¿Qué significa ser asexual?

3 abril, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Ser asexual es una nueva condición sexual, aunque los estereotipos culturales no han conseguido aún ser derribados para la verdadera inclusión social. Te contamos de qué se trata.

Para quienes aún no han conocido a nadie con esta orientación y qué es lo que implica, a continuación indagaremos en qué significa ser asexual. Entretanto, tengamos en cuenta que, así como hay personas que sienten un gran interés por relacionarse sexualmente con su pareja, hay personas que, aún sintiendo un gran afecto por su pareja, no lo sienten.

Características de un ser asexual

Pareja dándose la espalda

Ser asexual es una orientación. No se trata de una decisión personal con respecto al sexo por otros motivos. Debe distinguirse claramente del celibato o de la abstinencia sexual que son «elecciones».

Una persona que no siente atracción sexual no lo puede cambiar. En cambio, quienes han decidido no tener sexo por su religión u otra causa personal tienen el deseo en la piel.

Sin embargo, hay conexión emocional. Ser asexual no elimina los sentimientos ni el romanticismo. De hecho, pueden ser las parejas más románticas que jamás se han conocido.

Su falta de interés en las relaciones sexuales nada tiene que ver con su capacidad de enamoramiento. Tienen los mismos sentimientos que el resto de las personas y pueden manifestarlos de igual manera.

Y, aunque a algunos le resulte sorprendente, ser asexual significa tener la capacidad de amar sin llegar al coito. Lo que muchos consideran como «la gran prueba de amor» para los asexuales es una pérdida de tiempo. Un sacrificio que desean evitar muchas veces.

¿Quieres conocer más? Amar no significa poseer

Ser asexual y mantener una relación de pareja

Lo primero que deben saber es que la comunicación es la primera regla que hay que cumplir. Hablar con la verdad y plantear la condición desde el primer día. Todas las personas tienen derecho a saber a qué se exponen en una relación.

Relación de pares

Hombre triste esperando a su pareja

Si un hombre o una mujer asexual se enamora de otra persona con la misma orientación, no existen mayores inconvenientes. Seguramente, pueden acordar el tipo de relación que mantendrán sin objeciones. Cenas románticas, regalos, salidas y todo lo que no involucre sexo físicamente explícito puede ser probable.

¿No lo sabías? ¿Mi pareja disfruta en la cama conmigo?

Relación con una persona sexualmente activa

Aquí, la situación es realmente muy diferente. Ser auténticos es la única manera de poder seguir adelante para que ambos estén conformes o satisfechos. Las personas no eligen la orientación sexual, y tampoco de quien se enamoran. Entonces, ser claros con las condiciones es lo más digno que puede suceder.

Las primeras citas permiten esa conexión ideal en la que el romanticismo todo lo gana. Pero llega ese minuto en que hay que pasar a otro nivel como en un videojuego. Compartir con la pareja la verdad de las sensaciones es lo correcto. Juntos podrán, con el amor que se tienen, encontrar un punto en común.

Pueden tener sexo

Pareja abrazándose

Las personas asexuales no sienten atracción sexual, pero no están imposibilitados para actuar. Solo ellos y sus enamorados pueden decidir cómo van a actuar.

Algunos optan por relaciones abiertas para no pasar por situaciones que no desean. Otros, igual ceden a tener relaciones sexuales -aunque no sean de su interés- para satisfacer a su pareja o tener hijos. Es una decisión muy personal.

Ser asexual es una condición que ha surgido y asoma lentamente al mundo. Seguramente, existe desde hace cientos de años, pero las imposiciones culturales la mantenían en silencio.

Ninguna persona debe avergonzarse por su orientación sexual. Solo hay que expresar lo que se siente para poder disfrutar con plenitud. El entorno se adapta antes o después, pero termina en comprensión y aceptación.

  • Judson, O. P., & Normark, B. B. (1996). Ancient asexual scandals. Trends in Ecology and Evolution. https://doi.org/10.1016/0169-5347(96)81040-8
  • Prause, N., & Graham, C. A. (2007). Asexuality: Classification and characterization. Archives of Sexual Behavior. https://doi.org/10.1007/s10508-006-9142-3
  • Scherrer, K. S. (2008). Coming to an asexual identity: Negotiating identity, negotiating desire. Sexualities. https://doi.org/10.1177/1363460708094269
  • Lynch, M., Butcher, D., Bürger, R., & Gabriel, W. (1993). The mutational meltdown in asexual populations. Journal of Heredity. https://doi.org/10.1093/oxfordjournals.jhered.a111354