¿Qué es un lipoma?

Andrea Flores · 3 octubre, 2018
Los lipomas son tumores, generalmente benignos, formados por el acúmulo excesivo de grasa. Normalmente aparecen en la espalda o en el abdomen.

Por norma general, lipoma es un término médico que se refiere a un bulto formado por células de grasa. A menudo se sitúa entre la capa o tejido subcutáneo y los componentes de los músculos.

Asimismo, se trata de un tumor benigno, es decir, es inofensivo para el paciente. A diferencia de tumores malignos o cancerígenos, los lipomas dejan de crecer en un momento dado y mantienen su tamaño. Normalmente su crecimiento es muy lento, pudiendo variar su duración de unos pacientes a otros. Otros ejemplos de tumores benignos son los lunares.

Por otra parte, existen casos clínicos en los que un lipoma puede derivar en la presencia de cáncer. Sin embargo, esta alteración ocurre con muy poca frecuencia entre los sujetos. Generalmente, los lipomas se desarrollan en la zona de la espalda, el cuello y los hombros. También pueden aparecer en otras regiones corporales. Es posible que los sujetos presenten más de un lipoma simple.

De acuerdo a los estudios clínicos, las mujeres suelen poseer solamente lipomas simples. El sexo masculino, por otro lado, es más propenso a desarrollar varios grupos de lipomas. Actualmente, se desconoce la causa de esta descompensación.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes de un lipoma?

Los pacientes con esta alteración suelen desarrollar una serie de señales características. Por ejemplo, entre los síntomas más comunes de un lipoma podemos citar:

  • Dolor de intensidad variable. Es posible que el paciente sienta molestias si el lipoma presiona alguna terminación nerviosa o comprime vasos sanguíneos cercanos.
  • Tamaño reducido. Por norma general no alcanzan los 5 cm de longitud pero existen excepciones.
  • Tiene movilidad, es decir, si es presionado suavemente es capaz de desplazarse ligeramente. Además, posee una textura pastosa y suave.

Quizá te interese: Lipoma en el cuello, ¿cómo reconocerlo?

¿Cuáles son las posibles causas de un lipoma?

Lipoma en el cuello.

Actualmente, los especialistas desconocen la causa exacta que provoca el desarrollo de lipomas. Sin embargo, las recientes investigaciones han sido capaces de identificar una serie de factores de riesgo. Es decir, un conjunto de condiciones médicas que aumentan las probabilidades de presentar un trastorno. Entre ellas podemos incluir, por ejemplo:

  • Herencia genética. Los pacientes con lipomas suelen tener antecedentes familiares (parientes con el mismo problema). Por tanto, los expertos piensan que la alteración posee un componente genético.
  • Estilo de vida del paciente. Los lipomas aparecen con más frecuencia en sujetos con sobrepeso u obesidad. Asimismo, la mayoría de pacientes tienen una edad comprendida entre los 40 y los 60 años.
  • Determinadas patologías. En especial, las siguientes enfermedades:
    • Adiposis dolorosa. Se trata de un trastorno que provoca numerosos lipomas que producen molestias al paciente.
    • Lipomatosis.
    • Síndrome de Gardner.
    • Síndrome de Cowden.

Descubre: ¿Los lipomas duelen?

¿Cómo se realiza el diagnóstico de un lipoma?

Causas del lipoma del abdomen.

Generalmente, el equipo médico lleva a cabo una serie de pruebas médicas a fin de identificar la alteración. De esta manera, también puede descartar otros trastornos con características similares. De cualquier manera, los procedimientos dentro del diagnóstico más comunes son:

  • Examen físico. El especialista comprobará el bulto de grasa y sus propiedades. Asimismo, se realizará una comprobación de la historia clínica y los antecedentes del paciente.
  • Biopsia del lipoma. En esta prueba se extrae una pequeña cantidad de tejido y se analiza en un laboratorio especializado.
  • Obtención de imágenes internas. Así, se pueden comprobar todas las características del lipoma. Por norma general, se utilizan técnicas como el TAC (Tomografía Axial Computarizada), ecografías o Resonancia Magnética o RM.

Existe una forma de lipoma que sí forma un tumor cancerígeno o maligno denominado liposarcoma. Gracias a los procedimientos médicos citados el equipo médico puede asegurarse de que se trata de un tumor benigno e inofensivo.

¿Cuál es el tratamiento contra un lipoma?

Generalmente, el lipoma del paciente no produce dolores o molestias. Por lo tanto, no es necesario un tratamiento específico. Sin embargo, es posible que el bulto comience a crecer de forma anormal o produzca incomodidad en el sujeto. En ese caso, los métodos de tratamiento más frecuentes son:

  • Intervención quirúrgica. En la cirugía se extirpa el bulto y en la mayoría de casos se evita la reaparición en un futuro.
  • Liposucción. Se pincha y absorbe el lipoma por completo con ayuda de una jeringuilla y una aguja.
  • Inyección de esteroides para reducir el tamaño del lipoma. Por otra parte, no es capaz de eliminar por completo la alteración.