¿Qué es un ecocardiograma?

9 junio, 2018
El ecocardiograma es una de las pruebas médicas más utilizadas, se emplea para el diagnóstico y seguimiento de una gran cantidad de enfermedades cardiovasculares.

El ecocardiograma es una prueba médica que emplea ultrasonidos para obtener imágenes de la estructura del corazón.

El ecocardiograma

El ecocardiograma es una de las pruebas de diagnóstico más utilizadas. Emplea ultrasonidos emitidos a través del pecho, que rebotarán al alcanzar las estructuras internas y permitirán reconstituir una imagen de las mismas.

Actualmente, mediante un ecocardiograma se pueden obtener imágenes en 2D, imágenes tridimensionales o incluso imágenes en tiempo real del funcionamiento del corazón.  De esta forma, el ecocardiograma puede aportar una gran cantidad de información acerca de la forma, tamaño y funcionamiento de dicho órgano.

Tipos de ecocardiogramas

Ecocardiografía transtorácica (ETT)

Es el tipo de ecocardiograma más utilizado. En la ETT se emplea un transductor (aparato emisor y receptor de ultrasonidos) que se colocará sobre el pecho descubierto de la persona y se moverá a través del tórax y el abdomen superior.

En este tipo de ecocardiogramas el corazón se visualiza a través de los espacios intercostales. En ocasiones, los pulmones o las costillas pueden interferir en la toma de imágenes del corazón. En este tipo de casos, suele emplearse un líquido que se administra de forma intravenosa denominado contraste a fin de identificar y visualizar de forma más clara el órgano.

hábitos que afectan a la salud del corazón

Ecocardiografía transesofágica (ETE)

Este tipo de ecografía invasiva se emplea solo en casos particulares en los que se busca una imagen más clara o definida del corazón. En la ETE el transductor se introduce mediante una sonda a través del esófago. Para evitar molestias, se anestesia la parte superior de la garganta.

Las posibles complicaciones de este tipo de técnica están relacionadas con los fármacos empleados como anestesiantes o con los problemas derivados de la introducción de la sonda. Aunque actualmente la ETE se encuentra en desuso, aún existen ciertos casos en los que puede ser de utilidad, como es en la detección de embolias cardíacas o de disecciones aórticas.

Ecocardiografía de estrés

Este tipo de ecocardiografía es en realidad una variante de la ETT, que se realiza tras haber sometido al paciente a un estrés o esfuerzo físico. La prueba consiste en comparar los movimientos de las paredes cardiacas antes y después de haber llevado a cabo un esfuerzo físico.

La ecocardiografía de estrés se emplea mucho para el diagnóstico, pronóstico y seguimiento de isquemias miocárdicas. Las isquemias se producen cuando una arteria se obstruye, impidiendo la llegada de sangre suficiente al corazón, lo que puede causar un infarto de miocardio.

En cuanto al método de generación de estrés cardíaco, este puede ser físico, mediante la realización de actividades físicas como montar en bicicleta estática, o farmacológico, mediante el empleo de medicamentos que aumenten la frecuencia cardíaca.

 

Aplicaciones clínicas

El ecocardiograma es una de las pruebas diagnósticas más empleadas, debido a que puede aportar una gran cantidad de información sobre la función cardíaca. Algunos de los parámetros que se pueden evaluar gracias a una ecocardiografía son la fuerza de bombeo, el grosor de las paredes o el funcionamiento de las válvulas cardíacas del corazón.

Así mismo, el ecocardiograma suele emplearse para detectar algunas afecciones cardíacas tales como:

  • Insuficiencia cardiaca. Mediante un ecocardiograma se puede medir la presión del flujo sanguíneo, bombeado por las aurículas y los ventrículos. De esta forma se puede diagnosticar una insuficiencia cardiaca, afección en la cual el corazón no bombea la sangre con suficiente fuerza.
  • Miocardiopatías. Este tipo de patologías afectan al músculo cardiaco, el cual puede estar hipertrofiado, dilatado o engrosado. El ecocardiograma puede detectarlas ya que ofrece una imagen de las paredes cardiacas.
  • Valvulopatías. Son las afecciones que afectan al correcto funcionamiento o estructura de las válvulas cardíacas. Estas alteraciones pueden ocasionar que dichas válvulas no abran o no cierren correctamente, ocasionando variaciones en la frecuencia cardíaca como soplos cardíacos.
  • Cardiopatías congénitas. Mediante un ecocardiograma se pueden poner de manifiesto diversas malformaciones cardiacas, al mostrar una imagen clara de la estructura del corazón. Esto resulta muy útil en el diagnóstico precoz de cardiopatías en recién nacidos.
  • Embolias. Cuando existen embolias, causadas por un trombo o coágulo sanguíneo, es muy recurrente la realización de ecocardiografías que determinen si la procedencia del mismo es cardiaca.
  • Endocarditis. Se trata de una infección en las válvulas cardiacas. Esta se puede observar mediante un ecocardiograma al visualizar la presencia de tejido anormal o verrugas en las válvulas, que pueden dificultar el correcto flujo sanguíneo.
Te puede gustar