¿Qué es un liposarcoma?

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
18 junio, 2018
Los liposarcomas son tumores de fácil diagnóstico debido, generalmente, a su visibilidad.

Para explicar que es un liposarcoma primero iniciaremos explicando que es un lipoma. Un lipoma es un bulto que está compuesto de células de grasa que suele aparecer entre la capa de la piel y la capa muscular.

Suele formarse en la zonas de debajo de la piel de los hombros, la espalda o el cuello. Hay situaciones en las que los lipomas están en diferentes partes del cuerpo, situación que se denomina lipomatosis.

Un lipoma se siente pastoso y, por lo general, no produce dolor, moviéndose con facilidad al presionarlo con los dedos. Al ser un bulto, la gente lo puede confundir con cáncer, sin embargo, un lipoma no es cáncer y suele ser inofensivo y normalmente no necesita tratamiento.

Hay situaciones en las que este bulto molesta, es doloroso y crece. En esta situación se recomienda someterse a una operación y extirparlo. A pesar de que lo más normal es que los lipomas no evolucionen a ser un tumor maligno, hay ocasiones en las que esto sí ocurre. Cuando el lipoma es maligno se le denomina liposarcoma.

Por lo tanto, un liposarcoma o un lipoma maligno es un tipo de cáncer que se desarrolla, con más frecuencia, en las células de grasa. Es el sarcoma de partes blandas más fuerte y suele desarrollarse con más frecuencia en personas de 50 a 70 años de edad.

Tipo de liposarcomas o lipomas malignos

La causa por la cual se desarrolla este tipo de cáncer no se conoce exactamente. Lo que se cree es que está ligado a una causa genética. Cuando se desarrolla un liposarcoma puede ser un tumor de alto grado o de bajo grado.

Los lipomas malignos de bajo grado son aquellos que crecen de manera lenta y no se propagan a otras áreas del cuerpo. En cuanto a los tumores de alto grado, son más grandes y si se propagan normalmente a otras células.

Lipomas malignos.

El tipo de liposarcoma que se desarrollará dependerá del tipo de células que muten y que desarrollen el tumor. Con ello tenemos los siguiente tipos de lipomas malignos:

  • Bien diferenciado. Es el tipo más común. Es un tumor que está compuesto casi en su totalidad por células del tejido adiposo.
  • Mixoide. Después del liposarcoma bien diferenciado, es el segundo más común. Este tipo de tumor se suele localizar en los músculos de la pierna.
  • Desdiferenciado. Está formado por un tumor graso y otro sin grasa. La parte grasa corresponde a un tumor bien diferenciado y la que no tiene grasa, es un tumor de células encontradas en los huesos, músculos o en el tejido de la piel. Suele crecer nuevamente si se ha extirpado y puede propagarse a otras zonas del cuerpo.
  • Mixto. Es un tumor que está formado por más de un tipo de liposarcoma y suele crecen en el abdomen.
  • Pleomórfico. Es un tipo raro de tumor. Suelen aparecer en los músculo de la pierna y tienen muy poca o ninguna grasa.

Te puede interesar: Lipoma, todo lo que debes saber

Signos y síntomas

Como se ha dicho, los liposarcomas suelen ser tumores que no cursan con dolor y son, normalmente, de crecimiento lento. Sin embargo, hay situaciones en las que el tumor crece y puede ejercer cierta presión sobre los nervios y vasos sanguíneos, desencadenando una situación dolorosa.

Dependiendo de la zona en la que se encuente el tumor, los síntomas serán diferentes. Entre ellos podemos observar (si el tumor está localizado en alguna extremidad) una reducción de la movilidad de la misma.

Además, el paciente podrá experimentar dolor e inflamación en el área donde está localizado el tumor, dolor en el pecho y en el abdomen. Otros síntomas característicos de estos tumores son:

  • Estreñimiento o diarrea.
  • Sangrado en las heces.
  • Dificultad para orinar y para tragar.
  • Pérdida de peso.
  • Tos y dificultad a la hora de hablar y de respirar.
Hombre con lipoma brazo

¿Cómo se diagnostica un lipoma maligno?

Lo primero que se debe hacer es una palpación superficial del tumor. Si fuese un lipoma benigno, por lo general, no requeriría un examen especial, ya que el médico general o el dermatólogo será capaz de diferenciarlo al tacto y a la vista.

En el caso de que se dude en su diagnóstico, se podrían realizar diferentes técnicas. En primer lugar, se encuentra la readiografia. Esta técnica se utiliza con el fin de tomar una imagen del tumor y el área que le rodea. Con la radiografía se muestra si el tumor ha dañado a los huesos y si se ha propagado a los pulmones.

La tomografía computarizada, también conocida como TAC, es otra técnica que se utiliza en el diagnóstico de un lipoma maligno. Es una máquina especial de rayos X que se le puede administrar tintes antes de tomar las imágenes para facilitar que los médicos vean las imágenes mejor.

Otra técnica utilizada es la imagen por resonancia magnética. Esta máquina utiliza imanes fuertes y un ordenador para tomar imágenes del tumor y la zona de alrededor.

Además, está la tomografía por emisión de positrones, que sirve también para ver si el paciente padece de cáncer y si éste se ha propagado. Se inyecta un tinte en vena para ayudar a las células a que se muestren con más claridad.

Causas del lipoma del abdomen. liposarcoma

Por último está la biopsia, en la cual el médico extrae una pequeña cantidad de tejido del tumor para examinarla. Con el examen se consigue demostrar si el tumor es finalmente un lipoma maligno y de qué tipo es.

Ver también: Mejores tratamientos para el cáncer de cuello uterino

Tratamiento del liposarcoma

Para tratar los liposarcomas disponemos de los siguientes procedimientos:

  • Quimioterapia. Esta medicación tiene como objetivo matar a las células que forman el tumor, a las células cancerosas. Se suele utilizar para reducir el tamaño del tumor antes de realizar una cirugía. También se puede administrar después para matar cualquier célula cancerosa que pueda quedar.
  • Radioterapia. Emplea ondas de radio de alta frecuencia para matar a las células hacia las que se enfoque. Suele combinarse con otras técnicas, como la resección tumoral.

Lo importante es, que si presentas esta afección, acudas de inmediato a un especialista. Este sabrá identificar que tipo de lipoma presentas y, además, te indicará el mejor tratamiento.

  • Arkun R, Memis A, Akalin T et al. Liposarcoma of soft tissue: MRI findings with pathologic correlation. Skeletal Radiology 1997; 26: pp 167-172.
  • Arlen M, Higinbotham NL, Huvos AG et al. Radiation-induced sarcoma of bone. Cancer 1971; 28: 1087.
  • Austin RM, Dupree WB. Liposarcoma of the breast: a clinicopathologic study of 20 cases. Hum Pathol. 1986; 17(9): pp 906-13.
  • Brennan MF and Lewis JJ eds. Adjuvant Management. In Diagnosis and Management of Soft Tissue Sarcoma. London, 2002, Martin Dunitz, pp 153-183.
  • Brennan MF and Lewis JJ eds. Clinical and pathologic correlates. In Diagnosis and Management of Soft Tissue Sarcoma. London, 2002, Martin Dunitz, pp 91-140.
  • Chang HR, Hajdu SI, Collin C et al. The prognostic value of histologic subtypes in primary extremity liposarcoma. Cancer 1989; 64: 1514.