¿Qué es un dildo?

El uso de dildos y otros juguetes sexuales está a la orden del día y cada vez son más las personas que los utilizan para obtener placer.

Los juguetes eróticos son cada vez más y no siempre es fácil distinguir sus nombres. Dildos, vibradores… Existen tantos elementos en el mercado que todas y todos pueden estar felices. No obstante, se hace necesario aclarar cuáles son las verdaderas funciones de cada uno de ellos.

Si bien, algunos son similares entre sí, no son exactamente lo mismo. O, por lo menos, no están elaborados con los mismos materiales ni para el mismo fin.

¿Qué es un dildo?

Un dildo es un juguete sexual que puede ser utilizado durante relaciones sexuales o para la masturbación. El usuario es quien marca la intensidad que desea, ya que el dildo, originariamente, no tiene capacidad vibratoria.

Como sucede con todos los elementos relacionados con el placer sexual, existen dildos confeccionados con diferentes materiales. Lo ideal es adquirir aquellos hipoalergénicos para evitar problemas con la dermis.

Por lo general, representan un pene y los hay de diferentes tamaños con variaciones en grosor y longitud. También pueden cambiar en texturas y colores, pero eso ya son detalles estéticos. Algunos tienen dos formas diferentes en sus extremos, para ser utilizados en vagina o ano.

Lee este artículo: Clítoris y todo lo que deberías saber sobre él

¿Cuál es la diferencia entre dildo y vibrador?

Cómo elegir un vibrador.

Si hablamos de los dildos tradicionales, la principal diferencia es que no vibran. No obstante, en el mercado ya se pueden encontrar estos elementos de inserción que, además, pueden ser usados como vibradores.

Un vibrador no siempre tiene como función ser insertado para la estimulación vaginal o anal. Existen, por ejemplo, algunos vibradores pequeños que trabajan sobre el clítoris únicamente.

Podemos encontrar, además, otros vibradores que se utilizan para hacer masajes en diferentes partes del cuerpo. También varían en tamaño, texturas y colores.

Tips para elegir un dildo según tus preferencias

  • Identificar qué tipo de experiencia deseas. Es decir, puedes elegir entre un juguete que sirva para penetrar o solo que vibre.
  • Forma y tamaño. Deben pensar con cuál obtendrán mayor placer y si entra en su bolso de viaje.
  • Materiales. Es importante prestar atención a la calidad de los materiales con que está fabricado el juguete sexual. Hay que prestar atención a que no contenga químicos y que no produzcan alergias.
  • Recarga. No todos los aparatos funcionan con el mismo tipo de batería.

Descubre: 7 juguetes sexuales que ayudan a llegar al orgasmo

Tipos de dildos más comunes

1. Dildos realistas

Son una réplica casi exacta de un pene verdadero, con todas sus partes idénticas a uno de verdad. Se puede observar el glande, las venas y sus terminaciones nerviosas. En algunas tiendas fabrican dildos a medida, que simulan ese pene que desean llevar siempre como compañía.

2 Dildos simples

Tienen la misma forma, pero sin ningún detalle que lo personalice, como colores o texturas. Son muy sencillos de conseguir y los más económicos. Quizá, para empezar a experimentar sean los indicados, hasta tomar confianza y pasar al siguiente nivel.

3. Dildos dobles

Son más largos que los sencillos y tienen dos puntas iguales para insertar sin diferencias. Es recomendado para utilizar en pareja, ya que ambos pueden usar al mismo tiempo. En relaciones lésbicas es un juego muy utilizado para sus momentos de intimidad.

4. Dildos para punto G

Estimular el punto G, en las mujeres, es una fuente de placer que provoca las mejores sensaciones. No siempre es posible conseguir esta motivación con las manos, por lo estos dildos son especiales. Su punta cuenta con una pequeña curvatura que colabora en la búsqueda de esta zona erógena.

5. Dildos anales

Son más finos y algunas marcas tienen la punta ligeramente inclinada. La variante de ese elemento es para que no se inserte en el ano por completo. Esto conllevaría un alto riesgo y, seguramente, terminarían en un centro médico para su extracción.

El dildo anal tiene la ventaja de ser funcional también para la vagina, pero no sucede lo mismo a la inversa. Hay que recordar esta diferencia para evitar problemas de salud o lesiones.

Dildos generales

Se pueden conseguir diferentes extensores para utilizarlos en otras partes del cuerpo al momento de las relaciones sexuales. Si son de los que disfrutan de los beneficios de la masturbación, hay dildos para colocar en los dedos. Así, consiguen llegar más lejos y con otros efectos.

Para los hombres que creen que su pene es demasiado pequeño pueden anexar dildos en su miembro. Las chicas experimentarán un encuentro sexual muy diferente en esa ocasión.

A su vez, como el sexo oral no queda fuera de ninguna práctica ni comerciante en la actualidad, se venden dildos que se sujetan a la barbilla.

Algunas consideraciones finales

Se dice que los dildos son, históricamente, los elementos sexuales más antiguos de la humanidad. Algunos opinan que las imágenes que se encuentran son simples esculturas, pero no se descarta su uso.

Estos juguetes sexuales han evolucionado con las personas y la eliminación de los mitos sobre el sexo. A su vez, las ofertas han prosperado tanto que es difícil inclinarse solo por un tipo.