¿Qué es una tensión lateral abdominal?

14 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La tensión lateral abdominal puede desarrollarse al realizar una actividad para la cual la musculatura de esta parte del cuerpo no estaba preparada.

Una tensión lateral abdominal también se conoce como esguince muscular abdominal. Esta es una lesión que daña la estructura interna de los músculos abdominales.

Los esguinces se caracterizan por rupturas o desgarres en un músculo. Normalmente, estas rupturas o desgarres son muy pequeños. Sin embargo, pueden causar bastante molestia.

¿Cuál es la musculatura abdominal? ¿Para qué sirve?

Mujer abdominales

Los músculos del abdomen se distribuyen en tres grupos: anterior, lateral y posterior. Constituyen en gran parte las paredes abdominales, las cuales están recubiertas por la hoja del peritoneo, cerrada por el diafragma por la parte superior; por la inferior, la pelvis es la encargada de delimitarlos.

La musculatura abdominal está formada principalmente por 4 grupos musculares:

  • Oblicuos externos.
  • Oblicuos internos.
  • Recto abdominal.
  • Transverso abdominal.

Generalmente, siempre se ha creído que el entrenamiento de esta musculatura era el “ejercicio milagro” para sacar a la luz los abdominales. Además, siempre se han utilizado para mejorar la estética. Sin embargo, estos grupos musculares tienen más funciones y más importantes.

Son fundamentales para el funcionamiento correcto del raquis lumbar. También tienen un papel estabilizador, basándose en la capacidad para disminuir la presión en los discos vertebrales dorso-lumbares. Debido a ello, genera estabilidad tanto en estático como en movimientos, evitando además la anteversión pélvica.

¿Qué puede causar una tensión lateral abdominal?

Esta lesión puede aparecer en cualquier movimiento brusco. Muchas veces realizamos movimientos en posturas incorrectas que al principio no nos suponen ningún problema, pero a la larga nos hacen daño.

También solemos cargar con pesos inadecuados y hacemos esfuerzos extra porque nos vemos capaces de ello, pero no pensamos en las consecuencias. En este sentido, la tensión lateral abdominal puede desarrollarse al realizar una actividad para la cual la musculatura de esta parte del cuerpo no estaba preparada.

Quizás también te interese leer: El papel del ácido láctico en el ejercicio

Por otro lado, debemos recordar que todos los excesos son malos, hasta al realizar ejercicio físico. Llevar al cuerpo a situaciones límite puede tener graves consecuencias. En este caso, podría producirse esta lesión, pero se pueden producir lesiones mucho más graves si no lo cuidamos adecuadamente.

También es de suma importancia saber si estamos realizando los ejercicios o las actividades deportivas correctamente, ya que hacerlos con una mala técnica también puede conducir a sufrir esta lesión.

Por último, la tensión lateral abdominal puede aparecer cuando torcemos el cuerpo de manera repentina, ya sea por un susto o por una emergencia. Se tensan los músculos bruscamente y se dañan.

Factores de riesgo

Dolor abdominal

Hemos visto las causas que pueden desencadenar esta lesión. Ahora explicaremos que hay una serie de factores que favorecen el desarrollo de esta lesión tan molesta. Entre los principales podemos mencionar:

  • No calentar antes de hacer ejercicio: los ejercicios de calentamiento previos a cualquier actividad física son esenciales para evitar cualquier tipo de lesión. Gracias a ellos, preparamos la musculatura, favorecemos la circulación y activamos los músculos para realizar un esfuerzo.
  • Tener la musculatura de la espalda débil: al no tener una masa muscular de calidad y fortalecida, las lesiones aparecen con más facilidad ante cualquier movimiento. Por ello, realizar ejercicio físico de manera moderada es fundamental para gozar de una buena salud.
  • Hacer ejercicio en clima frío: el clima frío agrava la situación tanto de no calentar correctamente como la de realizar movimientos repentinos que provoquen la tensión lateral abdominal. En estos casos, es aún más fundamental ir haciendo ejercicios de forma progresiva.

¿Cuáles son los síntomas de esta lesión?

A pesar de que los siguientes síntomas mencionados sí pueden aparecer si sufres una tensión lateral abdominal, no quiere decir que siempre sean debido a ella. Por esta razón, no debes asumir que estás lesionado, ya que podrían ser causa de otras afecciones.

Es muy importante que acudas al médico para evitar complicaciones y resolver las dudas. Algunos síntomas comunes de esta lesión son:

  • Dolor muscular inmediatamente después de la lesión.
  • Rigidez y malestar.
  • Dificultad para flexionar o sentir dolor al estirar los músculos del abdomen.
  • Dolor al tocar el área afectada.
  • Espasmos musculares.
  • Inflamación o aparición de moratones.

Lee también: Los riesgos de las lesiones en verano. ¿Cómo evitarlas?

¿Cómo se trata?

El abdomen no es un músculo que podamos tener en reposo como el cuádriceps o el bíceps. Es un grupo muscular que, como ya sabemos, es fundamental para la postura y el desplazamiento.

Puedes aplicar una bolsa de hielo sobre la zona lesionada durante aproximadamente unos 20 minutos. No pongas el hielo directamente sobre la piel porque puedes quemarla.

No obstante, no dudes en acudir al médico para que este te guíe con un buen tratamiento. En los casos necesarios, te puede indicar el uso de fármacos analgésicos.

  • Alba, R. M., Ángeles, M., & Herrero, G. (2012). Traumatismo abdominal. Alcalá. https://doi.org/10.1073/pnas.0900835106
  • Elvar, J. R. H., & Costa, M. R. (2004). Entrenamiento de la musculatura abdominal: una perspectiva integradora. PubliCE. https://doi.org/10.1117/1.2203659
  • Moreno Sierra, jiESUS, Redondo González, E., BocARno FAJARDO, G., SILMI Mox, A., & Luis REsEI Esq, An. (2000). Recuperación y reeducación perineal. Clínicas Uroh5gicas de La Complutense. https://doi.org/10.5209/CLUR0000110425A