Qué es una dieta cetogénica

Ivan Aranaga Amengual 12 abril, 2018
La dieta cetogénica reduce el consumo de carbohidratos para favorecer la quema de grasa. Nos proporciona energía, es saciante y nos ayuda a cuidar de la salud de nuestro órganos internos

Perder peso es ganar en salud. Esta premisa se ha convertido en la punta de lanza de quienes apuestan a mejorar su calidad de vida. La dieta cetogénica se encuentra entre tantas opciones posibles cuando buscas una metodología exitosa.

Se trata de opción nutricional donde las proporciones de hidratos en el menú se reducen considerablemente. ¿Cuál es el objetivo? Promover la oxidación de la grasa, convirtiendo al cuerpo en una máquina eficaz para quemarla.

Paralelamente a este proceso, se produce la formación de los cuerpos cetónicos que se generan cuando se ingieren pocos carbohidratos y cantidades moderadas de proteínas y grasas buenas.

Las centonas son utilizadas por el organismo como un combustible alternativo cuando hay poca azúcar en la sangre.

La dieta cetogénica produce más energía

La dieta cetogénica es ideal para bajar de peso. Con esta práctica los niveles de insulina se reducen y la grasa se convierte en el principal motor energético del cuerpo.

De esta manera, tus depósitos de grasa se vuelven más vulnerables y bajar de peso ya no será una tarea imposible.

El hígado tiene una función importante en este proceso. De hecho, es el encargado de transformar la grasa en los cuerpos cetónicos, quienes alimentarán tus músculos, corazón y cerebro.

Con esta estrategia estarás más saciado, tendrás menos hambre y alcanzarás una mayor provisión de energía durante el día. En esencia, debes comer más grasa y menos carbohidratos.

Visita este artículo: Un té perfecto para tu dieta

Más verduras y hortalizas

Esta dieta actúa como un interruptor, pues generan muchos cambios internos y externos. Si la premisa es comer menos carbohidratos, aquellos que sí vayas a consumir deben provenir de las verduras y las hortalizas.

La norma indica que al día solo puedes comer por debajo de 50 gramos de hidratos de carbono, es decir unos 100 gramos de pan.

Por consiguiente, hay que desechar las harinas, legumbres, las azúcares refinadas, los tubérculos y algunas frutas.

Las calorías se deben concentrar en el conjunto de proteínas y grasas buenas, como el aceite de oliva, los frutos secos y el aguacate. Ábrele paso al pescado, a las carnes magras y al pollo.

Ventajas de la dieta cetogénica

El cuerpo te agradecerá si pones en práctica este régimen alimentario. Son diversos los beneficios que traen para el organismo:

1. Controlarás el apetito

Reduce el apetito

Este es un efecto que generan todas las dietas bajas en carbohidratos.

Al aumentar las proteínas y las grasas saludables en el menú del día, el apetito se reduce porque quedas más saciado con las comidas, así terminarás consumiendo menos calorías y perderás peso.

Ver también: Los mejores alimentos para reducir el apetito

2. Perderás peso con mayor facilidad

Mientras menos carbohidratos, menos peso. Con la dieta cetogénica podrás perder peso dos o tres veces más que cuando decidas consumir menos grasa. Además, podrás mantener por más tiempo tu peso ideal.

3. Acabarás con la grasa corporal

Cuando hablamos de grasa, no solo nos referimos a la que se refleja en el espejo sino a aquella grasa que rodea cada órgano.

Se le conoce como grasa visceral y es más peligrosa que la corporal, ya que constituye en uno de los factores principales que produce el síndrome metabólico.

4. Adiós a las enfermedades del corazón

Con la dieta cetogénica mejoran los niveles del colesterol, se produce un mayor porcentaje de colesterol bueno “HDL” y “LDL-C”.

Bajan los niveles de triglicéridos y desciende la presión arterial. De esta manera, se reducen las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares.

5. Equilibra la insulina y combate la diabetes

Con esta dieta se produce un mayor control de la cantidad de glucosa en sangre, gracias a que se genera mayor sensibilidad a la insulina.

Por otro lado, en pacientes diagnosticados con diabetes este plan alimentario permite reducir la medicación.

Desventajas de la dieta cetogénica

Fuentes de vitamina K

Cuando se trata de comenzar un plan de alimentación, es primordial revisar las reacciones adversas que este puede generar.

Si bien son múltiples las ventajas que genera la dieta cetogénica, también hay factores que hay considerar antes de ponerla en práctica.

1. Menos vitaminas y minerales

Como la dieta se basa en grasas y proteínas, el bajo consumo de frutas y vegetales provoca escasos niveles de vitaminas, minerales y fibras que pueden desencadenar, entre otras cosas, estreñimiento.

2. Mal aliento o halitosis

Dada la disminución de hidratos en la dieta y la generación de cuerpos cetónicos, se produce el mal aliento además de cansancio y fatiga.

Grasas para la dieta

Por qué son preferibles las grasas saturadas

En este plan, las grasas desempeñan un papel importante. De allí la importancia de saber cuáles consumir y cuáles no.

Es cuestión de saber elegir considerando que los productos procesados siempre ocasionan daños en nuestro organismo. Se dividen en tres:

1. Grasas muy buenas

  • Pescado
  • Coco
  • Huevos
  • Omega 3
  • Frutos secos

2. Grasas buenas

  • Carnes magras
  • Mantequilla
  • Leche
  • Queso
  • Aceite de oliva
  • Pistacho
  • Aguacate (palta)

3. Grasas malas

  • Margarina
  • Aceites vegetales
  • Dulces
  • Frituras

En definitiva, la dieta cetogénica es una de las tantas opciones que puedes considerar si tienes planteado comenzar un nuevo plan de alimentación.

Son muchos los beneficios que conseguirás y algunas desventajas de las cuales debes estar alerta.

Siempre ten en cuenta las observaciones de un especialista. El nutricionista debe ser tu principal guía. Aunque ya tengas en consideración esta información, conversa con él y trata de definir qué es lo mejor para tu organismo.

Te puede gustar