¿Qué es un implante coclear?

28 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
El implante coclear es un dispositivo que se utiliza para ayudar a las personas con dificultades en la audición. En este artículo te contamos lo que hay que saber sobre este pequeño aparato.

El implante coclear es un transductor. Como tal, se encargará de transformar señales acústicas en señales eléctricas para darle estímulos al nervio auditivo de las personas que lo poseen implantado por padecer problemas auditivos.

El dispositivo es relativamente reciente en el mundo. De la década de los cincuenta datan los primeros aparatos que se probaron con cierto éxito en pacientes hipoacúsicos. La evolución tecnológica permitió el mejoramiento desde aquellos años hasta ahora.

Hay que aclarar que no es lo mismo un implante coclear que un audífono. El primero se inserta en el cuerpo quirúrgicamente, a través de una operación. El audífono, en cambio, se encuentra siempre por fuera del organismo, funcionando diferente también.

La mejoría en calidad de vida para las personas que son beneficiarias del dispositivo suele ser siempre positiva. De todas maneras, el resultado final es muy variable, ya que depende de diversos factores. A veces se requieren años de adaptación al aparato para obtener el máximo provecho.

Lo bueno es que el implante coclear, una vez instalado, no provoca grandes restricciones en la vida cotidiana del paciente. La mayoría de las actividades pueden realizarse con total normalidad.

Las partes del implante coclear

Como todo aparato, el implante coclear consta de partes. En este caso se clasifican en partes externas y partes internas, dependiendo de su ubicación final: por fuera del cuerpo o dentro del cuerpo.

Las partes externas son:

  • Micrófono: capta los sonidos.
  • Procesador: selecciona los sonidos captados por el micrófono para discriminarlos entre útiles e inútiles para el lenguaje.
  • Transmisor: será el encargado de transportar los sonidos desde el procesador hasta las partes internas del dispositivo.

Sigue descubriendo: Cómo tratar la pérdida auditiva en adolescentes

Las partes internas son:

  • Receptor: esta parte va implantada quirúrgicamente en el hueso mastoides del cráneo, por detrás de la oreja. Recibe los sonidos desde el transmisor para enviarlo a los electrodos.
  • Electrodos: van implantados dentro del oído interno y estimulan directamente células nerviosas para llegar al nervio auditivo con la señal.
Las partes del implante coclear
El implante coclear consta de partes internas y externas que se vinculan a través de un cable y un imán.

Cómo funciona

Cuando el micrófono capta sonidos externos los envía al procesador. Allí se procesan para realizar una distinción entre aquellos sonidos que pueden formar lenguaje y aquellos que no. El sonido queda, entonces, digitalizado.

El sonido digital tiene características propias distintas del sonido habitual que oye la persona con audición normal. Quienes utilizan implante coclear lo suelen referir como un sonido metálico. Esto hace que también sea dificultoso distinguir timbres de voz al principio del uso.

El sonido digitalizado pasa de la parte externa del implante coclear a la parte interna a través del sistema de vinculación. Una vez dentro del organismo, el receptor transformará información digital en señal eléctrica para que, a través de los electrodos, el oído interno sea estimulado.

Cada electrodo se corresponde a una frecuencia determinada de la señal auditiva. Esto hace que el electrodo que se estimula en cada momento genere una señal específica para el nervio auditivo. El cerebro recibirá la señal a través del nervio auditivo y generará la sensación de audición.

mujer con problemas de audición
El implante coclear se aconseja en personas que tienen hipoacusia severa. 

Para seguir informándote: Síntomas de la pérdida de audición que debes conocer

Quiénes pueden recibir un implante coclear

Se consideran posibles beneficiarios de un implante coclear las personas que:

  • Padecen hipoacusia severa en ambos oídos: se considera severa la pérdida cuando el paciente no habla o sólo dice palabras sueltas, tiene poco o nulo control sobre su voz, no enuncia ni pronuncia correctamente la mayoría de los fonemas.
  • Han utilizado audífonos diversos y obtuvieron pocas ventajas con pérdida de la calidad de vida
  • Reconocen menos del cincuenta por ciento de frases en las pruebas de audición
  • Reconocen menos del sesenta por ciento de frases en las pruebas de audición, aún con la utilización de audífonos

La evaluación previa es realizada por un médico otorrinolaringólogo. Se trata de un profesional especializado en nariz, garganta y oído. El otorrinolaringólogo solicitará, seguramente, audiometrías, tomografías y resonancias magnéticas del cerebro y del oído.

Más allá de las indicaciones médicas, se deben cumplir otras condiciones para que el implante coclear sea exitoso. Estas condiciones no son sólo de índole física, sino también psicológicas.

Es fundamental que la persona hipoacúsica esté motivada y consciente de lo que significa el implante. Hay un proceso de adaptación posterior que puede ser dificultoso y que requiere un compromiso constante. Además, el sonido auditivo que genera el implante no es lo que conocemos como audición normal.

Para los niños que reciben el implante es casi obligatoria la participación en programas de seguimiento que los ayudan a interpretar los sonidos. Por otro lado, los adultos que se someterán a la cirugía deberían ser evaluados psicológicamente por personal especializado que determine si son aptos o no para el proceso completo.

  • Manrique, Manuel. "Implantes cocleares." Acta Otorrinolaringológica Española 53.5 (2002): 305-316.
  • Lenarz T. Cochlear implant - state of the art. GMS Curr Top Otorhinolaryngol Head Neck Surg. 2018;16:Doc04. Published 2018 Feb 19. doi:10.3205/cto000143
  • Manrique, Manuel, et al. "Guía clínica sobre implantes cocleares." Acta Otorrinolaringológica Española 70.1 (2019): 47-54.
  • Ramos-Macías, Ángel, et al. "Implante coclear. Estado actual y futuro." Revista Médica Clínica Las Condes 27.6 (2016): 798-807.