¿Qué es un stent y para qué sirve?

20 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
Los stents se emplean, generalmente, para solucionar patologías de las arterias coronarias. No obstante, también pueden servir para otros vasos o conductos, como los uréteres.

El stent es un dispositivo que ha revolucionado la medicina cardiaca, mejorando notablemente el tratamiento y la resolución de algunas patologías. Por ejemplo, constituye una de las principales opciones ante una obstrucción de las arterias coronarias.

Un stent consiste en un pequeño tubo que se coloca en un vaso sanguíneo, como una arteria o una vena. Es un tubo autoexpandible, por lo que, al colocarlo, lo que se pretende es dilatar ese vaso que estaba obstruido o estrechado por algún motivo.

El objetivo es devolver el vaso a su estado normal para que permita que pase la sangre correctamente. Así, en el caso de una obstrucción de las arterias coronarias, que son las que riegan el corazón, la colocación de un stent permite que se mantenga el riego que el corazón necesita para latir.

Los stents se utilizaron por primera vez en los años 70. A día de hoy, aún se sigue investigando para mejorar su eficacia y reducir sus complicaciones. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre un stent.

¿En qué consiste un stent?

Como ya hemos mencionado, un stent es un pequeño tubo que se coloca en un vaso sanguíneo que se encuentra obstruido o estrechado. Una vez colocado, este dispositivo se expande, dilatando esa arteria o vena, y permitiendo que el flujo sanguíneo discurra con normalidad.

Capa de grasa en las arterias

El stent se coloca mediante una intervención quirúrgica que recibe el nombre de angioplastia. Se trata de un procedimiento que se hace por cateterismo; es decir, se introduce un tubo estrecho y alargado llamado catéter que porta el stent en su extremo.

El catéter se introduce, generalmente, a través de la arteria femoral. De esta manera, se introduce a la altura del muslo y, conduciendo el catéter a través de los vasos, se alcanza la zona donde se necesita colocar el stent. Su uso más común es en las arterias coronarias.

No obstante, un stent puede utilizarse en otras muchas patologías aparte de la enfermedad coronaria. Por ejemplo, puede servir para dilatar otros conductos, como los uréteres. También es útil en patologías como los aneurismas o en estrechamientos de otras arterias, como la renal.

Podría gustarte: Las partes del corazón y sus funciones

¿Qué tipos de stent existen?

Conforme han ido pasando los años, los avances en este campo han sido notables. El primer stent que se empleó, y que hoy en día se denomina stent convencional, estaba hecho de metal. Normalmente, se utilizaba acero inoxidable o cromo.

El stent convencional es bastante efectivo, además de ser el más económico de todos los tipos. El problema de este tipo de stent era que el vaso donde se había colocado se podía volver a obstruir.

De esta forma, surgieron los stents farmacoactivos, que consisten en la colocación, sobre el propio material del stent, de un fármaco que impide que el vaso pueda volver a obstruirse. Es más caro que el anterior, pero reduce la necesidad de tomar medicamentos tras la intervención.

Por último, encontramos los stents bioabsorbibles. Son como los farmacoactivos, con la mejora de que el material con el que están fabricados se puede reabsorber. Es decir, nuestro organismo es capaz de degradarlo y hacerlo desaparecer.

stent

Quizá te interese: Angioplastia coronaria

¿Qué hay que tener en cuenta?

Es importante saber que, aunque el stent constituye un gran avance en cardiología, también tiene sus riesgos y complicaciones. Se suele colocar para resolver la obstrucción de las arterias coronarias, lo cual está muy relacionado con la aterosclerosis.

La aterosclerosis es una enfermedad en la que se depositan acúmulos de grasa en el interior de las arterias. Los estudios relacionan esta patología con cifras altas de colesterol, hipertensión y tabaquismo.

Por ello, es esencial que sepamos que el stent no cura la enfermedad. Es una solución puntual para reducir una obstrucción en concreto. No obstante, lo que debemos es evitar que se sigan produciendo obstrucciones en otros vasos sanguíneos.

Además, tras la intervención, se suele imponer un tratamiento médico que impide que se produzcan trombos o coágulos en la zona donde está colocado el stent. De cualquier manera, es el médico el que debe elegir el tratamiento más efectivo en cada caso.

  • ¿Qué es y para qué sirve un stent? (n.d.). Retrieved October 11, 2019, from https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/prevencion-salud/stent.html
  • ¿Qué es un Stent coronario? | Blogs Quirónsalud. (n.d.). Retrieved October 11, 2019, from https://www.quironsalud.es/blogs/es/corazon/stent-coronario
  • ¿Quién necesita un stent y por qué? | Texas Heart Institute. (n.d.). Retrieved October 11, 2019, from https://www.texasheart.org/heart-health/womens-heart-health/straight-talk-newsletter/quien-necesita-un-stent-y-por-que-2/