¿Qué es una luxación acromioclavicular?

En caso de padecer una lesión de este tipo, es importante no forzar la lesión con objeto de que se solvente lo más rápido posible.

La formación acromioclavicular se sitúa en la región del hombro y une a dos importantes huesos (el acromion y la clavícula) mediante una serie de ligamentos.

Por norma general, podemos levantar nuestros brazos por encima de la cabeza gracias a esta articulación. También coordina otros movimientos que impliquen al hombro, como la rotación de las extremidades superiores. Así, esta región puede recibir un fuerte golpe o traumatismo a causa de una caída. Por otra parte, la escápula, otro componente óseo, es desplazado más allá de la articulación del hombro.

Sin embargo, la clavícula, que se encuentra unida a ella, no es capaz de seguir a la escápula y los tendones que los juntan acaban por tensarse. Por tanto, los tendones acaban gravemente dañados y pueden llegar a romperse por completo.

Algunos especialistas comparan la articulación acromioclavicular con un fusible corporal. Esto se debe a que absorbe la energía del golpe y se dañan los tendones que la forman en lugar de lesionarse otras estructuras internas más vitales.

Síntomas de la luxación acromioclavicular

Luxación del hombro.

El paciente puede padecer una serie de alteraciones o síntomas asociados a este trastorno. Entre los más comunes encontramos:

  • Dolor o molestia intensa que se localiza justo por encima de la articulación. Normalmente la dolencia se intensifica con la realización de movimientos cotidianos (sobre todo por encima de la cabeza).
  • Formación de edemas (acumulación anormal de líquido corporal) en las zonas próximas afectadas.
  • Deformación o aumento del volumen a simple vista del hombro a causa del levantamiento de la clavícula.

Lee también: Luxación: causas, síntomas y tratamiento

Causas de la luxación acromioclavicular

Por norma general, es producida por un fuerte golpe o directo sobre el hombro. Ocurre con más frecuencia en las prácticas deportivas, que aumentan el riesgo a sufrir lesiones corporales. Sin embargo, puede ocurrir de manera casual en el ámbito doméstico o en el trabajo.

Diagnóstico de la luxación acromioclavicular

Radiografía del hombro.

Para el diagnóstico o detección de esta patología el equipo médico puede utilizar tanto un examen físico como una combinación de otras pruebas médicas. De esta manera, se puede identificar esta alteración y descartar otros problemas similares. Por ejemplo, la luxación de hombro o de la articulación glenohumeral, que se encuentra entre el húmero y el omóplato.

En el caso del examen físico, el médico comprobará los síntomas que el paciente pueda presentar. Asimismo, una señal característica de esta lesión es “el signo de la tecla”. En él, el especialista en cuestión puede presionar la clavícula levantada del sujeto, que se desplaza hacia abajo y recupera su posición inicial. Así, se imitan los movimientos que puede realizar una tecla de piano.

Por otra parte, dentro de las pruebas médicas incluimos la obtención de imágenes internas. En especial, se utilizan frecuentemente las radiografías de hombro, donde se pueden apreciar las posiciones de los huesos que forman la articulación. También se pueden llevar a cabo otros procedimientos como los análisis de sangre o de orina para excluir otras patologías.

Visita este artículo: Articulación del hombro

Tratamiento de la luxación acromioclavicular

Los especialistas diferencian seis grados diferentes en función de la gravedad de la lesión (un grado más alto corresponde con un daño más grave).

  • Para las luxaciones de grado I y II se recomienda la aplicación de frío en la zona para reducir la inflamación. Asimismo, el equipo médico suele recomendar el uso de analgésicos (fármacos que calman o reducir el dolor) y reposo durante las tres semanas posteriores al trauma.
  • Por otra parte, en las luxaciones de grado III y IV se lleva a cabo una intervención quirúrgica en la que se inmovilice la articulación. De esta manera, se evita que se empeore la situación médica del paciente. También el paciente guardará reposo tras el procedimiento y se recetarán analgésicos para calmarlo.
  • En el caso de las luxaciones de grado V y VI también se realiza la cirugía a modo de tratamiento. Por ejemplo, se puede utiliza las placas gancho para volver a colocar la clavícula en la posición adecuada.

Prevención de la luxación acromioclavicular

Realiza actividad física diaria

Se recomienda realizar actividad física moderada con regularidad para mantener el organismo en buen estado y conservar una buena calidad de vida. Si usted padece cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente, consulte su equipo médico lo antes posible para descartar la presencia de patología.

[featured-post url=”https://mejorconsalud.com/luxacion-de-hombro/”]

Categorías: Enfermedades Etiquetas: