¿Qué es y para qué sirve el sulfato de magnesio?

22 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
El sulfato de magnesio es un mineral esencial para nuestra salud. Puesto que resulta imprescindible para equilibrar el sistema nervioso central.

El sulfato de magnesio es un compuesto químico cuya fórmula es Mg SO4·7H2O. Se usa para prevenir y tratar las convulsiones en las mujeres con eclampsia y preeclampsia grave. Sin embargo, no esta indicado para otros tipos de cuadros convulsivos. Asimismo, también se puede utilizar para el tratamiento de los problemas derivados del déficit de magnesio en el organismo.

¿Qué es el sulfato de magnesio?

magnesio

El sulfato de magnesio es un mineral esencial para nuestra salud, puesto que resulta imprescindible para equilibrar el sistema nervioso central.

Administrado por vía oral, una vez que lo tomas, llega al estómago, donde se transforma en cloruro de magnesio para que el metabolismo lo pueda asimilar. Se puede administrar por vía oral o por vía parenteral. La dosis de sulfato de magnesio debe ser individualizada para cada paciente, en función del criterio médico.

El magnesio tiene efecto antiespasmódico, antitetánico y calmante. Este mineral actúa sobre el corazón, extendiendo el tiempo de conducción y prolongando la irritabilidad del músculo del corazón. La actividad del sulfato de magnesio se debe a que el magnesio disminuye la transmisión neuromuscular y la excitabilidad neuronal.

Quizá te interese: Placa neuromuscular: qué es y cómo funciona

¿Para qué sirve?

El sulfato de magnesio es un buen complemento a la hora de limpiar la sangre, depurar el hígado en situaciones puntuales y aliviar los dolores musculares, sirviendo también como laxante.

Se utiliza para tratar las convulsiones de la preeclampsia y la eclampsia. La eclampsia es una enfermedad propia de la gestación; es la causa de un notable incremento en las tasas de morbimortalidad materna y perinatal.

El sulfato de magnesio también está en estudio por su capacidad de prevenir los efectos secundarios tóxicos de ciertos medicamentos usados para tratar cáncer colorrectal.

Por lo tanto, las principales indicaciones del sulfato de magnesio son:

  • Prevención y tratamiento de la eclampsia y la preeclampsia grave.
  • Depuración de la sangre y del hígado en situaciones puntuales.
  • Disminución del cansancio y alivio de los dolores musculares.
  • Tonificación de los nervios y de la piel.
  • Regulación de los latidos del corazón.
  • Mejora de la cognición y del pensamiento.

Lee: Hipermagnesemia o niveles altos de magnesio

Posibles efectos secundarios

magnesio

El sulfato de magnesio, como cualquier otro fármaco, puede producir algunos efectos secundarios. Entre los efectos secundarios que se suelen presentar, se encuentran los siguientes:

Contraindicaciones del uso del sulfato de magnesio

El sulfato de magnesio tiene contraindicaciones que se deben considerar antes de iniciar el tratamiento. Entre ellas, se incluyen:

En caso de que estés embarazada, debes saber que el sulfato de magnesio es un medicamento calificado en la categoría de riesgo D. Esto quiere decir que puede haber daños en el bebé a nivel de huesos si durante el embarazo se toma este fármaco en intervalos superiores a 5-7 días. Por esta razón, es importante que tu médico sepa que estás embarazada o que planeas un embarazo.

Interacciones del sulfato de magnesio con otros medicamentos

medicamento en comprimidos

En los tratamientos con sulfato de magnesio, hay que tener en cuenta las posibles interacciones si se administra junto con ciertos medicamentos.

Si se utiliza con opiáceos, hipnóticos y barbitúricos, puede darse una prolongación del bloqueo neuromuscular y haber riesgo de depresión respiratoria.

Hay que tener precaución con fármacos digitálicos y glucósidos y no administrar junto con sales de calcio. Se recomienda administrar a velocidad máxima de 150 mg/min de sulfato de Mg.

En las situaciones de insuficiencia renal leve o moderada, hay que ajustar la dosis. Siempre hay que controlar la tensión arterial, la función renal y magnesemia.

Por otra parte, es necesario suspender el tratamiento en los casos en los que se desencadene un cuadro de hipotensión, en caso de desaparición del reflejo rotuliano, miastenia gravis o síndrome de Eaton-Lambert.

Conclusión

El sulfato de magnesio es eficaz para la prevención de las convulsiones tanto en la preeclampsia leve como grave. La OMS recomienda la administración de sulfato de magnesio para prevenir la eclampsia en mujeres con preeclampsia grave. No obstante, también se utiliza con otras indicaciones.

  • Abad, C., Piñero, S., Proverbio, T., Proverbio, F., & Marín, R. (2005). Sulfato de magnesio: ¿UNA panacea? Interciencia.

  • Almuna V, R., Sanhueza R, P., Chahuán I, K., & Arab E, C. (2004). INTOXICACIÓN POR SULFATO DE MAGNESIO EN PACIENTES CON PREECLAMPSIA Y ECLAMPSIA E INSUFICIENCIA RENAL. Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología. https://doi.org/10.4067/s0717-75262004000100009

  • Cruz O., M., Doren V., A., Fernández B., R., Salinas T., J. A., Urzúa B., S., & Tapia I., J. L. (2009). Intoxicación neonatal por sulfato de magnesio: Caso clínico. Revista Chilena de Pediatria. https://doi.org/10.4067/s0370-41062009000300008