huesos

Las señales más frecuentes que presentan los pacientes con este trastorno son las siguientes:

  • Dolor en los huesos. Varía en intensidad con el tiempo y puede aparecer de manera intermitente. Puede aliviarse a la hora de realizar actividades físicas moderadas. Por otra parte, a medida que evoluciona el trastorno el dolor se vuelve constante y empeora en gran medida con el movimiento físico.
  • Fracturas. Los huesos se van debilitando poco a poco y se fracturan o rompen con facilidad. Cuando esto se produce el paciente experimenta un dolor fuerte y repentino. Normalmente afecta más a los huesos de la columna vertebral y a los huesos largos de las extremidades.
  • Compresión de la médula espinal. Aquí se encuentran los nervios que permiten al individuo moverse, sentir, orinar y defecar con normalidad. Por tanto, el paciente sentirá un entumecimiento o debilidad en las extremidades afectadas, problemas para orinar y estreñimiento.
  • Niveles altos de calcio en sangre. Durante esta enfermedad los huesos pueden liberar calcio a la sangre, incrementando sus valores (hipercalcemia). Las alteraciones asociadas a esta condición son los siguientes:
    • Estreñimiento y pérdida de apetito.
    • Náuseas y vómitos.
    • Orinar frecuentemente y deshidratación.

Ver también: Todo lo que deberías saber acerca de los huesos

Diagnóstico del cáncer metastásico en los huesos

Imagen de rayos x que muestra inflamación en la articulación de la clavícula

Asimismo, el equipo médico correspondiente puede llevar a cabo una serie de pruebas médicas a din de identificar este trastorno. Por norma general se realizan alguno de los siguientes métodos:

  • Rayos X. Podemos observar si existe una fractura en el hueso y pequeñas manchas podrían ser indicadores de metástasis ósea.
  • Otros estudios por imagen. Por ejemplo, la gammagrafía ósea, la Tomografía Axial Computarizada (TAC), la Resonancia Magnética (RM) o la Tomografía por Emisión de Protones (PET).
  • Análisis de sangre. Normalmente se extrae una pequeña cantidad de sangre de un brazo del paciente. A través de una comprobación en laboratorio, se pueden revisar los niveles de varias sustancias que pueden estar alteradas (por ejemplo el calcio).
  • Pruebas de orina. También durante esta patología se pueden liberar ciertas sustancias asociadas a la degradación de los huesos.
  • Biopsia ósea. Durante una pequeña intervención quirúrgica se extrae una muestra del hueso a revisar. A continuación, es analizado en el laboratorio para detectar la presencia de células cancerosas.

Te recomendamos leer: Osteogénesis: la formación de los huesos

Tratamiento del cáncer metastásico en los huesos

Efectos de la quimioterapia en el organismo

Por otra parte, se llevarán a cabo una serie de pautas o tratamientos a fin de tratar los síntomas y neutralizar la patología (o retrasarla al menos). Entre los más usuales encontramos:

  • Quimioterapia
  • Terapia hormonal
  • Terapia dirigida
  • Inmunoterapia
  • Radiofármacos
  • Radioterapia externa
  • Técnicas de ablación, tanto la ablación por radiofrecuencia o RFA como la crioablación
  • Cemento óseo
  • Intervenciones quirúrgicas

Ante la presencia de cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente, se recomienda que consulte a su médico para iniciar un estudio lo antes posible a fin de detectar enfermedades de manera precoz y así iniciar su tratamiento. De este modo, se evitan complicaciones y consecuencias orgánicas patológicas sobre su estado de salud.

Categorías: Enfermedades Etiquetas:
Te puede gustar