¿Qué es y cómo se trata la fascitis plantar?

Yamila Papa 22 julio, 2014
Dado que la fascitis plantar puede aparecer en cualquier momento por una sobrecarga gradual, es conveniente utilizar un calzado apropiado para proteger el pie y minimizar los riesgos

Es una dolencia que afecta la llamada “planta” de los pies, desde los talones hasta los dedos. Es una inflamación de esta zona debido de ejercicios, malos movimientos, falta de cuidado, calzado nuevo o inadecuado, etc. Conoce más sobre la fascitis plantar en este artículo.

Características de la fascitis plantar

Antes de saber de qué se trata la fascitis plantar, es preciso conocer la estructura que está implicada en este problema. En la planta del pie hay una banda de tejido grueso, que se extiende entre los dedos y las plantas. Su función es tensar la curvatura plantar y amortiguar el impacto del desplazamiento sobre la planta.

La fascitis plantar es la inflamación de esta región, llamada fascia, debido a un gran estiramiento. Es muy frecuente en los deportistas o si se ha realizado un esfuerzo superior al habitual. Estas dos situaciones generan en el tejido microtraumatismos que el organismo “no hace a tiempo” de reparar, por lo que producen una degeneración. La mayoría de los pacientes con esta dolencia tienen entre 40 y 70 años.

Pies sanos

Causas de la fascitis plantar

Se creía hasta el momento que la fascitis plantar se debía a un tipo de espolón en el talón. Un espolón es una protuberancia ósea que se forma en un lateral de la curvatura del hueso calcáneo. Esto causa inflamación en los tejidos adyacentes, dificultando el desplazamiento. Se produce sobre la sobrecarga gradual en la fascia plantar, siendo los factores de aparición los siguientes:

  • Exceso de carga: por correr largas distancias, caminar mucho, especialmente en terrenos de tierra o desfavorables, así como también pendientes pronunciadas o desiguales.
  • Empleo de calzado inadecuado: sobre todo para caminar por los sitios mencionados anteriormente, con suela demasiado blanda, poca sujeción o deficiente del arco plantar o talón.
  • Pies planos o demasiado arqueados
  • Exceso de peso u obesidad
  • Presencia de un tendón de Aquiles (que conecta los músculos del talón a la pantorrilla) tenso.
  • Debilidad en el músculo sóleo, situado por debajo del gemelo. Es el que se encarga de flexionar la planta del pie, por lo que si se altera, la persona lo corrige con una modificación del paso, lo que puede provocar otras lesiones.
  • Edad: cuando pasan los años, la fascia plantar va perdiendo su elasticidad. Si a su vez no se cuidaron los pies como era debido, la capacidad de regeneración disminuye. Además, la capa de grasa que recubre la zona se puede ir perdiendo, lo que aumenta los impactos del pie, favoreciendo las lesiones.

exfoliar.pies
El síntoma principal de la fascitis plantar es el dolor en la zona, muchas veces esta molestia no permite realizar las actividades con normalidad, ya sea en el talón o en la planta del pie. El dolor se presenta desde la primera hora de la mañana cuando recién el paciente se levanta y va cediendo con el correr de las horas. Mejora con el descanso o cuando se quita los zapatos después de todo el día. Si se realiza una marcha prolongada, el dolor empeora, aunque también puede sentirse más dolor con el simple hecho de dejar el pie quieto o para arriba.

Remedios naturales y caseros para tratar la fascitis plantar

Puedes recurrir a diferentes tratamientos caseros y populares para tus dolores por este trastorno. Sin dudas, serán un excelente acompañamiento para un diagnóstico médico.

  • Uno de los mejores remedios naturales es la aplicación de hielo en la zona afectada. Puedes envolver un poco de hielo picado en una tela limpia y colocar durante 15 minutos en la planta del pie, si es que no tienes bolsas o compresas frías. Así, la inflamación disminuirá y el dolor se reducirá.
  • Realiza masajes apenas te levantas, porque es el momento de mayores molestias. Los movimientos han de ser circulares y con un poco de presión, con el dedo pulgar. Comienza en el talón y ve ascendiendo hasta los dedos. Los masajes no deben extenderse por más de diez minutos. Puedes hacerlos también después de estar mucho tiempo acostado o sentado.

masaje.pies

  • Toma una botella de agua o una lata de refresco y colócala en el refrigerador. Cuando se congele, pasa por la planta del pie, apoyando en el piso, como si fuera una rueda. Puedes hacerlo sentado para no perder el equilibrio también. Repite tres veces al día.
  • Realiza un vendaje funcional. Necesitas esparadrapo y cinta adhesiva. Corta una tira y colócala debajo de la línea de los dedos. Luego, coloca otra en diagonal, hasta el talón, la cuál realiza una torción por sobre el tobillo y se cierra en forma de cruz donde comenzó. Debe quedar bien ajustado pero que no apriete ni disminuya el paso al caminar. No debes mojar este vendaje diario. Para poder mantener el efecto, puedes usar una férula, sobre todo para dormir a la noche. Así, podrás curarte más rápidamente.
  • Lleva siempre un calzado adecuado, que sujete todo el pie, pueda amortiguar los impactos que se producen al caminar y que el talón quede levemente elevado. De esta manera, la tensión y la sobrecarga se “emparejan”. Utiliza, si es necesario, plantillas acordes a tu condición.

Callos en los pies

  • Reduce las distancias que caminas o trotas, cambia a una actividad física que requiere de un menor impacto en las plantas de los pies como es la natación o el ciclismo. Trata de no “obligar” al pie a que haga más trabajo del que corresponde.
  • Un medio natural para evitar los dolores por fascitis plantar es la terapia magnética, un tipo de medicina alternativa muy eficaz y popular.

Más información http://es.familydoctor.org/familydoctor/es/diseases-conditions/plantar-fasciitis.html

Cuidados pies

Te puede gustar