¿Qué es y para qué se utiliza la lipoterapia?

15 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
Aunque muchos tengan una visión errónea de esta técnica, con la lipoterapia no se busca perder peso, sino disminuir los niveles de grasa corporal. Veamos en qué consiste.

La lipoterapia es un tratamiento que fue descubierto a principios de los años ochenta en Italia. Sin embargo, se ha mejorado con el paso del tiempo, de manera que es una opción para reducir la grasa localizada sin cirugía. ¿Cómo es esto posible?

Si bien cuenta con el apoyo de estudios clínicos y se han hecho seguimientos de sus efectos, no existe demasiada literatura científica sobre la lipoterapia, sobre todo a largo plazo.

De los estudios existentes, una investigación publicada por Dermatologic Surgery aclara que, dependiendo de los componentes que se inyecten, esta técnica podría dar buenos resultados. No obstante, remarca que hacen falta más estudios todavía.

Por otro lado, un estudio publicado por The European Journal of Aesthetic Medicine and Dermatology asegura que es efectivo y seguro. En principio, no se han reportado contraindicaciones en materia de seguridad, por lo que se trata de una técnica en uso actualmente, aunque siempre a cargo de médicos especializados.

¿En qué consiste la lipoterapia?

lipoterapia

En primer lugar, el profesional será quien establezca la zona exacta en la que se llevará a cabo el tratamiento. Además, determinará si la lipoterapia es adecuada para el paciente.

Esta técnica emplea microinyecciones de activos que aflojan y disuelven la grasa gradualmente. La idea es conseguir reducirla a sustancias más pequeñas y menos complejas. De esta forma, se pueden disolver a través de los mecanismos naturales del organismo, y de manera gradual, se eliminarán por el sistema linfático.

El objetivo de la lipoterapia no es perder peso, pero sí actuar de forma directa sobre los cúmulos de grasa que no podrían eliminarse de otra forma. Una vez aplicadas las inyecciones, y siempre tras la aprobación del médico, se debe practicar ejercicio y llevar una dieta equilibrada para facilitar la disolución y eliminación de la grasa.

Lee también: 5 ejercicios efectivos para eliminar la grasa acumulada en el cuerpo

¿Cuantas sesiones de lipoterapia se necesitan?

El número de sesiones depende de cada paciente, aunque se puede establecer una media comprendida entre tres y cinco sesiones. Además, hay que tener en cuenta las zonas que se deberán tratar y la cantidad de grasa acumulada en ellas.

Factores como estos, junto con el perfil metabólico del paciente, determinarán el tiempo que tomará ver los resultados estéticos. Si se trata de grandes zonas del cuerpo, como el abdomen, se requieren varias sesiones. Sin embargo, en áreas más pequeñas, como el doble mentón, se ven los resultados a los meses de la sesión.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios son mínimos con respecto a una liposucción, pero existen, y se incluyen los siguientes:

  • Hichazón y hematomas: al aplicar las inyecciones, se produce una reacción en la piel. Dependiendo de la sensibilidad de cada paciente, los hematomas serán más o menos grandes.
  • Dolor: lógicamente, los pinchazos de la inyecciones pueden causar dolor. No obstante, se trata de un dolor puntual y que será de menor intensidad en las siguientes sesiones.

En el caso de las mujeres, los expertos recomiendan no hacer el tratamiento justo antes o después del período. Esto es debido a que puede crear mayor sensación de malestar.

Entonces, ¿es seguro?

Si bien no se conocen sus efectos a largo plazo, ya que se trata de un proceso relativamente «nuevo», la lipoterapia se considera un procedimiento estético seguro. Los productos que se utilizan contienen una combinación de enzimas, vitaminas y dosis muy bajas de medicamentos.

A pesar de ello, las reacciones alérgicas a los medicamentos son posibles, como en cualquier tratamiento. Por este motivo, los pacientes deben informar al especialista si tienen alguna alergia conocida a otros medicamentos o si padece trastornos metabólicos.

También te puede interesar: ¿Qué es la cavitación y para qué sirve?

¿Qué parte del cuerpo se puede tratar con lipoterapia?

Celulitis
La lipoterapia se emplea con frecuencia en áreas como las caderas, muslos y piernas, ya que favorecen la eliminación de la grasa localizada.

Este tratamiento estético se puede utilizar para eliminar grasa acumulada de las siguientes zonas corporales:

  • Muslos y caderas.
  • Abdomen superior e inferior.
  • Brazo y antebrazo.
  • Espalda.
  • Doble mentón y cuello.
  • Rodilla y pierna.

Con el tratamiento de lipoterapia, también se puede ayudar a tratar las siguientes afecciones:

  • Pseudoginecomastia: que se trata del aumento de las glándulas mamarias por acumulo de grasa en varones obesos.
  • Celulitis: el empleo de esta técnica para el tratamiento de la celulitis puede ser más molesto. Se puede reducir la molestia aplicando crema anestésica previamente a las inyecciones.
  • Retracción de piel.
  • Deformidades del aspecto de la piel después de una liposucción. En algunas ocasiones, también se emplea la lipoterapia por los cirujanos plásticos para movilizar la grasa durante la liposucción.

¿Cuando se puede volver a la actividad normal?

Dependiendo de la zona corporal tratada, los pacientes suelen volver a la actividad normal inmediatamente después de la sesión de tratamiento. Desde luego, esto es algo que deberá indicar el profesional a cargo del procedimiento.

No obstante, los pacientes con tratamientos faciales suelen presentar hinchazón, por lo que es probable que deban estar en casa tres o cuatro días. El tiempo normal para el dolor y la hinchazón es de una semana, aunque en algunos casos, la inflamación puede durar más tiempo.

  • Carvajal, C. (2015). Tejido adiposo y obesidad. Medicina Legal de Costa Rica.
  • Miguelsanz, J. P., Parra, W. C., Moreiras, G. V., & Garaulet, M. (2010). Distribución regional de la grasa corporal. Uso de técnicas de imagen como herramienta de diagnóstico nutricional. Nutricion Hospitalaria. https://doi.org/10.3305/nh.2010.25.2.4406
  • Arriagada S., J. (2016). Buenas prácticas en cirugía estética: algunas consideraciones desde la bioética. Revista Médica Clínica Las Condes. https://doi.org/10.1016/j.rmclc.2016.01.014
  • Nassab, R. (2015). The evidence behind noninvasive body contouring devices. Aesthetic Surgery Journal. https://doi.org/10.1093/asj/sju063
  • ROTUNDA, A.M. and KOLODNEY, M.S. (2006), Mesotherapy and Phosphatidylcholine Injections: Historical Clarification and Review. Dermatologic Surgery, 32: 465-480. doi:10.1111/j.1524-4725.2006.32100.x